Cuando logramos atesorar una buena suma de dinero es normal pensar en moverla de alguna forma para que no pierda valor con el tiempo y pueda, incluso, generarnos algunos ingresos extra. Sin embargo, llegados a este punto empiezan a surgir las dudas, puesto que existen multitud de opciones, desde las más complejas y arriesgadas, pero que cuentan con mayores perspectivas de beneficios, como los activos de inversión, hasta otras más sencillas y bastante seguras que, sin embargo, ofrecen unas ganancias moderadas, como los productos de renta fija.

Estos últimos son los más indicados para personas con un perfil financiero conservador que deseen incrementar su dinero sin apenas ponerlo en riesgo. De entre los distintos instrumentos que existen en el segmento de la renta fija, las cuentas de ahorro son de los más atractivos por su flexibilidad y sencillez, puesto que ofrecen a sus titulares la posibilidad de conseguir intereses de forma pasiva sin complicaciones y manteniendo su liquidez.

A continuación te explicamos qué es una cuenta de ahorro, cuáles son sus principales características, cómo elegir la mejor de entre todas las que ofrece el mercado o sus diferencias con otros productos de renta fija, entre otros aspectos, para ayudarte a decidir si es el instrumento que estás buscando para hacer crecer tu dinero.

Nuestra selección de cuentas de ahorro

3% devolución en luz y gas

Rentabilidad 3 meses

6% TIN

Rentabilidad siguientes meses

2% TIN

Comisiones

0€

Remuneración

Mensual

Image

Hasta 598€ de rentabilidad el primer año

Consigue una remuneración del 6% TIN por 3 meses y luego del 2% TIN para un saldo de hasta 20.000€
Hasta 1750€ el primer año

Rentabilidad 1º año

2,5%

Rentabilidad años siguientes

0,3%

Comisiones

0€

Remuneración

Mensual

Image

Dos maneras de obtener un 2,5% TAE

Abriendo tu cuenta y obteniendo el 2,5% TAE sobre 70.000€ durante el primer año o conseguir un 2,5% TAE indefinido por invertir 300€ cada mes.
Intereses de hasta un 3,50% TIR

Rentabilidad 1º año

3,50% TIR

Rentabilidad años siguientes

Variable (en función de los tipos de interés del momento)

Comisiones 

Del 0,23% al 0,36%

Remuneración

Sin información

Image

Interes variable con los tipos de interés

La remuneración de la cuenta de ahorro de InbestMe se calculan en función de los tipos de interés de los bancos centrales, por lo que subirá automáticamente si éstos se incrementan.

Las mejores cuentas de ahorro de junio 2024

RECOMENDADO

Sabadell cuenta online

Image

Rentabilidad:

Rentabilidad del 2% TAE

Cuenta ahorro D Freedom24

Image

Rentabilidad:

Rentabilidad anual del 3,85% (€) o el 5,33% ($)

Cuenta ahorro Trade Republic

Image

Rentabilidad:

Hasta un 3,75% TAE sobre efectivo

Cuenta Easy Savings de Bunq

Image

Rentabilidad:

Rentabilidad del 2,46%

Cuenta Ahorro Bienvenida

Image
Image

Rentabilidad:

Rentabilidad del 2,27% TAE

Cuenta de ahorro MyInvestor

Image

Rentabilidad:

2,5% TAE durante el primer año

Cuenta de ahorro InbestMe

Image

Rentabilidad:

Desde el 3,6% TIR hasta el 5% TIR

Cuenta remunerada B100

Image

Rentabilidad:

2,70% TAE en la cuenta Save

Cuenta inteligente bienvenida EVO

Image

Rentabilidad:

2,85% TAE hasta el 31/12/2025

Cuenta Avantio

Cuenta avantio

Rentabilidad:

2,53% TAE por traer tu nómina

Cuenta ahorro Abanca

Image

Rentabilidad:

Hasta 670€ por traer tu nómina

Cuenta ahorro Unicaja

Image

Rentabilidad

2,01% TAE (con nómina) o 1% TAE (sin nómina)

Cuenta Cetelem Premium

cetelem cuenta corriente

Consigue:

Remuneración del 3% TAE

Transferencias inmediatas gratuitas

Cuenta online Santander

santander nómina

Rentabilidad:

Hasta 400€ por traer tu nómina

¿Qué es una cuenta de ahorro?

Las cuentas de ahorro son productos financieros específicamente diseñados para salvaguardar el dinero que sus titulares han atesorado y ofrecerles intereses sobre el capital que depositen en ellas. Dado que ese es su único fin, no es habitual que este tipo de instrumentos permitan realizar gestiones bancarias cotidianas, como retiradas de efectivo en cajeros o pagos con tarjetas vinculadas.

Los intereses que ofrecen las cuentas de ahorro suelen ser bastante moderados, porque son productos más pensados para evitar la devaluación de los fondos de sus titulares con el paso del tiempo que para generar grandes beneficios. Pero, a cambio, proporcionan una seguridad casi total para su capital, porque es muy complicado que los clientes pierdan dinero con este producto, al contrario de lo que ocurre, por ejemplo, con los activos de inversión, que tienen muchos más riesgos. Por ello, se suelen recomendar a personas con un perfil financiero conservador. 

NEWSLETTER - INVERTIA

Cada mañana la apertura de mercados y las noticias que marcarán la agenda económica
□ De conformidad con el RGPD y la LOPDGDD, EL LEÓN DE EL ESPAÑOL PUBLICACIONES, S.A. tratará los datos facilitados con la finalidad de remitirle noticias de actualidad.

Cuentas de ahorro sin comisiones en España

Las cuentas de ahorro sin comisiones son una opción financiera cada vez más popular en España, especialmente entre aquellos que buscan maximizar sus ahorros evitando cargos adicionales. Básicamente estas cuentas ofrecen las mismas ventajas básicas que cualquier otra cuenta de ahorro, como la rentabilidad, pero con la diferencia de que no aplican comisiones por diversos conceptos.

Cada vez hay más entidades financieras ofreciendo estos beneficios con el objetivo de atraer nuevos clientes a la entidad. El hecho de no tener que pagar comisiones como la de emisión o la de mantenimiento puede suponer un ahorro significativo a lo largo del tiempo, permitiendo que tu dinero crezca poco a poco.

Estas son las dos comisiones más comunes que son gratuitas en las cuentas de ahorro sin comisiones:

Comisión de emisión

Normalmente las entidades financieras cobran una tarifa única en el momento de abrir una cuenta de ahorro conocida como la comisión de emisión. Sin embargo, las cuentas de ahorro sin comisiones eliminan este coste inicial permitiendo que puedas comenzar a ahorrar y recibir una rentabilidad desde el principio sin deducciones adicionales.

Comisión de mantenimiento

Otro cargo frecuente de las cuentas de ahorro convencionales es la comisión de mantenimiento. Esta se aplica periódicamente (mensual, trimestral, semestral o anualmente) y su propósito es cubrir los costes administrativos de la entidad financiera. En las cuentas de ahorro sin comisiones esta tarifa también se elimina, lo que significa que no hay ningún coste asociado para mantener abierta tu cuenta. De esta forma, la rentabilidad de tu ahorro no se ve afectada por cargos recurrentes, optimizando el importe total de tus ahorros.

Optar por una cuenta de ahorro sin comisiones en España es una estrategia inteligente para quienes desean mantener sus costes al mínimo y concentrarse en hacer crecer su dinero. No obstante, antes de abrir esta cuenta asegúrate de leer bien el contrato con la entidad para verificar si necesitas cumplir algunas condiciones para disfrutar de este beneficio.

Características más destacadas de las cuentas de ahorro

Intereses
La principal característica de las cuentas de ahorro es que generan intereses para sus titulares sobre los fondos depositados. El porcentaje de esos intereses varía de una entidad a otra. También es posible que varíen en función de la cantidad ingresada.
Sin operativa bancaria
Las cuentas de ahorro no suelen permitir a sus usuarios realizar operaciones bancarias como transferencias, domiciliación de nóminas y recibos o retiradas de efectivo en cajeros.
Pocas condiciones
A diferencia de otros productos, las cuentas de ahorro apenas tienen requisitos, por lo que casi cualquier persona puede contratarlas. La condición más severa es que la mayoría de las entidades piden que se deposite una cantidad mínima en ellas para ofrecer intereses, sumas que suelen partir de entre 1.000 y 5.000 euros.
Saldos mínimos y máximos
Para abrir una cuenta de ahorro la mayoría de los bancos solicitan que el usuario deposite una cantidad mínima de dinero. Asimismo, estos productos suelen tener un saldo máximo remunerado, una cifra por encima de la cual no ofrecen intereses.
Flexibilidad
Con las cuentas de ahorro los usuarios disponen de una gran flexibilidad para su dinero, puesto que pueden ingresar y retirar fondos siempre que quieran con total libertad, por lo que no pierden liquidez en ningún momento. Eso sí, hay que tener en cuenta que, si al retirar capital, la cantidad depositada cae por debajo del saldo mínimo remunerado, dejarán de generar intereses de forma automática.
Liquidaciones de intereses
Pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales o anuales. Algunas entidades permiten a sus clientes que elijan la periodicidad con la que quieren recibir sus beneficios, mientras que otras imponen una de las citadas de forma inflexible.
Comisiones y tarifas
Las cuentas de ahorro no suelen tener comisiones, pero en algunos casos las entidades pueden cobrar algunos gastos de gestión.
Permanencia

Las cuentas de ahorro no tienen permanencia, por lo que el usuario puede cerrarlas cuando quiera. No obstante, hay entidades que sí vinculan unos intereses promocionales superiores a los habituales del producto o un regalo de bienvenida a que el cliente la mantenga abierta por un periodo de tiempo. De cancelarla con anterioridad a ese plazo, es posible que el titular tenga que pagar algún tipo de penalización.

Usos de las cuentas de ahorro

Las cuentas de ahorro son productos bancarios que incentivan el ahorro y el buen manejo de las finanzas personales, pero ¿son realmente esos sus únicos usos? Si te preguntas qué otros usos tienen las cuentas de ahorro, te los contamos a continuación. De esa forma, podrás sacarle provecho a este producto y todos sus beneficios.
  • Fondo de emergencia

    Una de las aplicaciones más útiles de las cuentas de ahorro es servir como un fondo de emergencia. Este fondo te brinda seguridad financiera en caso de tener imprevistos como una reparación urgente del coche, costes médicos no planificados o la pérdida de tu empleo. Al tener un fondo de emergencia en una cuenta de ahorro te aseguras de tener acceso rápido y fácil a efectivo cuando más lo necesites.

    Sin embargo, los usos del fondo de emergencias dependerán del importe que deposites en tu cuenta de ahorro. Algunos expertos recomiendan tener el importe equivalente a 3 meses de gastos.

  • Ahorro para objetivos a corto y medio plazo

    Las cuentas de ahorro son muy usadas para ahorrar dinero para metas específicas a corto o medio plazo. ¿Planeas unas vacaciones? ¿Necesitas un nuevo electrodoméstico? Ahorrar para estos objetivos en una cuenta de ahorro te permite separar este dinero de tus gastos diarios, lo que facilita mucho el seguimiento de tu progreso y el alcance de tus metas.

  • Inversiones a largo plazo

    Aunque las cuentas de ahorro no son conocidas por ofrecer altas tasas de interés, estas pueden servir para depositar el importe que utilizarás para hacer inversiones más grandes y más arriesgadas. Puedes establecer una meta de importe total o ingresar dinero a la cuenta cada mes para invertirlo en activos del mercado bursátil como acciones, fondos cotizados o bonos.

  • Educación

    No hay duda de que la educación es una de las inversiones más rentables en el futuro. Por ello, muchas personas utilizan las cuentas de ahorro para poder pagar sus estudios superiores o los de sus hijos. Puesto que los costes de la educación superior como los másters, la especialización o el doctorado suelen ser elevados, empezar a ahorrar temprano en una cuenta de ahorro es una estrategia inteligente para desarrollar tu carrera profesional.

  • Jubilación

    Aunque existen productos bancarios específicos para la jubilación como los planes de pensiones, tener una cuenta de ahorro como complemento no es una mala idea. Con una cuenta de ahorro puedes contar con un ahorro extra para cuando llegue el momento en que dejes de trabajar.

Ventajas y desventajas de las cuentas de ahorro

Ventajas

  • Ofrecen rentabilidad pasiva a sus titulares, de tal forma que pueden conseguir ingresos extra sin tener que preocuparse por ellos, tan sólo depositando sus ahorros en la cuenta
  • Tienen muy pocos requisitos, casi cualquier persona con ahorros puede contratarlas
  • Es un producto bastante seguro, por lo que existen muy pocos riesgos de que el usuario pierda dinero con él
  • El usuario puede disponer de su dinero siempre que quiera, de tal manera que no pierde liquidez
  • No suelen tener comisiones ni gastos asociados
  • Al separar el dinero atesorado del que se destina a los gastos cotidianos, permite ahorrar de una forma más efectiva

Desventajas

  • Para abrirlas suele ser necesario disponer de un buen ahorro, en general de entre 1.000 y 5.000 euros, según la entidad
  • Rentabilidad moderada
  • En algunos casos, las entidades exigen un periodo de permanencia para ofrecer de forma promocional intereses más altos de los habituales
  • No se pueden realizar operaciones bancarias con ellas
  • Suelen tener un saldo máximo remunerado por encima del cual no genera beneficios

Pasos para abrir una cuenta de ahorro

Abrir una cuenta de ahorro en España es un proceso rápido que se hace 100% online y en pocos minutos. La mayoría de las entidades financieras permiten hacer este proceso online en su página web si cumples con sus requisitos. Además, la aprobación puede ser automática o tardar un par de horas y, si solicitas una tarjeta de débito, te la envían a tu domicilio en unos días.

Así que, para solicitar una cuenta de ahorro te recomendamos seguir los pasos enumerados:

1. Reúne la documentación necesaria

Antes de acudir de hacer la solicitud online asegúrate de tener toda la documentación requerida a la mano. Generalmente necesitarás tu DNI o NIE, un justificante de ingresos y quizás un comprobante de domicilio.

2. Elige una oferta online

Ve a nuestro listado de las mejores cuentas de ahorro sin comisiones y revisa las características y beneficios de cada oferta. En nuestro listado podrás ver ofertas con ventajas adicionales como rentabilidades, bonos y transacciones bancarias gratuitas.

Elige la oferta que se adapta mejor a tus necesidades y haz clic en el botón “Abrir cuenta” para comenzar tu solicitud.

3. Rellena el formulario de solicitud

En la página web de la entidad verás un formulario online que tienes que rellenar con tus datos personales y bancarios. Es posible que te realicen algunas preguntas relacionadas con tus hábitos de ahorro o inversiones. Cuando termines adjunta la documentación mencionada como se indica en la página web y termina el proceso enviando la solicitud.

4. Espera la confirmación

Tras enviar tu solicitud y documentación la entidad financiera la revisará y te enviará una confirmación. Este proceso puede ser automático o tardar unas pocas horas dependiendo de la entidad. La confirmación la recibirás en el correo electrónico proporcionado en el formulario. En este mismo email podrás consultar el contrato del producto bancario y leerlo con atención.

Si estás de acuerdo con los términos y condiciones de la cuenta, podrás firmar el contrato de forma digital.

5. Recibe tu tarjeta de débito

Una vez aprobada la cuenta, la entidad se encargará de enviar tu tarjeta de débito física a tu domicilio en los próximos días. Lo más probable es que la cuenta de ahorro quede activa al recibir la confirmación, por lo tanto, podrás entrar en la app móvil de la entidad e ingresar dinero a tu cuenta.

¿Las cuentas de ahorro son seguras para mi dinero?

Una de las características más interesantes que tienen los productos de renta fija, entre los que se encuentran las cuentas de ahorro, es que ofrecen una gran seguridad a los fondos de sus titulares. Cuando un usuario contrata un instrumento de este tipo, firma un contrato con la entidad que los comercializa en el que ésta última se compromete a ofrecerle unos intereses constantes mientras mantenga el saldo de la cuenta por encima del mínimo exigido.

Ese dinero, por tanto, no se pone en juego ni está sometido a las fluctuaciones del mercado, por lo que no hay riesgo de perderlo, y los intereses han sido pactados en un contrato vinculante firmado por ambas partes, por lo que la entidad financiera está obligada a entregar los beneficios acordados en el tiempo y forma previstos en el documento. Estos son dos de las principales razones de que las cuentas de ahorro sean tan seguras para el capital de sus titulares.

Por otra parte, estos productos están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos, un mecanismo de seguridad al que están adheridas la mayoría de las entidades financieras que operan en España cuyo fin es salvaguardar el dinero de los clientes de estas empresas. El citado organismo garantiza el capital de los usuarios hasta 100.000 euros por persona y banco en caso de insolvencia o quiebra de estas compañías.

Por último, hay que recordar que las cuentas de ahorro permiten a sus titulares retirar el dinero en cualquier momento con total libertad, por lo que, en caso de que algún evento económico inesperado ponga en riesgo el valor del dinero, principalmente la inflación, sus titulares pueden recuperarlo sin problema para invertirlo en cualquier otro producto que consideren que puede rendir mejor.

Todo esto no quiere decir, sin embargo, que estén totalmente exentas de riesgo. Por ejemplo, algunas cuentas de ahorro tienen ciertos costes o comisiones que pueden perjudicar la rentabilidad del producto, mientras que otras ofrecen regalos de bienvenida o intereses más altos a cambio de que el usuario se comprometa a permanecer en la entidad un periodo determinado, y si el cliente cancela el instrumento antes de tiempo puede sufrir una penalización monetaria. Por eso, es muy importante revisar todas las condiciones y clausulas del contrato antes de firmarlo.

Cómo elegir la mejor cuenta de ahorro

En el mercado existen multitud de cuentas de ahorro de distintas entidades financieras, cada una con sus ventajas y desventajas. Al ser la variedad tan amplia, la elección puede ser difícil pero, al mismo tiempo, el usuario tiene más posibilidades de encontrar un producto que se adapte mejor a sus exigencias y necesidades.

Para determinar qué cuenta de ahorro es más interesante hay que prestar atención, en especial, a los siguientes aspectos:

Intereses

Se trata del principal elemento que se debe revisar al elegir una cuenta de ahorro, puesto que cuanto más altos sean, mayores ganancias obtendrá su titular. Aquí hay que tener presente que algunas entidades ofrecen unos intereses fijos para cualquier cantidad de dinero depositada, siempre que se encuentre entre el mínimo y el máximo remunerado, mientras que otras establecen tramos en los que estos varían. A esto último hay que prestar especial atención para poder calcular con mayor exactitud los beneficios que se van a conseguir.

Comisiones y gastos

Este aspecto es tan importante como el de los intereses, puesto que cualquier gasto o comisión que tenga la cuenta de ahorro restará rentabilidad al producto. De esta forma, de nada servirá que ofrezca unos intereses altos si hay que pagar distintos costes.

No obstante, no es habitual que las cuentas de ahorro tengan comisiones. En cambio, sí pueden tenerlas las cuentas corrientes a las que estén obligatoriamente asociadas, por lo que el interesado debe revisar muy bien este aspecto antes de decantarse por una u otra.

Importe mínimo

La mayoría de las cuentas de ahorro exigen que los interesados en contratarlas depositen una cantidad de dinero mínima para ofrecerles intereses. Lo habitual es que esta suma esté entre los 1.000 y los 5.000 euros, aunque determinados bancos la reducen a montos mucho más modestos, e incluso los hay que permiten abrir este tipo de instrumentos desde un solo euro, aunque son los menos.

Por lo tanto, en función del capital del que disponga el interesado, podrá contratar una cuenta de ahorro u otra. También es importante recordar que si en algún momento el saldo cae por debajo del umbral mínimo marcado por la entidad para remunerar los fondos, el producto dejará de ofrecer beneficios.

Promociones y permanencia

Algunas entidades ofrecen unas condiciones muy ventajosas en sus cuentas de ahorro por un tiempo determinado como promoción de bienvenida para atraer a nuevos clientes. Esto quiere decir que, transcurrido ese periodo, las condiciones del producto cambiarán y, probablemente, ofrecerá menos beneficios. Es importante tener este aspecto en cuenta porque cabe la posibilidad de que, transcurrido ese plazo, los intereses dejen de ser atractivos.

En ocasiones esos periodos promocionales con mejor remuneración van acompañados de una permanencia, es decir, que el usuario debe tener abierta la cuenta de ahorro por un tiempo si no quiere que las condiciones ventajosas queden sin efecto y tenga que devolver los beneficios adicionales conseguidos como penalización.

Importe máximo remunerado

Al igual que existe una cantidad mínima para poder contratar una cuenta de ahorro, las entidades también establecen un saldo máximo por encima del cual no ofrecen intereses. Esa cantidad se suele fijar entre los 30.000 y los 100.000, aunque algunos bancos la elevan bastante más, mientras que otros no establecen ningún tipo de límite de este tipo por arriba.

Vinculaciones

En función de la entidad y del producto, hay cuentas de ahorro que se pueden contratar por sí solas, mientras que para otras es necesario disponer de algún otro instrumento abierto en el mismo banco, en general una cuenta corriente, aunque también puede ser de otro tipo, como una cartera de inversión.

Revisar esto es importante por dos cuestiones: en primer lugar, porque es posible que al usuario no le interese contratar otros productos para acceder a las ventajas de la cuenta de ahorro, y en segundo, porque esos instrumentos adicionales pueden tener costes y comisiones que disminuyan la rentabilidad de la cuenta de ahorro.

Periodos de liquidación

Los pagos de los intereses de las cuentas de ahorro pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales o anuales, y hay entidades que permiten elegir entre varios de estos plazos mientras que otras imponen uno sin flexibilidad alguna.

Diferencias entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro

Las cuentas corrientes y las cuentas de ahorro son productos bastante diferenciados entre sí. La principal disimilitud es que las primeras están pensadas para que sus titulares puedan realizar sus gestiones bancarias cotidianas, como domiciliaciones, transferencias, retiradas de efectivo en cajeros o pagos con tarjeta, entre otros, mientras que el único objetivo de las segundas es ofrecer beneficios a sus titulares, por lo que la inmensa mayoría de ellas no permite operativa alguna.

Otra diferencia capital son los intereses. Al ser instrumentos pensados para generar beneficios a sus titulares, todas las cuentas de ahorro ofrecen rentabilidad, siempre y cuando el usuario deposite la cantidad mínima exigida por la entidad para ello. Las cuentas corrientes, en cambio, pueden o no ofrecer intereses. Muchas de ellas no lo hacen, mientras que otras, un subtipo de este producto financiero conocido como cuentas remuneradas, sí proporcionan beneficios a sus titulares si cumplen con una serie de requisitos, como domiciliar una nómina por un importe mensual mínimo.

Obtener rentabilidad con estas cuentas remuneradas es, por lo tanto, más complicado, puesto que las condiciones que debe cumplir el usuario son más exigentes. Además, las cuentas de ahorro suelen ofrecer intereses más altos al ser instrumentos específicamente diseñados para generar rentabilidad. Eso sí, las cuentas remuneradas tienen la ventaja de que el cliente tiene acceso en un mismo producto a operativa bancaria e intereses.

Por último, las cuentas corrientes remuneradas pueden ser de dos tipos: por una parte están las que ofrecen intereses sobre el capital depositado, y por otra las que dan un regalo monetario de bienvenida, que es un importe fijo y en un solo pago. Algunas entidades brindan ambos beneficios a la vez si el cliente cumple con una serie de condiciones más exigentes de lo habitual. En las cuentas de ahorro la rentabilidad ofrecida es, en la inmensa mayoría de los casos, exclusivamente a través de intereses sobre el saldo ingresado.

EntidadComisionesRentabilidadTarjeta de débito gratisVinculaciones
NoConsigue hasta 350€ con el Plan AmigoNoSolicitar ahora
NoHasta 670€ por traer tu nóminaNo, aunque ontienes beneficios si domicilias la nóminaSolicitar ahora

Diferencias entre los depósitos a plazo fijo y las cuentas de ahorro

En el segmento de productos de renta fija en el que se ubican las cuentas de ahorro también encontramos un instrumento bastante interesante para quienes quieran mover su capital sin apenas riesgos, los depósitos a plazo fijo.

En ambos casos, estos productos ofrecen a sus titulares unos intereses constantes sobre el capital depositado sin apenas riesgos, es necesario ingresar una cantidad mínima de dinero para conseguir beneficios y hay un saldo máximo remunerado, aunque en los depósitos éste suele ser más alto que en las cuentas de ahorro.

Pero, a pesar de esas similitudes, las diferencias entre ellos también son importantes. La principal tiene que ver con la disponibilidad de los fondos. En las cuentas de ahorro el titular siempre tiene acceso a su dinero cuando quiera, por lo que puede utilizarlo en todo momento y, de ese modo, no pierde nunca liquidez. Con los depósitos a plazo fijo, en cambio, no existe esa opción, ya que uno de sus requisitos obligatorios es que el capital permanezca inmovilizado durante el tiempo en que el producto esté activo, de tal manera que su propietario no puede disponer de él hasta el vencimiento del instrumento a menos que pague una penalización por cancelación anticipada.

Otra diferencia es el tiempo de vigencia del producto. Las cuentas de ahorro son indefinidas, por lo que permanecerán abiertas hasta que el usuario exprese su deseo de cancelarla al banco. Los depósitos a plazo fijo, en cambio, siempre tienen una duración determinada, al término de la cual se cierran automáticamente tras devolver a su titular el dinero ingresado más los intereses generados.

En lo que se refiere a los intereses, los depósitos a plazo fijo suelen ofrecerlos más altos que las cuentas de ahorro, en buena medida por la disponibilidad del capital. Y es que a las entidades que comercializan este tipo de productos de renta fija les resulta más atractivo conseguir una cantidad de dinero constante por un tiempo concreto para realizar sus operaciones que tener unos fondos cuya cifra varía sin previo aviso, por lo que remuneran mejor a las primeras.

Una última diferencia se da en las liquidaciones de los intereses. Aunque pueden variar, los pagos suelen ser mensuales en las cuentas de ahorro y tener un plazo más amplio en los depósitos: trimestral, mensual, anual o al vencimiento.

EntidadPlazoRentabilidadPeriodicidad de los interesesImporte mín - máx
36 meses3,90% anualAl vencimientoMínimo 10.000€Solicitar ahora
24 meses2,55% anualAl vencimientoMínimo 2000€Solicitar ahora

¿Dónde abrir una cuenta de ahorro?

Si te preguntas dónde abrir una cuenta de ahorro en España, hay varias opciones que podrían adaptarse a tus necesidades. En general, las entidades financieras y bancarias son las instituciones financieras más comunes donde se pueden abrir cuentas de ahorro. Cada una de estas entidades ofrece distintas ventajas y características, por lo que es importante hacer una comparación cuidadosa antes de tomar una decisión.
Image

Bancos tradicionales

Las entidades bancarias se caracterizan por ofrecer una amplia gama de productos y servicios financieros de ahorro y de crédito. Según la entidad, podrás encontrar cuentas de ahorro sin comisiones y con beneficios atractivos como bonos, remuneraciones o devoluciones de dinero. Sin embargo, lo más probable es que necesites cumplir con algunas condiciones para obtener estos beneficios como domiciliar tu nómina, o domiciliar recibos.

Generalmente estas entidades tienen oficinas físicas, por lo tanto, permiten la contratación de sus productos online o físicamente. Debido a esto, son una alternativa para personas que prefieren tener un lugar a donde acudir en caso de preguntas o inconvenientes con la cuenta de ahorro. Sin embargo, la gestión de los productos sigue siendo online por medio de sus aplicaciones móviles.

Image

Entidades financieras online

Conocidas como Fintech, son entidades tecnológicas del sector bancario que ofrecen productos de ahorro y crédito como los bancos, con la diferencia de que no tienen oficinas físicas. Los productos tienen características similares a los bancos, pero generalmente tienen menos requisitos y no exigen vinculaciones para solicitar sus productos.

Estas entidades financieras usan la tecnología a su favor para desarrollar softwares que les permitan evaluar las solicitudes del cliente, evaluar su perfil crediticio y decidir si aprueban el producto financiero. A pesar de que no tienen oficinas físicas, son entidades con un buen servicio de atención al cliente y diferentes plataformas de contacto como email, formularios, chat en vivo o por llamada telefónica.

¿Puedo abrir una cuenta de ahorro con varias personas?

En España es posible abrir una cuenta de ahorro conjunta con varias personas o titulares. De hecho, las cuentas de ahorro conjuntas son productos bancarios especiales para compartir responsabilidades económicas y alcanzar metas comunes entre parejas, familias, amigos o socios comerciales.

Una de las ventajas principales de tener una cuenta de ahorro conjunta es la facilidad con la que se pueden manejar los fondos compartidos. Imagina que tienes un objetivo financiero en común con tu pareja, como ahorrar para una boda o la educación de tus hijos. En esos casos, tener una cuenta donde ambos puedan depositar dinero regularmente simplifica el proceso y ayuda a mantener el enfoque en la meta. Además, muchas cuentas conjuntas ofrecen la posibilidad de establecer contribuciones automáticas, lo que puede ser una forma eficaz de garantizar que ambos estén contribuyendo con su parte.

Ahora bien, es crucial que antes de abrir una cuenta conjunta, puedan decidir entre los titulares qué tipo de cuenta se ajusta mejor a sus necesidades. Las cuentas pueden ser indistintas, donde cualquiera de los titulares puede realizar operaciones sin el consentimiento del otro, o mancomunadas, que requieren la aprobación de todos los titulares para ciertas transacciones bancarias.

Independientemente del tipo que elijas es importante leer detenidamente las condiciones y términos del producto para asegurarse de que todos los titulares comprendan las implicaciones fiscales y las responsabilidades que conlleva abrir una cuenta conjunta. Es España todos los titulares de una cuenta conjunta indistinta tienen que tributar ante la Agencia Tributaria en partes iguales.

Requisitos para abrir una cuenta de ahorro

Las cuentas de ahorro son productos que exigen muy pocas condiciones a las personas que deseen contratarlas, en general sólo es necesario presentar los documentos pertinentes para comprobar que el solicitante reside legalmente en España y es mayor de edad, y disponer de la cantidad mínima exigida por el banco para poder abrirlas.

Estos son los requisitos más frecuentes que suelen solicitar las entidades financieras para contratar una cuenta de ahorro:

  • Residencia legal en España y mayoría de edad: para lo que el interesado debe presentar un documento de identidad válido y en vigor.
  • Justificar el domicilio en el que se reside: se puede hacer mediante la entrega de cualquier factura de servicios del hogar (luz, agua, teléfono) a nombre del interesado.
  • Disponer de un teléfono y un correo electrónico.
  • Tener el capital mínimo necesario: las entidades que comercializan las cuentas de ahorro suelen establecer una cantidad mínima que depositar para ofrecer intereses, por lo que el interesado en contratarlas debe tener al menos esa cifra de dinero para abrirla.
  • Justificante de ingresos: esta condición sólo la solicitan algunos bancos. Para cumplirla el usuario puede aportar sus nóminas, su contrato laboral, su última declaración de la renta, las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF (en el caso de los autónomos) o el certificado de prestaciones si el solicitante es jubilado o desempleado, entre otros.

Documentación para abrir una cuenta de ahorro

Las cuentas de ahorro se caracterizan por tener bajos requisitos de apertura, aunque sí requieren una serie de documentación según cada entidad financiera. Sin embargo, hay ciertos documentos básicos que casi todas las entidades financieras en España solicitan como ser mayor de edad, tener un documento de identidad, contar con certificado de ingresos y, en algunas ocasiones, proporcionar información adicional para confirmar tu situación financiera.

Principalmente necesitarás un documento de identidad válido. Para los ciudadanos españoles, esto significa el Documento Nacional de Identidad (DNI). Si eres extranjero podrías necesitar tu tarjeta de residencia o pasaporte. Este documento es fundamental para confirmar tu identidad y edad.

Posteriormente, te pueden solicitar certificados de ingresos como nóminas, pensiones, declaraciones de la renta o extractos bancarios. Este paso es importante para que la entidad financiera pueda evaluar tu solvencia económica. Aunque estos son los documentos más comunes, algunos bancos pueden solicitar información adicional como un comprobante de domicilio o declaraciones de bienes.

¿Qué es el TIN y la TAE en una cuenta de ahorro?

Cuando se trata de cuentas de ahorro los términos que aparecen frecuentemente en las ofertas de las mejores entidades financieras son el TIN (Tipo de Interés Nominal) y la TAE (Tasa Anual Equivalente). Estos indicadores son fundamentales para entender cuánto rendimiento podrás obtener de tu dinero. Sin embargo, a menudo se confunden o se malinterpretan, así que conocer los dos términos te permitirá hacer una elección más informada sobre tu nueva cuenta de ahorro.

TIN (Tipo de Interés Nominal)

El TIN es básicamente el interés que el banco te pagará por tener tu dinero en una cuenta de ahorro. Este porcentaje puede ser similar a la TAE o igual, sin embargo, no incluye gastos ni comisiones.

TAE (Tasa Anual Equivalente)

La TAE es porcentaje que incluye otros indicadores como en TIN y comisiones que tenga la cuenta. La TAE puede ser superior al TIN, pues en esta se indican otros costes que puede tener la cuenta de ahorro. Pero es un indicador que te puede mostrar de forma más acertada el rendimiento efectivo anual de un producto financiero como una cuenta de ahorro, independientemente del plazo que planees tener la cuenta de ahorro.

¿Cómo sacar dinero de una cuenta de ahorro?

Sacar dinero de una cuenta de ahorro en España es un proceso que, aunque sencillo, requiere que conozcas algunas particularidades y opciones que te ofrecen las entidades financieras. Aquí te mostramos los métodos más comunes para hacerlo:

Cajeros automáticos

La forma más sencilla de retirar dinero de una cuenta de ahorro es a través de los cajeros automáticos. Simplemente introduce tu tarjeta de débito en el cajero, teclea tu código PIN y sigue las instrucciones en pantalla. Recuerda que algunas entidades tienen límites diarios o comisiones por este servicio, especialmente si usas un cajero de una entidad distinta a la tuya. Por lo tanto, es recomendable informarse previamente sobre los costes y hacer la retirada de efectivo en cajeros de la entidad emisora de la cuenta.

Oficinas físicas

Otra opción es acudir directamente a una oficina física de la entidad financiera, si la tiene, y hacer la retirada de efectivo en ventanilla. Aunque esta opción puede ser un poco más lenta debido a posibles colas o trámites, es común su uso para retiradas de importes elevados. Además, podrás resolver cualquier duda o problema en el acto gracias a la atención personalizada de los asesores.

Transferencias bancarias

Si necesitas transferir un importe desde tu cuenta de ahorro a otra cuenta, ya sea tuya o de terceros, puedes realizar una transferencia bancaria en la app móvil de tu entidad financiera. Este método es más práctico que ir a las oficinas físicas de las entidades y es útil para transferir dinero a cuentas internacionales. Sin embargo, revisa las posibles comisiones y tiempos de demora antes de realizarlas.

Cheques

Aunque su uso es cada vez menos común, algunas entidades financieras todavía ofrecen la opción de emitir cheques vinculados a tu cuenta de ahorro. Este método puede ser útil si prefieres realizar pagos sin efectivo y tampoco quieres hacer una transferencia bancaria.

¿Cómo saber el saldo de una cuenta de ahorro?

En la actualidad consultar el saldo de una cuenta de ahorro es más sencillo y rápido que nunca. Hay varias formas de hacerlo y la opción más adecuada para ti dependerá de tus preferencias y la tecnología que tengas a tu disposición.

La primera es la banca en línea o la aplicación móvil de la entidad financiera. Este es el método más directo y accesible para conocer el saldo de tu cuenta de ahorro. Simplemente inicia sesión en tu perfil y tendrás acceso a toda la información relevante de tus productos bancarios con la entidad. La mayoría de las entidades financieras cuentan con plataformas seguras que ofrecen una actualización en tiempo real de tu importe.

Otra opción más tradicional es acudir a un cajero automático, aunque menos cómodo que la app móvil, este método también ofrece información actualizada de tu saldo. Inserta tu tarjeta de débito y sigue las instrucciones en la pantalla para obtener tu balance. Esta operación puede estar sujeta a comisiones según las condiciones de la entidad emisora.

Por último, también puedes llamar al servicio de atención al cliente del banco donde un representante podrá informarte el saldo tras verificar tu identidad. Este método es útil si tienes problemas de acceso a internet o prefieres hacerlo de esa forma.

En resumen:

  • Tienen muy pocos requisitos: disponer de una cantidad mínima de dinero, ser mayor de edad y residir legalmente en España
  • Las cuentas de ahorro son productos bastante seguros, por lo que apenas tienen riesgos para el dinero de sus titulares
  • El usuario no pierde liquidez: puede disponer del capital ingresado en ellas siempre que quiera sin penalizaciones

Metodología: ¿cómo clasificamos las mejores cuentas de ahorro?

Durante el mes de junio 2024 hemos estado estudiando las mejores cuentas de ahorro que ofrecen diversas entidades financieras y recogiendo sus datos para poder analizarlos y hacer un listado con las que consideramos que destacan entre sus competidores. Esta clasificación la creamos teniendo en mente los aspectos que pueden ser más relevantes para los lectores a la hora de escoger una cuenta.

Los productos mostrados pertenecen a varias entidades que ofrecen un servicio de calidad y se clasifican según sus características en base a nuestro criterios, aunque son los lectores los que tienen que analizar y decidir si el producto se adapta a sus necesidades antes de contratarlo.

Entre las características que tenemos en cuenta para hacer la clasificación se encuentran:

Rentabilidad

Es la característica básica de estas cuentas, se ha asignado una puntuación mayor a aquellas entidades que ofrecen una remuneración más alta. (Hasta 35% del total)

Domiciliación nómina

Algunas cuentas ofrecen un regalo de bienvenida por domiciliar la nómina, puede ser una mayor rentabilidad, dinero, etc. (Hasta 15% del total)

Límite a remunerar

Algunas cuentas tienen un límite máximo a remunerar que condiciona la rentabilidad total obtenida. (Hasta 15% del total)

Otros

Se han considerado elementos importantes como que no se cobren comisiones por la operativa básica, que las cuentas no tengan comisiones, que ofrezcan tarjetas gratis, el servicio de atención al cliente, etc. (Hasta 35% del total)

Preguntas frecuentes sobre las cuentas de ahorro

¿Hay que pagar impuestos por los beneficios de las cuentas de ahorro?

Sí, el beneficio monetario obtenido con las cuentas de ahorro se considera, a efectos fiscales, rendimiento del capital, tributa en la base del ahorro y el usuario debe incluirlos en su Declaración de la Renta del año en el que los haya obtenido. Este impuesto es progresivo, de tal manera que cuanto más intereses se generen, mayor será el porcentaje que se tendrá que pagar, según el siguiente cuadro:

  • Por ganancias de hasta 6.000 euros, un 19%
  • Entre 6.000 y 50.000 euros, un 21%
  • Entre 50.000 y 200.000 euros, un 23%
  • A partir de 200.000 euros, un 26%

¿Son gratuitas las cuentas de ahorro?

Abrir una cuenta de ahorro no tiene costes, pero en algunos casos estos productos sí tienen algunas comisiones de gestión o de mantenimiento, aunque no suele ser lo habitual.

Lo que sí es más común es que las entidades que comercializan las cuentas de ahorro exijan al usuario que abra una cuenta corriente en el mismo banco a la que asociarlas, la cual sí puede tener costes de mantenimiento asociados.

También es posible que, en el caso de incumplir alguno de los requisitos, la entidad active algunas comisiones de penalización. Por ejemplo, éste sería el caso si la cuenta de ahorro ofrece unos intereses más altos por un periodo a cambio de que el usuario no cierre el producto en ese tiempo y éste lo cancela antes de que se termine la citada permanencia.

¿Qué es el Fondo de Garantía de Depósitos y por qué es importante para mi cuenta de ahorros?

El Fondo de Garantía de Depósitos es un órgano estatal financiado por los bancos, las cajas de ahorro y las cooperativas de crédito adheridas a él cuya finalidad principal es asegurar el dinero de los clientes de esas empresas en el caso de que alguna de ellas quiebre y no pueda devolver a sus usuarios los fondos que le confiaron.

De esta forma, el Fondo garantiza hasta 100.000 euros por usuario y entidad para cuentas y depósitos en el caso de que el banco no pueda hacer frente a sus obligaciones. Esto es algo muy importante para los titulares de cuentas de ahorro, porque supone una mayor seguridad para el dinero que hayan ingresado en ellos.

¿Puedo tener más de una cuenta de ahorro?

Sí, los usuarios pueden abrir todas las cuentas de ahorro que deseen siempre que tengan fondos suficientes para llegar al mínimo exigido en cada una de ellas, aunque determinadas entidades no permiten que una misma persona abra dos productos iguales de esta naturaleza con ellos. Sí dejan, en cambio, que un mismo cliente contrate dos cuentas de ahorro diferentes en el banco.

A pesar de ello, es recomendable que, de así quererlo, el usuario no abra más de una cuenta de ahorro en el mismo banco, en especial si además tiene una cuenta corriente en dicha empresa, para mayor seguridad de su capital. Y es que el Fondo de Garantía de Depósitos asegura hasta 100.000 euros por entidad y persona, de tal forma que si un mismo cliente tiene varias cuentas de ahorro en un mismo banco y supera esa cifra en conjunto, sólo recibirá 100.000 euros en caso de que la compañía quiebre. Por lo tanto, podría perder dinero.

¿Cuánto dinero puedo depositar como máximo en una cuenta de ahorro?

La cantidad máxima de dinero que puedes depositar en una cuenta de ahorro en España depende en gran medida de la entidad bancaria y la oferta del producto bancario. No existe un límite legal general para el depósito en cuentas de ahorro, pero las entidades financieras pueden establecer sus propias políticas y limitaciones. Algunos podrían tener un límite específico para garantizar que la cuenta se utilice de acuerdo con su finalidad: el ahorro y no como un sustituto de cuentas corrientes o de inversión.

Es fundamental leer detenidamente las condiciones y términos del contrato de la cuenta de ahorro para entender si hay limitaciones. Este aspecto varía mucho de una entidad a otra, ya que las hay que sólo remuneran hasta los 15.000 euros mientras que otras llegan a los 100.000 €, incluso unas pocas carecen de límite superior. De esta manera, el mercado ofrece una gran variedad productos que se adaptan a los requisitos de los usuarios.

Para conocer el importe máximo que remunera una cuenta puedes ir a nuestro listado de mejores cuentas de ahorro o a la página web de la entidad. Consulta este valor antes de solicitar una nueva cuenta, ya que si depositas más dinero del permitido este no va a remunerar.

¿Cómo se cierra una cuenta de ahorro?

Para cerrar una cuenta de ahorro el titular debe solicitarlo expresamente a la entidad, que le facilitará el formulario de cancelación que debe presentar cumplimentado, junto con su documento de identidad, para iniciar el proceso de rescisión del producto. Una vez entregado todo, la entidad debe, por ley, clausurar la cuenta de ahorro en menos de 24 horas.

No obstante, hay que tener presente que cerrar la cuenta de ahorro puede no suponer el fin de la vinculación al banco, puesto que en ocasiones está asociada a una cuenta corriente. En este caso el usuario debe cancelar la primera y luego proceder a hacerlo con la segunda en dos trámites distintos.

Tanto en un caso como en otro, es preciso recordar que si la cuenta de ahorro o la cuenta corriente a la que está asociada tienen algún tipo de permanencia, la entidad podría penalizar al cliente y obligarle a devolver parte de las ganancias generadas.

Una vez se ha completado el proceso de cierre de la cuenta de ahorro y de cualquier producto financiero al que pudiese estar asociada, es recomendable solicitar el justificante de la cancelación, un documento en el que se recoge por escrito el fin del contrato entre las partes en la fecha en la que se ha producido.

¿Cuánto dinero es necesario tener para abrir una cuenta de ahorro?

Depende de la entidad. En general, muchos bancos solicitan importes mínimos de entre 1.000 y 5.000 euros, aunque otros permiten que se contraten sus productos desde un solo euro. De esta forma, el mercado de estos productos es bastante flexible y posibilita que cualquier usuario, sin que importe su capacidad económica, pueda beneficiarse de ellos. No obstante, hay que tener en cuenta que cuanto mayor sea la cantidad depositada, mayores serán también los beneficios que se obtendrán.

¿Puedo retirar mi dinero de una cuenta de ahorro cuando quiera?

Sí, una de las principales virtudes de las cuentas de ahorro es su gran flexibilidad al tiempo que ofrecen rentabilidad, al contrario de lo que sucede con otros productos de naturaleza parecida que exigen una permanencia, como los depósitos a plazo fijo. Así pues, el usuario puede ingresar o retirar su dinero cuando quiera sin ningún tipo de limitación o penalización, de tal manera que no pierde liquidez.

No obstante, sí debe tener en cuenta que las cuentas de ahorro también suelen tener saldos mínimos remunerados, es decir, cantidades por debajo de las cuales no se generan intereses. De esta manera, si retira fondos debe tener cuidado de que el capital no caiga por debajo de ese umbral, porque en ese caso dejará de conseguir beneficios.

¿Me conviene tener la cuenta de ahorro en el mismo banco que la cuenta corriente?

Depende de las cantidades de dinero que tengas en cada una de ellas. Tener tu cuenta de ahorro en la misma entidad que tu cuenta corriente puede ser muy cómodo, porque podrás pasar los fondos de una a otra con mayor rapidez, no tendrás que hacerte cliente de otro banco y es probable que el proceso de apertura sea más rápido.

No obstante, conviene tener en cuenta un aspecto importante para la seguridad de tu dinero. En España disponemos del Fondo de Garantía de Depósitos que protege el capital de los clientes de la inmensa mayoría de los bancos que trabajan en nuestro país hasta 100.000 euros por persona y entidad. Esto quiere decir que si los fondos que suman tus cuentas de ahorro y corriente supera esa cifra, en caso de insolvencia de la empresa tus fondos sólo estarán protegidos hasta la cantidad mencionada anteriormente.

¿Qué diferencia hay entre una rentabilidad fija y una variable en las cuentas de ahorro?

La mayoría de las cuentas de ahorro disponibles en el mercado actual ofrecen intereses de tipo fijo, es decir, un porcentaje de retribución constante que en algunos casos se mantiene durante un periodo de tiempo dado y en otros para siempre mientras que se mantenga el producto abierto. Sin embargo, también se pueden encontrar algunos instrumentos de este tipo que ofrecen unas tasas de interés variables cuyo porcentaje fluctúa en función del índice que tome como referencia, que generalmente es el euríbor.

Antes de decantarte por una cuenta de ahorro de intereses fijos o variables, conviene conocer las diferencias que existen entre ambos para analizar cuál conviene según la situación personal del interesado y, sobre todo, el contexto económico del momento. Con los tipos de interés fijo, el usuario sabe exactamente el porcentaje de beneficios que obtendrá en todo momento, por lo que ofrece mayor seguridad. Son una buena elección en cualquier momento, pero en especial en momentos de estabilidad económica.

Con las tasas de interés variable, en cambio, el porcentaje de remuneración de la cuenta de ahorro cambiará cada cierto tiempo en función de las fluctuaciones del índice de referencia, tanto al alza como a la baja. Esto puede ser particularmente interesante para el usuario en momentos de inestabilidad económica, cuando indicadores como el euríbor tienden a subir, puesto que su remuneración irá creciendo de una forma parecida a la de la inflación. Por el contrario, en momentos de estabilidad tenderá a bajar, por lo que los beneficios serán cada vez menores.