El presentador Roberto Leal junto a su mujer Sara Rubio.

El presentador Roberto Leal junto a su mujer Sara Rubio. Gtres

Famosos HABLAMOS CON ÉL

El proyecto profesional que comparten Roberto Leal y su mujer Sara Rubio: todos los detalles

En conversación con JALEOS, el presentador de TVE desvela su ilusionante proyecto 'Improtele', en el que imparte cursos de improvisación audiovisual.

Noticias relacionadas

Roberto Leal (40 años) no para quieto. Es un hombre de retos y al que le apasiona emprender nuevos proyectos, incluso más allá de la televisión. Justo cuando acaba de estrenar en TVE el espacio Vaya crack -y a la espera de que regrese una nueva temporada de Operación Triunfo-, el andaluz se muestra muy orgulloso en conversación con JALEOS cuando habla de Improtele. Una 'empresa' que surgió de la manera más improvisada. No se trata de un programa de televisión, pero está íntimamente ligado con el medio audiovisual. 

"Es un proyecto personal en el que estoy muy implicado, tanto yo como mi mujer", explica Leal al otro lado de la línea. ¿En qué consiste?, inquiere este periódico. Roberto lo narra solícito: "Es un modelo de cursos con alumnos que están trabajando en la tele y hago con ellos cursos de improvisación. Los ayudo a mejorar y a no quedarse en blanco". La idea brotó de la forma más casual posible: "A raíz de OT, al haberme encontrado en un montón de situaciones complicadas en directo, he tenido cientos de mensajes privados en los que me piden consejos para estar ante la cámara". 

La página web de 'Improtele'.

La página web de 'Improtele'.

Ahonda este sevillano que no cesan de escribirle personas por privado a través de sus redes sociales solicitándole asesoramiento: "Quieren saber si he estudiado algo o lo he aprendido con el trabajo. Lo que he hecho durante dos años aquí en Madrid han sido cursos de improvisación teatral y entonces comparto con los alumnos situaciones reales en las que me he visto metido y los pongo delante de la cámara para que tengan herramientas suficientes". En otras palabras, curtir a los alumnos para que sepan salir del atolladero "y no quedarse en blanco". 

Además, desvela Roberto a este medio que en breve impartirá una clase magistral que le hace especialmente feliz: "Estoy muy contento porque ahora voy a dar clases en la universidad privada de Sevilla con este modelo. Serán clases durante cuatro fines de semana. Es otra faceta en mi vida, yo ya había participado en una ponencia, pero aquí es algo mío propio. Me lo paso muy bien, es muy gratificante cuando luego ves a algún compañero trabajando. La clave es que, desde el respeto, se le pierda un poco el sentido del ridículo al error".

En esa línea, ¿cuál es el prototipo de gente que se enrola en esta aventura? "Gente de todo tipo. Presentadores ya en activo -no de Prime Time, pero sí de televisiones comunitarias-, alumnos que no han terminado la carrera e incluso algún que otro actor que también quiere desarrollar esa faceta delante de la cámara porque lo mismo le llega una oportunidad. Son cursos de cinco o seis personas". Lo más importante de estos cursos es que Roberto los lleva a cabo de la mano de su mujer Sara: "Los hago junto a mi mujer, que se encarga de la parte de la imagen, y yo me dedico durante dos días intensivos a estar con ellos". 

Roberto, todo un marido y padre diez 

Roberto Leal junto a su mujer Sara Rubio en una imagen de archivo.

Roberto Leal junto a su mujer Sara Rubio en una imagen de archivo.

En su faceta más personal y desconocida -Roberto no se prodiga en exceso en esos lares-, el presentador vive una etapa de plenitud al lado de su mujer, la periodista Sara Rubio. Ambos contrajeron matrimonio en septiembre de 2015 después de conocerse durante su trabajo en Espejo Público

Según contó el presentador a Vanitatis en 2015, la pedida de mano a Sara fue muy bonita: "Coincidió con el cumpleaños de ella. Le preparé una fiesta sorpresa a la que acudieron familia y amigos de Sevilla, Barcelona, Extremadura y Madrid. Lo primero que la sorprendió fue encontrarse con todo ellos porque te aseguro que no se esperaba nada. Lo siguiente, después de proyectar un vídeo muy chulo, fue hincarme de rodillas delante de todos -nadie lo sabía en ese bar- y le pedí matrimonio mientras dos amigos cantaban de fondo Love me tender, una canción de Elvis Presley con la que nos habíamos casado el verano pasado en Las Vegas. ¡Ni siquiera los que cantaban la canción sabían que era la excusa para ambientar la pedida! Fue muy bonito". 

Pronto llegaría su hija Lola, que los colmaría de felicidad. "Está muy bien, feliz, cumplió dos años la semana pasada, está para comérsela. Yo tenía clarísimo que quería ser padre, llegó en el momento que tenía que llegar y en su caso vino con muchas alegrías en lo profesional también", aseguró Leal en una entrevista este pasado verano. Tan felices se encuentran con Lola que el presentador desea ampliar la familia cuando llegue el momento propicio: "Yo quiero, no ahora mismo pero sí. Tampoco me gustaría que pasase mucho tiempo, yo tengo una hermana, nos llevamos tres o cuatro añitos y en este caso me gustaría algo parecido para ella. Yo sé lo que es tener un hermano en casa".  

[Más información: Roberto Leal confiesa que quiere volver a ser padre]