Verduras

Tortilla de pisto, receta de verduras fácil, ligera y deliciosa

Utiliza las sobras de pisto - o hazlo para esta receta - para elaborar una jugosa tortilla de verduras que gustará tanto a pequeños como a mayores. Una receta ligera de verano.

28 junio, 2021 13:35

Las verduras aportan una jugosidad muy especial a cualquier tortilla. Saliendo un poco de la fabulosa tortilla de patatas que tanto nos gusta en España, ya sea perfecta con cebolla o sin cebolla para los más raros, nos encontramos muchísimas posibilidades tanto en el formato tradicional como en otros formatos: véase la tortilla vaga o la frittata tipo italiana (de boniato y queso azul, por ejemplo).

En esta ocasión, el protagonista será el pisto manchego tradicional al que os recomiendo dejar bastante seco para el caso que nos concierne porque si quedase muy acuoso la tortilla lo sufriría de la misma manera. Lo que tiene de especial la preparación, sobre todo lo demás, es la forma de cuajarla para que no se quede ni muy líquida ni babosa dentro. Algo que yo nunca hago con la clásica tortilla de patatas sí que lo hago en esta tortilla: remover un poco la mezcla una vez la echo sobre la sartén. Así el huevo se cuaja por todas partes formando una especie de huevos revueltos que será el contenido interior de la tortilla. 

Es importante, por supuesto, utilizar una sartén que sea muy fiable y que no se pegue, siempre os recomiendo alguna antiadherente. Yo utilizo con grandes resultados las de Ikea que están muy bien de precio y también las de BRA, un descubrimiento reciente con el que estoy realmente feliz. Una de las cosas más estupendas de esta tortilla de pisto es también lo rápida de hacer que es, porque lo normal es que tengamos el pisto ya preparado con antelación y que la tortilla sea, de hecho, una receta de aprovechamiento del mismo para que no nos aburramos de comerlo siempre de la misma manera. Que el pisto con huevo mollet o con huevos fritos está muy bien, igual que el pisto con bacalao, pero siempre es mejor hacer de más y así tener para otras elaboraciones posteriormente como podría ser también una empanada de pisto, huevo y atún

Conseguiréis una tortilla cuajada, no melosa como la fantástica tortilla con bonito, pero sí tremendamente jugosa gracias a la incorporación del calabacín de la berenjena y con mucho sabor. Emplear huevos de calidad es crucial, yo tuve la suerte de contar con los huevos que utilizan en Taberna Pedraza para sus míticas y deliciosas tortillas de Betanzos y el resultado fuer espléndido. Me imagino esos huevos en una tortilla de bacalao, o incluso en una tortilla rápida de brie y chorizo... ¡qué buenas! 

Cómo hacer una tortilla de pisto

Ingredientes

Para el pisto

  • Cebolla morada, 2 ud
  • Calabacín, 1 ud
  • Berenjena, 1 ud
  • Pimiento rojo, 1/2 ud
  • Pimiento verde, 1/2 ud
  • Tomate frito (mejor si es casero), 120 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 4 cucharadas
  • Sal, c/s
  • PImienta negra molida, al gusto
  • Azúcar, 1 cucharadita (opcional)

Para la tortilla

  • Huevos de calidad, 6 ud
  • Sal, 1 pizca
  • Pisto, la mitad de la receta preparada
  • Patatas fritas, 80 g (opcional)

Paso 1

Si no tenemos el pisto hecho lo primero que tendremos que hacer será hacerlo. Para ello pelaremos la cebolla y la picaremos finamente de manera irregular. Poner la cebolla en una olla con el aceite y comenzar a pochar a fuego suave con un poco de sal. 

Paso 2

Mientras tanto ir picando el pimiento rojo y el pimiento verde, quitando las partes blancas y también todas las pepitas y el pedúnculo, y añadirlo a la cebolla. Pochar a fuego lento para que todo se quede muy tierno. Nos podemos ayudar tapando un poco la olla para que se concentre el vapor.

Paso 3

Lavar el calabacín y la berenjena y trocear en cuadraditos dejando su piel. Añadir al guiso cuando lo anterior ya esté muy pochado. Cocinar durante unos 10 minutos y añadir entonces el tomate frito. Mezclar bien y dejar cocinar tapado, a fuego suave, durante unos 20 minutos. Al gusto de cada uno, a mí me gusta que la berenjena y el calabacín se noten en la mordida ligeramente. Cuando ya esté como nos gusta, poner a punto de sal, de pimienta negra y, si se quiere, de azúcar para contrarrestar la posible acidez del tomate. Enfriar completamente. 

Paso 4

Batir los huevos con la ayuda de un tenedor en un bol, hasta que estén bien mezclados los unos con los otros. Añadir la sal y también el pisto y mezclar bien. 

Paso 5

Calentar una sartén a fuego alto con aceite y volcar la preparación, bajar el fuego a medio y remover ligeramente haciendo una suerte de huevos revueltos. Entonces, subir el fuego ligeramente y dejar que se haga una película exterior. Volver a bajar el fuego y tapar para que se cocine ligeramente con su calor. 

Paso 6

Separar ligeramente los bordes con una espátula fina y mucho cuidado y dar la vuelta a la tortilla. Esperar a que la sartén esté bien caliente de nuevo, añadir más aceite y cuajar por el otro lado. ¡Listo!