Verduras

Huevos al horno con espárragos y verduras, receta con muchas vitaminas

Atrévete con una versión muy diferente de los clásicos huevos al horno aprovechando verduras de temporada y condimentos deliciosos como el coco y la cúrcuma.

20 mayo, 2021 12:49

Reconozco que los huevos al horno me parecen una receta maravillosa, pero que tiene su truco especial para que todo quede ligeramente gratinado, la clara cocinada y la yema cremosa. En este caso, como podría ser una shakshuka o unos huevos a flamenca, hablamos de verduras de temporada con espárrago blanco de Navarra, espinacas y bimi.

El espárrago, previamente cocido (al vacío y a baja temperatura durante 20 minutos a 85 °C), se dorará con un poco de mantequilla mientras que las espinacas y el bimi los saltearemos con aceite de coco, algo que aportará un sabor final sutil en la preparación.

El resultado será una especie de espinacas con bechamel pero muy especial porque además del coco añadiremos cúrcuma, la especia característica del curry amarillo que es un potente antiinflamatorio natural. Si no habéis hecho recetas con cúrcuma nunca os aconsejo que empecéis a probarlas.

Con todo mezclado bien en la sartén, o en un recipiente apto para recetas para el horno, sólo quedará cascar los huevos y hornear toda la preparación hasta que la clara esté bien cocinada. Una idea siempre es incorporar las claras y dejar las yemas para el último momento o, como se haría en España mucho, poner los huevos fritos con bien de puntillita.

¡Qué de recetas con huevo maravillosas nos regala nuestra tradición! Porque también se me ocurre hacer con esta base de verduras unos estupendos huevos rellenos o unos huevos gratinados, inluso hasta unos huevos encapotados con bechamel de coco, cúrcuma y espinacas podría ser una opción diferente pero muy sugerente ante ese clásico que vuelve loco a todo el mundo.

La bechamel la podréis tunear con todo lo que queráis, también por ejemplo con unas gambas o con unos daditos de jamón. Y luego prácticamente todas las especias son bienvenidas igual que cualquier variación en las verduras. Cualquier salteado de verduras será ideal aunque los espárragos blancos en temporada (o fuera de ella porque, una vez cocidos al vacío, se pueden conservar congelados) son un añadido estupendo.

Cómo hacer huevos al horno con espárragos y verduras

Ingredientes

  • Espárragos blancos, 7 ud
  • Sal, c/s
  • Azúcar, 1 cucharadita
  • Mantequilla, 15 g
  • Bimi, 4 ramitas
  • Espinacas baby, 200 g
  • Aceite de coco, 1 cucharada
  • Cúrcuma, 1 cucharadita
  • Huevos camperos, 2 ud

Para la bechamel

  • Harina, 30 g
  • Mantequilla, 30 g
  • Leche entera, 200 ml - 250 ml
  • Sal y pimienta negra, c/s

Paso 1

Cortar los tallos de los espárragos y pelarlos. Meterlos en una bolsa de vacío con un poco de sal y de azúcar. Sellar y cocinar durante 20 minutos a 85 °C. Tras este tiempo enfriar rápidamente en un baño maría invertido, con agua fría y hielo, para cortar la cocción.

Paso 2

Preparar la bechamel cocinando la harina en la mantequilla, removiendo con unas varillas para que no se dore a fuego suave. Añadir entonces la leche y remover constantemente a fuego medio durante 10 minutos hasta que espese bien. Añadir sal y pimienta negra al gusto. 

Paso 3

Dorar los espárragos en la sartén que vayamos a meter luego en el horno, con un poco de mantequilla a fuego fuerte. Reservar. 

Paso 4

Saltear ligeramente el bimi, durante un par de minutos, con aceite normal, añadir las espinacas y el aceite de coco y seguir salteando. 

Paso 5

Bajar el fuego y añadir entonces la bechamel, mezclar bien también con la cúrcuma hasta que parezcan unas espinacas con bechamel y bimi pero con la bechamel justa. Precalentar el horno a 200 ºC. 

Paso 6

Volver a poner los espárragos en el centro de la sartén y cascar los huevos encima intentando repartir la clara para que no haya sitios en los que se quede una cantidad muy gruesa de la misma. Añadir un poco de sal. 

Paso 7

Meter en el horno unos 4 minutos, controlando mucho constantemente el punto de cocción de los huevos para intentar que la yema quede poco hecha. Lo que siempre se puede hacer es dejar las yemas para el final, cocerlo todo y meterlas en la sartén en el último minuto del horno.