Saludables

Brownie sin gluten y sin lactosa que nunca imaginarías con qué está hecho

Este brownie sin gluten tampoco lleva azúcar ni lactosa y por más que lo pienses no vas a adivinar el ingrediente principal.

20 febrero, 2018 20:45

Estaba yo en casa pensando qué receta preparar para vosotros y apareció mi padre por la puerta con ocho botes de garbanzos diciendo: «estaban de oferta y como te gustan tanto…». Entonces lo vi claro, esa oportunidad no la podía desaprovechar.

Ingredientes para el Brownie sin gluten y sin lactosa

  • Garbanzos cocidos, 400 g
  • Huevos medianos, 3
  • Cacao puro en polvo desgrasado, 80 g
  • Dátiles medjool, 150 g
  • Nueces picadas, 50 g
  • Chocolates negro con el 85% de contenido en cacao, 150 g (50 g para la masa del brownie y 100 g para la cobertura)
  • Levadura, 3,5g
  • Sirope de ágave o miel, 40 g (opcional para los más golosos)

Hacía un tiempo que practicaba con este brownie sin gluten y sin lactosa, había probado de hacerlo de varias formas e introduciendo distintas variables y, por el momento, esta versión es la que más me está gustando.

Para los que todavía estáis atónitos; sí, aunque pueda parecer sorprendente este brownie lleva como ingrediente principal garbanzos. No contiene ningún tipo de harina, ni producto lácteo y tampoco lleva azúcar.

El sabor a cacao es bastante intenso por lo que si os gusta mucho el dulce os recomiendo que añadáis las 2 cucharadas de sirope de ágave o miel que pongo en ingredientes como opcionales.

Preparación del brownie de garbanzos

01: Preparación de la masa

En el vaso de la picadora introducimos los huevos y los garbanzos, lo picamos todo hasta obtener una masa fina. Reservamos la masa en un bol y lavamos el vaso de la picadora antes de continuar.

Ahora vamos con los dátiles medjool; les quitamos el hueso, los introducimos en el vaso de la picadora y los picamos (hay que picarlos muy bien para que nos quede una pasta pegajosa).

Añadimos la masa de dátil a la mezcla de garbanzos y huevos que tenemos reservada en el bol y mezclamos bien con la ayuda de una espátula. Debe quedar una masa homogénea.

Debemos ir mezclando bien cada uno de los ingredientes a medida que los vamos incorporando, es una masa densa y si no repartimos bien todos los ingredientes el resultado no será el mismo. Os aviso que tendréis que darle duro a la muñeca para que quede todo bien repartido.

En esta foto podéis ver la textura que nos debe quedar, que como se puede intuir es bastante densa.

02: Enmoldado y cocción

Antes de continuar con nuestro brownie de garbanzos, debemos precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.

Preparamos el molde, preferiblemente cuadrado, donde pondremos nuestra masa de brownie de garbanzos. Con la ayuda de un pincel o con un trozo de papel de cocina engrasamos el molde con aceite de coco (si no tenéis podéis utilizar aceite de girasol o de oliva). No recomiendo poner papel de horno en el fondo del molde por el tipo de masa que es, se humedece demasiado y por la parte de abajo no queda bien.

Colocamos en el molde la masa de brownie de garbanzos y con la ayuda de una espátula (o de las manos) y lo repartimos bien por todo el molde. Debe quedar bien compacto, para ayudarnos a ello pondremos un trocito de papel de horno encima de la masa del brownie de garbanzos una vez lo tengamos en el molde y lo presionamos bien con una espátula. Debe quedar una superficie lisa.

Ya solo nos queda poner nuestro brownie de garbanzos en el horno a 180ºC, tardará unos 35 minutos en cocinarse. Aquí no sirve el truco de pinchar con un palillo para ver si la masa está hecha, es una masa húmeda y hasta que no se enfríe no termina de coger la textura adecuada.

Trancurridos los 35 minutos ya tendremos nuestro brownie de garbanzos preparado, será el momento de sacarlo del horno y dejarlo enfriar mientras preparamos la cobertura.

04: Preparación de la cobertura

Para preparar la cobertura utilizaremos únicamente el chocolate en formato tableta con el 85% de contenido en cacao. Para fundirlo utilizaremos la técnica del baño maría que consiste en cocinar un alimento por medio del agua caliente.

Lo primero que debemos hacer es poner un cazo con agua a calentar a fuego medio-bajo, sin que el agua llegue a hervir en ningún momento. Encima del cazo pondremos un bol de manera que esté en contacto con el agua. Hecharemos el chocolate a trocitos dentro del bol y veréis que con el calor del agua se va derritiendo de una forma muy suave el chocolate.

Es importante que no entre agua dentro del bol para que no se nos estropee el chocolate.

05: Decoración y emplatado

Bañamos el brownie de garbanzos con el chocolate que hemos fundido al baño maría, nos podemos ayudar de una espátula para repartirlo bien.

Ahora solo nos queda esperar que la cobertura se endurezca, espolvoreamos con un poco de cacao puro en polvo desgrasado por encima y ya lo tendremos listo para comer.

Resultado

Como veis de aspecto es muy parecido a un brownie tradicional aunque el sabor es mucho más intenso.

Con la cantidad que hemos preparado tenemos para unas 8 o 12 porciones, dependiendo de lo golosos que seáis y lo grande que os comáis la porción. Es un dulce ideal para desayunar o merendar y otra forma de que lo más pequeños de casa coman legumbres.

Para endulzarlo he utilizado dátiles medjool por varios motivos: son más dulces, carnosos y jugosos. Me gusta utilizar de forma habitual los dátiles para endulzar ya que el azúcar no tiene cabida en mi cocina. Siempre intento que todos los elementos que conforman el plato aporten el máximo de nutrientes al cuerpo y que no sean “calorías vacías”. Aunque el dátil tiene un aporte calórico alto (288 kcal por 100 g) es menor que el del azúcar (408kcal por 100g) y además los dátiles nos aportan una gran variedad de minerales (sobre todo potasio), vitaminas y fibra.

Espero que disfrutéis con este brownie sin gluten de garbanzos. Yo mientras tanto, voy a pensar qué hago con los 7 botes restantes de garbanzos que me quedan…