Saludables

Carpaccio de calabacín, receta ligera paso a paso

Receta fácil con explicación detallada paso a paso y fotografías para preparar un refrescante y ligero carpaccio de calabacín para el verano.

En estos días de verano intento tirar siempre de recetas rápidas, fresquitas y ligeras, pero que no sea hacer la misma ensalada todos los días. Y aunque parezca que por alguna extraña razón que no estaba planeada estemos en plena semana del calabacín os prometo que ha sido casualidad, eso y que cuando uno vive solo, sabe que si llega a casa con calabacines toca preparar unas cuantas cosas con calabacín para que no se pongan malos y, como estáis pudiendo comprobar, los calabacines dan mucho juego cuando quieres comer rico y sin calorías de más.

Ingredientes

  • Calabacín, 1 trozo pequeño (*)
  • Pimiento verde italiano, 1 trozo de unos 10 cm
  • Tomate, 1 pequeño
  • Cebolla, ¼
  • Aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada
  • Vinagre suave, 2 cucharadas
  • Sal
  • Pimienta molida

Así que después de la bechamel de calabacín y el zarangollo murciano, hoy os enseño a preparar un carpaccio de calabacín con vinagreta, baratísimo, rapidísimo y facilísimo, cuyo sabor y textura crujiente os va a alegrar mucho la operación bikini.

Preparación del Carpaccio de calabacín con vinagreta

Es realmente sencillo y no hay ni que encender la cocina.

Cortamos el calabacín bien lavado en láminas muy finas y las colocamos sin amontonar cubriendo el plato donde vayamos a servirlo. Salamos ligeramente y reservamos.

Troceamos el pimiento verde y la cebolla.

Pelamos el tomate, le retiramos las semillas y lo cortamos también en dados pequeños. En un bol mezclamos tomate, cebolla y pimiento, salpimentamos al gusto, añadimos el aceite de oliva virgen extra y el vinagre y mezclamos bien.

Repartimos la vinagreta sobre las rodajas de calabacín que teníamos reservadas y ya tenemos nuestro carpaccio de calabacín listo para comer.

Resultado

Una forma diferente de comer el calabacín que os recomiendo que probéis, porque sé que a muchos os tira para atrás eso de probar esta verdura cruda, pero de verdad que cortado así finito está buenísimo.

Si no sois amigos de vinagretas, también podéis aderezar el carpaccio como si fuera uno tradicional de carne, con unas lascas de parmesano, sal, pimienta, una pizca de zumo de limón y, si os apetece, algunas nueces picadas. También estará delicioso.