Ingredientes

  • 225 g de harina de trigo blanda
  • 75 g de almendra molida
  • 75 g de coco rallado
  • 1 sobre de levadura tipo Royal sin lactosa
  • 4 huevos medianos
  • 150 g de sirope de ágave
  • 125 ml de aceite de girasol
  • 200 ml de leche vegetal sin azúcar (*)
  • 2 limas grandes (usaremos el zumo y la ralladura de la piel de ambas)
Después del éxito de las Mermeladas caseras sin azúcar, y como sabemos que a muchos de vosotros os interesa el tema de cómo preparar las recetas más tradicionales de una manera algo más saludable, no me he podido resistir a compartir con todos vosotros la receta de estas magdalenas de lima y coco sin azúcar, que al igual que las mermeladas son aptas para diabéticos. Esta receta tampoco lleva lácteos de origen animal, por lo que también es apta para intolerantes a la lactosa y alérgicos a la proteína láctea. 

Y ni se os ocurra pensar que con tanto “sin” estamos ante unas magdalenas insípidas, porque nada más lejos de la realidad. Son unas magdalenas que sorprenden por su textura ligera y esponjosa y por su sabor, que no tiene nada que ver con ese regusto químico de los productos industriales sin azúcar elaborados con edulcorantes químicos y polioles. Os puedo decir también que cuando se las ofrezco a amigos sin problemas de intolerancias me cuesta convencerles de que son sin azúcar y sin lácteos, porque están tan buenas que nadie se lo cree.

Noticias relacionadas

Así que venga, no os hago esperar más que sé que estáis deseando leer la receta.

Preparación de Magdalenas de lima y coco sin azúcar

  1. Encendemos el horno a 180ºC y lo dejamos que vaya precalentando mientras hacemos la masa.
  2. Preparamos una bandeja para hornear muffins o magdalenas llenando los huecos con cápsulas.
  3. En un bol amplio ponemos los huevos con el sirope de ágave y batimos con la batidora eléctrica hasta que espumen y casi hayan doblado su volumen.
  4. Añadimos el aceite de girasol y lo integramos con unas varillas manuales.
  5. Añadimos la leche y la integramos con las varillas manuales.
  6. Mezclamos la harina con la levadura, la tamizamos sobre la mezcla anterior y la integramos con movimientos suaves hasta que no haya grumos. No debemos batir enérgicamente para que no se desarrolle el gluten y las magdalenas queden esponjosas.
  7. Añadimos la almendra molida, la integramos y después el coco, que también integramos en la masa.
  8. Finalmente, añadimos el zumo y la ralladura de las limas y lo integramos.
  9. Llenamos las cápsulas de magdalenas que tenemos preparadas en el molde hasta 3/4 partes de su capacidad ( se llenan muy fácil y sin manchar mucho usando una cuchara de las de hacer bolas de helado) y horneamos durante 20-25 minutos hasta que veamos que al pinchar con un palo de brocheta éste sale limpio.
  10. Cuando estén listas, las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Resultado

Con estas cantidades salen 19-20 magdalenas grandes (hechas en una bandeja de 12 huecos con cápsulas del número 10).

En el caso de diabéticos, cada magdalena de este tamaño contaría como 2 raciones de carbohidratos.

Guardadas en una lata en un sitio en el que no haya humedad se conservan entre 5 y 7 días, según lo que me han contado, porque en casa si duran dos días ya es mucho. Ya me entendéis.

Si no encontráis limas, se pueden sustituir las dos limas por un limón o una naranja. Lo que no os recomiendo es un pomelo.

Tiempo: 35 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 2/5

Coste: 3-4 €