Postres

Granizado de sandía, postre natural y casero para el verano

Hacer granizado de sandía casero es facilísimo y la opción perfecta para tomar un postre refrescante y 100% natural en los calurosos días del verano. 

22 agosto, 2020 13:21

Este granizado de sandía es, sin duda, casi una NO receta. ¿Por qué? Porque es tremendamente fácil pero a su vez os dará muchísimas alegrías. Quizás no sea propiamente un granizado o más bien podríamos encasillarla como ese tipo de receta versátil que nos vale para un granizado pero también para un sorbete, dependiendo cómo trabajemos el frío en ella que es lo que más importa a la hora de congelar en casa.

Ingredientes

  • Sandía, 500 g
  • Azúcar, 90 g
  • Agua, 125 ml
  • Zumo de limón, 3 cucharadas
  • Cerezas guindas en almíbar, 6 unidades

Consejos para consumir sandía en verano

La sandía es una fruta que contiene gran cantidad de agua y muy pocas calorías, así que no te cortes a la hora de introducirla en todo tipo de platos, tanto dulces como salados. Te ayudará a mantenerte bien hidratado en los días de calor extremo y su sabor dulce te ayudará a no caer en la tentación de consumir otro tipo de refrescos menos saludables.

En recetas dulces, puedes usarla en batidos, en helados y granizados, incluso puedes hacer trozos del tamaño aproximado de un polo helado, ponerles un palito y congelarlos. En unas horas tendrás los polos de helado más sanos que puedes comer.

En recetas saladas, puedes preparar ensaladas y sopas frías o gazpachos, y para ello puedes aprovechar aquellas sandías que resultan estar un poco más verdes de lo que esperabas y aún no tienen mucho sabor. Un poco de aceite, sal y vinagre, potenciará mucho su sabor y dará como resultado un plato saciante, refrescante y con muy pocas calorías.

Cómo elegir las mejores sandías

Si no estás muy ducho en el arte de elegir sandías, no te preocupes, en realidad es más fácil de lo que parece y una vez que leas cuáles son los trucos ya sueles acertar casi siempre y cuando no, te acercas bastante. 

Para elegir una sandía en su punto,

  • Al golpearla con los nudillos debe sonar a “hueco”.
  • Por su gran tamaño, es habitual que en algunas fruterías las vendan por trozos, si decidimos comprarla así, conviene asegurarse de que la carne es firme y jugosa.
  • Si no la vamos a consumir rápidamente, la mejor elección son las sandías sin pepitas o bajas en pepitas, ya que es alrededor de éstas por donde la sandía empieza a ponerse mala.
  • Al igual que con los melones, sabremos si una sandía está madura si la mancha de la cáscara que ha estado en contacto con el suelo es de color amarillo. Una mancha blanca o verdosa indica que fue recogida antes de tiempo y estará sosa.

Cómo hacer un granizado de sandía casero

Muchas veces, cuando nos enfrentamos al reto de hacer helados en casa el factor más importante a tener en cuenta es la cristalización del mismo en congeladores no profesionales, sobre todo si no contamos con una máquina heladera que a veces - todo sea dicho - es un trasto al que no le daremos mucho uso pero sí que abultará un espacio precioso de nuestras cocinas. 

¿La clave? Ir removiendo nuestro sorbete muy frecuentemente mientras se va cristalizando en el congelador y si quisiéramos hacerlo más cremoso podríamos ayudarnos con otros tipos de endulzantes como azúcar invertido o dextrosa y también con un poquito de goma garrofín que nos dará esa elasticidad necesaria para hacer un buen sorbete. En la receta no he incluido estos ingredientes porque no es tan fácil encontrarlos pero si tuviéseis posibilidad de emplearlos, para estas cantidades os recomendaría añadir 3 g de goma garrofin y reducir el almíbar a la mitad de cantidades añadiendo 50 g de azúcar invertido. 

Paso 1

Lo primero que tendremos que hacer será preparar el almíbar poniendo el azúcar y el agua en un cazo a hervir. Cuando rompa a hervir lo dejaremos a fuego suave 3 minutos y lo retiraremos del fuego, enfriándolo completamente antes de usarlo. 

Paso 2

Pelar la sandía, cortarla en trocitos y retirar todas las pepitas. En un bol o en un vaso batidor poner la carne de la sandía, el zumo de lima, el almíbar y las guindas con una cucharada de su propio almíbar y triturar todo muy bien. Aquí es cuando también podríamos añadir el azúcar invertido y la goma garrofin. Triturar muy muy bien hasta que quede un puré. 

Paso 3

Poner en una tartera y llevar al congelador durante aproximadamente 6 horas. Si queremos un granizado con trozos de hielo no hará falta que lo removamos en ese tiempo, simplemente tendremos que rascar una vez esté congelado para sacar los pequeños bloques de hielo de sandía. Si en cambio queremos un sorbete lo más recomendable es remover cada hora, para que no se cristalice la mezcla.