Milhojas de merengue caseras

Milhojas de merengue caseras

Postres

Milhojas de merengue caseras, receta paso a paso

Receta con explicación detallada y fotografías con cada uno de los pasos a seguir para preparar en casa unas milhojas de merengue.

Preparación: 10 min   Cocción: 20-25 min   Dificultad: 2/5  Unidades: 8-10  Coste: <6 €

Ingredientes

  • Hojaldre, 2 láminas
  • Azúcar, para espolvorear
  • Azúcar glas, para servir
  • Merengue italiano (*)

Hace unos días os enseñamos a preparar un merengue italiano, el merengue más estable para elaborar dulces como los de pastelería y hoy os vamos a enseñar a preparar las milhojas de merengue caseras que nos hicimos con él. Un dulce clásico en las vitrinas de las pastelerías que mantiene su posición y trasciende las modas pasajeras de cronuts, cupcakes y demás inventos que aparecen cada año.

Y con el merengue italiano, hacer milhojas de merengue caseras es algo muy sencillo, pues afortunadamente hay masas de hojaldre comerciales de bastante calidad que nos permiten hacer este postre en casa sin tener que hacer el esfuerzo de preparar nuestro propio hojaldre que sí es algo más laborioso -0jo, que no difícil-.

Preparación de las Milhojas de merengue caseras

  1. Hay que empezar por preparar el merengue italiano, así que mientras este termina de montarse en la batidora -si tenemos una batidora que bata ella sola, claro está-, podemos ponernos a preparar el hojaldre.
  2. Encendemos el horno a 200ºC.
  3. Estiramos un poco las láminas de hojaldre con el rodillo moviendo este siempre en la misma dirección, las cortamos en rectángulos con ayuda de una plantilla, los colocamos en una bandeja con papel de horno, los espolvoreamos con azúcar normal, los tapamos con otra lámina de papel de horno, ponemos una bandeja encima para que el hojaldre no suba durante el horneado y dejamos la bandeja preparada en la nevera hasta que el horno esté caliente.
  4. Cuando lo esté, introducimos el hojaldre en el horno y horneamos de 20 a 25 minutos hasta que el hojaldre esté dorado. Lo mejor es comprobar a los 20 minutos y si vemos que aún está “blancucho” lo dejamos unos minutos más. El tiempo total dependerá de cuánto lo hayamos estirado a mano.
  5. Al sacar los rectángulos del horno es normal que hayan encogido un poco en la dirección que hemos estirado, por eso veis que no quedan todos los rectángulos del mismo tamaño, así que los agrupamos en parejas. (Si las láminas de hojaldre son rectangulares y cortamos todos los rectángulos en el mismo sentido encogerán todos por igual y saldrán del horno con tamaños muy parecidos, pero si las láminas son redondas tendremos que jugar un poco al “cada oveja con su pareja” 🙂  ).
  6. Dejamos enfriar los rectángulos de hojaldre en una rejilla.
  7. Para montar las milhojas de merengue caseras, colocamos una base de hojaldre, encima una capa generosa de merengue que podemos extender con ayuda de una manga pastelera o bien con una cuchara, tapamos con otro rectángulo de hojaldre y, casi en el momento de servir espolvoreamos con el azúcar glas con ayuda de un colador de malla fina.

Resultado

Aunque preparar el merengue italiano nos lleva un ratito, estas milhojas de merengue caseras no tienen nada que envidiar a las de pastelería por lo que son un éxito como broche final en una comida especial.

Como os decía, con la mitad del merengue es suficiente para una capa de unos 2 cm, pero aquí en casa que están acostumbrados a las milhojas gigantes del escaparate de una conocida pastelería de Ferrol en las que la capa de merengue debe medir unos 15 cm así que cuando vieron que solo había un par y que sobraba merengue me tocó abrirlas con cuidado y repartir el resto del merengue, pero bueno, eso ya es otra historia.

Después de que probéis estas milhojas de merengue caseras es muy probable que en vuestra pastelería de confianza os empiecen a echar de menos.