Preparación: 10 minutos  Cocción: 30 minutos  Dificultad: 1/5  Raciones: 8  Coste: <4€  Enfriamiento: 1 hora

Ingredientes

  • Queso fresco, 250 g
  • Queso Mascarpone, 250 g
  • Levadura, 1 sobre (16 g)
  • Harina, 100 g
  • Azúcar, 170 g
  • Leche, 1/2 vaso
  • Huevos, 4
  • Mantequilla (*)

Noticias relacionadas

De siempre en casa nos ha gustado la tarta de queso y siempre que tenemos oportunidad la hacemos. Nuestra tarta de queso tiene algo especial y es que es una tarta de queso con Mascarpone. He estado como una loca busca que te busca la receta por todos lados y no la he encontrado así que al final decidí mezclar los quesos y mirad qué delicia.

Lo único que hay que hacer es mezclar los quesos y además está deliciosa y con poco esfuerzo, a no ser que prefiráis ahorraros el gimnasio de ese día y en vez de mezclar con la batidora lo hagáis con unas varillas, eso ya es libre elección 😉

Preparación de la Tarta de queso con Mascarpone al horno

  1. Encendemos nuestro horno para que se vaya calentando a 180 ºC.
  2. Comenzamos nuestra tarta de queso con Mascarpone engrasando un molde desmontable de 25 cm de diámetro con la mantequilla y reservamos.
  3. En un recipiente ponemos el queso fresco, queso mascarpone, el azúcar y los huevos. Batimos con la batidora de mano o como dije anteriormente con las varillas de mano.
  4. En la mezcla anterior añadiremos ahora la leche y la harina tamizada junto a la levadura y volvemos a batir.
  5. Ya tenemos preparada nuestra tarta de queso con mascarpone solo nos queda volcar la mezcla en nuestro molde y meterlo al horno durante 30 minutos, calor arriba y abajo.
  6. Una vez transcurrido este tiempo pinchamos con un palito y tiene que salir limpio. Si no ha salido limpio la volvemos a meter en el horno y la dejamos unos 5 minutos y si ha salido limpio colocamos el molde sobre una rejilla para que se enfríe. Cuando lo saquemos veremos que la tarta ha quedado redondita, que ha subido como si fuera un bizcocho.
  7. Pasados 10- 15 minutos ya lo podemos desmoldar nuestra tarta de queso (nos daremos cuenta que se ha “bajado” y veremos que los bordes se han plegado como debe de ser en las tartas de queso) y la dejamos enfriar 1 hora.

Resultado

¿Qué os ha parecido nuestra tarta de queso con Mascarpone?  Fácil, ¿verdad? Si es que la tarta de queso con Marcarpone es un postre súper fácil y delicioso. Sobre todo al ponerle mascarpone queda más jugoso, le da más cremosidad y parece que se deshace en la boca.

También es opcional el añadirle 1/2 cucharadita de extracto de vainilla o azúcar avainillado a nuestra mezcla.

Al haber mezclado el queso fresco y el queso mascarpone podemos ver que la tarta se queda con dos texturas, una que es más esponjosa y que se queda en la parte superior y la otra que es más espesita que es la que aporta la cremosidad y está en la parte inferior (la base).

En casa, la tarta de queso con Mascarpone nos gusta así de simple pero por supuesto sois libres de cubrirla con mermelada de fresa o arándanos, con un coulis  de frutos rojos o como más os guste.

Y vosotros, ¿con qué acompañaríais la tarta de queso?