Para los amantes del café y los amantes de los postres, para los que les gusta tomarse algo después de comer en la sobremesa que equilibre lo dulce y lo amargo y que tengo algo más de cuerpo que un simple café. Para todos ellos, esta mousse/crema de café que he hecho mezclando dos recetas: la de crema de café y mousse de café, y me ha salido esta maravilla que creo oportuno compartir. Como dice la canción, “juntos, café para dos”

Ingredientes para 4

  • 150 gramos de azúcar
  • Azúcar Glass (si se tiene, si no, no pasa nada)
  • Una cucharada de mantequilla
  • Media copa de Whisky
  • 2 yemas de huevo
  • 1 hoja de gelatina
  • Un vaso de café bien cargado de cafetera
  • Media tableta de Chocolate Fondant Negro para fundir
  • Para decorar: Nata montada

Noticias relacionadas


.

Preparación

Preparar un buen café de cafetera a ser posible de aroma intenso, 80 – 20.

Mientras tanto, en un cazo, fundir el chocolate al baño maría con una cucharada de mantequilla.

En un cuenco grande, mezclamos las yemas de los dos huevos (las claras las apartamos porque más tarde las usaremos), el azúcar, el café recién hecho (un vaso de 200 ml) y un chorrito de whisky. Removemos bien con unas varillas hasta fusionar todo. Luego separaremos esta mezcla en dos, para la mousse y para la crema.

Con las claras de los huevos, pues ya os lo podeís imaginar, las montamos sin que queden muy compactas. Ojo con este paso porque si no sale bien, adiós la mousse.

Mousse: Con una de las partes de la mezcla del café y las yemas, añadimos todo el chocolate fundido, removemos bien y posteriormente añadimos las claras ya montadas. Esta será la mousse de café. Debería quedar esponjosa.

Crema: Con la otra parte de la mezcla del café, lo que haremos será añadirle la hoja de gelatina que debería haberse disuelto en un poco de agua (en las instrucciones de las hojas de gelatina explica fácilmente cómo disolverlas). Mezclamos bien la gelatina y el mezcla del café con las yemas. Esta será la crema de café, que irá en el fondo de las copas o recipientes, y encima, pondremos la mousse que antes hemos explicado.

Rellenamos las copas donde se vaya a servir con la crema de café (la de la gelatina) y la metemos en el frigo para que cuaje y poder echar encima la mousse, que también meteremos en el frigo para que coja cuerpo.

Dejamos enfriar las copas en el frigorífico (de tres a 6 horas) y las servimos.

Ya frías y puestas las dos capas, crema y mousse, coronamos con un poco de nata montada y algo de chocolate rallado por encima.

Resultado

Si, se que es algo complicado, pero ¿que os puedo decir del resultado? Simplemente maravilloso. Dulce, amargo, con toque de alcohol para que la mousse, aparte de flotar en el paladar, cree cuerpo, y la crema del fondo, con ese tacto tan agradable en la lengua… Con este postre conquistarás a cualquiera, así que ten cuidado a quién se lo das…

 

Tiempo: 30 minutos (y 4 horas de reposo)

Dificultad: 7/10

Digestión: 4/10

Precio: 5€ en total