Pasta y arroz

Lasaña de cocido, receta de aprovechamiento fácil y deliciosa

El cocido es uno de los platos estrella del invierno, y es quizá una de las más agradecidas para aprovechar las sobras en platos como esta lasaña de cocido.

7 febrero, 2020 10:47

El cocido es una receta que a lo largo del invierno se repite innumerables veces en casa de mis padres y de mis suegros, así que por suerte suele haber un tupper en mi nevera que nos ayuda a solucionar más de una comida entre semana. Además de preparar una “ropa vieja” o unos sencillos macarrones para aprovechar estos restos, se me ha ocurrido que una lasaña sería perfecta también, así que me puse manos a la obra y el resultado fue espectacular, mal está que yo lo diga, pero definitivamente la repetiremos en más de una ocasión seguro.

Ingredientes

Para la lasaña

  • Puerro, 1
  • Restos de carne de cocido (lacón, ternera, pollo), 200 g
  • Salsa de tomate, 4 cucharadas
  • Láminas de pasta para lasaña, 9
  • Bechamel
  • Queso rallado para fundir, 200 g

Para la bechamel

  • Aceite de oliva, 1 cucharada
  • Mantequilla, 25 g
  • Harina de trigo, 40 g
  • Leche, 400 ml
  • Sal, pimienta y nuez moscada

Paso 1

Antes de nada pondremos a remojo las láminas de lasaña, en este caso he utilizado unas de preparación rápida que no necesitan cocción y son muy cómodas, simplemente las dejo a remojo en agua caliente mientras preparo el resto de ingredientes y después ya puedo montar la lasaña. Colocadlas de una a una en el agua esperando unos segundos antes de sumergir la siguiente, para evitar que se peguen.

Paso 2 

En una sartén a fuego medio vamos a preparar el relleno de nuestra lasaña. Calentamos unas 2 ó 3 cucharadas de aceite de oliva y pochamos el puerro picadito, durante unos 5 minutos.

Cuando ya esté blandito el puerro le añadimos la carne que habremos troceado en trocitos muy pequeños, con cuchillo, o si tenéis una picadora manual de cuerda queda estupenda, porque al no ser tan potente como una eléctrica se controla muy bien que quede la carne triturada como queremos sin que llegue a formarse una pasta. Añadimos la carne a la sartén, junto con un par de cucharadas de salsa de tomate, salpimentamos, apagamos el fuego y reservamos.

Paso 3

En otra sartén prepararemos la bechamel, calentamos a fuego medio el aceite junto con la mantequilla, cuando esté derretida añadimos la harina y removemos con unas varillas o una cuchara de madera, removemos durante dos o tres minutos y añadimos la leche, que habremos calentado durante un minuto en el microondas, para que no se formen grumos. Removemos bien hasta que espese, condimentamos con sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Si se han formado muchos grumos no te preocupes, la metemos en un vaso de batidora y trituramos.

Paso 4 

Encendemos el horno a 220ºC con el gratinador y mientras se va calentando aprovechamos para montar nuestra lasaña. En el fondo de una fuente rectangular ponemos un par de cucharadas de salsa de tomate y colocamos 3 láminas de lasaña. Por encima esparcimos la mitad de nuestro relleno de puerro y carne, y cubrimos con unas tres cucharadas de bechamel. Repetimos la operación, otras 3 láminas de lasaña, el resto del relleno, un poco de bechamel, y por último las últimas láminas de lasaña, el resto de la bechamel y una capa abundante de queso rallado, en este caso he utilizado mozzarella, pero cualquier otro queso especial para fundir y gratinar nos vale.

Paso 5 

Para acabar nuestra deliciosa lasaña, la metemos en el horno a gratinar unos 15 o 20 minutos, hasta que el queso esté doradito, y lista para servir!.