Pasta y arroz

Cómo hacer arroz blanco que no quede duro ni pasado

Os contamos todos nuestros trucos para hacer arroz blanco que quede siempre perfecto para acompañar todo tipo de platos como albóndigas, ensaladas, etc

Noticias relacionadas

El arroz blanco, o arroz en blanco, es una de las guarniciones más socorridas de la cocina del día a día. Es un alimento barato, que además es rápido y limpio a la hora de cocinar, pues no requiere manipulación previa que genere desperdicios como sería el caso de las patatas que hay que pelarlas y cortarlas antes de cocinar.

No en vano, es uno de los alimentos más consumidos en el mundo, no solo por las razones anteriormente expuestas, sino porque también es un alimento muy versátil que funciona bien como guarnición de todo tipo de alimentos como carnes, pescados, verduras, salsas,...

Habitual de la cocina asiática y cada vez más presente en la occidental, en la que a menudo solemos hacer arroz blanco para preparar ensaladas, guarniciones varias o simplemente, con un par de huevos fritos y nos resuelve tan a gusto una comida.

Cómo cocer arroz blanco perfecto

Cocinar arroz blanco es muy sencillo, pero antes de ponerte manos a la obra es necesario que tengas claro cuál es el resultado que quieres conseguir, pues con eso sabrás qué tipo de arroz debes utilizar y cómo debes de cocinarlo. No es lo mismo un arroz para ensalada que querrás que quede completamente suelto, que un arroz basmati en el que querrás conservar todos los aromas o un arroz en blanco para acompañar platos como unas albóndigas en salsa o unos chipirones en su tinta y que quieres que quede más meloso.

Así que vayamos por partes.

Cómo hacer arroz blanco para ensalada

Ahora que estamos en tiempo de ensaladas y platos fresquitos, os voy a contar una receta, para preparar un arroz blanco que quede totalmente suelto. En realidad, más que una receta es un truco que te permitirá cocinar un arroz blanco totalmente suelto y mucho más rápido que con cualquier otra receta.

Se trata ni más ni menos que cocinar el arroz -preferiblemente de grano largo- como si fuese pasta, es decir en una olla con agua hirviendo en abundancia. Tan sencillo como llenar una olla con agua como si fuéramos a cocer pasta, y cuando rompa a hervir, echar el arroz y dejar que hierva durante diez minutos. Pasado ese tiempo comprobar el punto y, si es necesario, cocinar uno o dos minutos más.

Escurrir y enjuagar bajo un chorro de agua fría para cortar la cocción y eliminar cualquier resto de almidón. Escurrir y aliñar al gusto.

A la hora de cocer el arroz así, podemos cocerlo con o sin sal, pues los aliños de la ensalada ya incluirán este ingrediente. Ten en cuenta también que aunque pongas sal, al lavarlo, se perderá una parte.

Cómo hacer un arroz blanco meloso

Y ojo, que con meloso en ningún momento quiero decir pasado o pastoso, cosa que algunos bares confunden mucho.

Para hacer arroz en blanco meloso necesitas: media cebolla, un diente de ajo, dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, un vaso de arroz redondo, dos vasos y medio de agua, una hoja de laurel y sal al gusto.

Para prepararlo, haz lo siguiente:

En una cazuela pon a calentar el aceite, a fuego medio, añade el ajo pelado y bien picado, déjalo que se cocine hasta que empiece a desprender sus aromas.

Después añade la cebolla pelada y picada muy fina, déjala pochar hasta que transparente.

Añade el agua, la sal y la hoja de laurel, espera a que rompa a hervir y añade el arroz bien repartido. Cuando recupere de nuevo el hervor, baja el fuego casi al mínimo, lo justo para mantener el "chup chup" y déjalo cocinar sin remover durante 18-20 minutos.

Cómo hacer un arroz blanco en su punto en microondas

Un gran olvidado a la hora de cocinar el arroz es el microondas y es una pena porque se consiguen resultados increíbles y en menos tiempo que por otros métodos. 

Me gusta especialmente cuando preparo arroz basmati como guarnición de platos de cocina asiática.

Hacer arroz blanco en el microondas es tan sencillo como poner en un recipiente apto para microondas dos medidas de agua con sal al gusto, calentar durante dos minutos a 800W, añadir el arroz y calentar durante 9 minutos a 800 W. Si pasado este tiempo sigue un poco duro calentamos otro minuto y volvemos a comprobar. En total no deberían ser necesarios más de diez minutos.