rose_wine_red_romantic_bottle_drink_glass_vintage-678557

rose_wine_red_romantic_bottle_drink_glass_vintage-678557

Bebidas

Los mejores vinos para regalar por San Valentín

Tanto si tu pareja es un afamado sumiller como si es novel en el mundo de los vinos, con estos vinos para regalar por San Valentín acertarás.

Puede que no haya un vino perfecto para cada uno de nosotros (al menos no uno solo) pero sí lo hay para cada momento. Si estás harto de regalarle lo mismo a tu compañer@ año tras año, te ayudamos a acertar con la botella perfecta para brindar el Día de los Enamorados.

Los mejores vinos para regalar por San Valentín

Porque no hay nada mejor que un buen vino para celebrar el amor, te recomendamos las etiquetas más especiales para vuestra velada en pareja, sea cual sea, o para que disfrutes a solas si has esquivado las flechas de Cupido.

Para una noche de sorpresas

Si tu chico o tu chica es difícil de convencer y prefiere lo malo conocido a lo bueno por conocer, intenta iniciarle en el maravilloso mundo del vino con algo suave y dulce. Si no quieres fallar, prueba con un PX con solera o un oporto vintage. Y si decides arriesgar, existen nuevas producciones semi dulces de txacoli, sauvignon blanc o verdejo que no os dejarán indiferentes.

Astobiza Vendimia Tardía (16,90 €), por ejemplo, es un txakoli de Álava con aromas tropicales y a miel. La sorpresa llega en boca, con una textura envolvente pero no empalagosa, que aguanta desde el jamón al foie y desde los quesos al helado. Otra opción para sorprender es el Rosé Vulcanico o rosado volcánico que elabora Azores Wine Company (9 €) en mitad del Atlántico, en la base de un volcán. Un vino para entrar en erupción.

vino

vino

El mejor vino para un San Valentín de sofá, peli y mantita

Si tu pareja es adicta a las series y cree que todo lo que sabe de la vida lo ha aprendido en El cuento de la Criada, Fariña o House of Cards, ponle una copa de vino en la mano y asegúrate de que suelte el mando de la tele al menos durante un rato. Como la idea es pasar la noche de San Valentín en el sofá viendo vuestra película favorita, podéis acompañar el momento con un vino friki como los que los californianos de Vintage Wine Estates y la productora HBO han creado para intensificar la experiencia de Juego de Tronos: un cabernet sauvignon elaborado en Napa Valley (43 €), un chardonnay y un coupage de variedades tintas (ambos 17 €), inspirados en las familias y en los personajes.

También puedes probar a abrir un vino ecológico (al natural, sin maquillaje), que están muy de moda en los ambientes culturetas. Si estás empezando, decántate por La Felisa de Emilio Moro (24,90€), un vino eco que rinde homenaje a la tradición, al arraigo y a la herencia familiar, pero que ni sabe ni huele raro como según que biodinámicos.

brindar cena de san valentín

brindar cena de san valentín

Vinos a prueba de listillos

También puede ser que el amor de tu vida sepa de vinos porque su familia vive en una villa tipo Falcon Crest y se haya criado entre viñedos, o simplemente porque esto de beber mosto de uva le gusta de verdad. Si es así, la única manera de conquistarle en San Valentín es descorchando un gran reserva. Como mínimo. No intentes impresionarle, ve a lo seguro.

Apuesta por un vinazo tipo Muri Veteres (30 €), el monastrell por excelencia de bodegas Carchelo, el vino heróico de Jumilla; El Negociante de Vinoselección (18 €), el primero de una colección de vinos únicos, irrepetibles y de edición limitada inspirados en la figura del négociant francés, cuyo principal valor está en el contenido y no en la marca, la zona o la variedad.

Un champán como el Taittinger Prestige Rosé Brut Champagne (64,90 €), diseñado con un aporte de vinos de Reserva (30% Chardonnay y un 70% de Pinot Noir y Pinot Meunier), te asegurará la conquista o, por qué no, un blanco portugués como CH by Chocapalha (27,50€), elaborado solo con la desconocida arinto y 9 meses de battonage, muy fino y elegante. Si con esto se las sigue dando de listo, ¿por qué no le preparas una sensual cata a ciegas?

copas de vino

copas de vino

Los mejores vinos para regalar por San Valentín para tortolitos clásicos

No os gustan los experimentos ni las sorpresas, sois así de tradicionales. No pasa nada porque para vosotros y vuestra forma de celebrar este 14 de febrero también hay un vino perfecto. Si en materia de tintos sois de los que seguís las pautas de papá o el abuelo porque son los que saben del tema, un rioja, un ribera, un borgoña o un burdeos con el cuerpo y la elegancia de los buenos vinos y las elaboraciones de toda la vida, siempre serán un acierto.

Atrévete a gastarte un poco más por aquello de que un día es un día y daos un merecido homenaje con un Tierras de Cair (33,90 €), el reserva de Dominio de Cair en la Ribera del Duero, o un Amaren Tempranillo de Samaniego, Álava (29,90 €), ambos de Familia Luis Cañas. Para salir de España pero no recurrir a Francia, Quinta das Cerejeiras, el Grande Reserva de Companhia Agricola do Sanguinhal (D.O. Lisboa) elaborado con touriga nacional y aragonez (18 €).

red_wine_wine_bottle_red_alcohol_cellar_bottle_of_wine_wines-664513

red_wine_wine_bottle_red_alcohol_cellar_bottle_of_wine_wines-664513

Los mejores vinos subir la foto a Instagram

Pero si queréis que vuestro San Valentín sea como el de un influencer, lo mejor es tirar de etiquetas chulas y de packs sorpresa. En esta última categoría ganan por goleada los jereces en frasco de perfume de Roberto Amillo. Una colección exclusiva que aúna lo mejor de las dos denominaciones más antiguas de España, Rioja y Jerez, a través de cinco vinos: amontillado, oloroso, Pedro Ximénez, palo cortado y brandy jerezano (45 € uno, 185 € el estuche). Y lo hace con unas botellas de diseño tipo trampantojo, que asemejan ser frascos de perfume.

Las etiquetas de El Chico Malo y La Más Bonita, la apuesta hipster de WineryArt Bodegas, también son muy aparentes para este día. Un tinto atrevido y un blanco fresco de Yecla que pueden ser un buen regalo doble. Y si no, el rioja joven de Bodega Contador, A mi manera (16,25 €), una declaración de intenciones en San Valentín, aunque sólo sea por el corazón de su etiqueta y su sugerente nombre.