Preparación: 10 min     Dificultad: 1/5   Raciones: 2     Coste: 2 €

Ingredientes

  • Huevos, 3
  • Algas wakame deshidratadas, 10 g
  • Gulas, 125 g
  • Guindilla o cayena, 2 ó 3
  • Ajos, 4 dientes
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas
  • Sal (*)
No sé vosotros, pero yo estos días entre Nochebuena y Fin de Año intento complicarme lo mínimo en la cocina y, aparte de aprovechar los restos de las comidas navideñas que no han ido directos al congelador, procuro preparar platos que no requieran ni mucho jaleo ni ensuciar la cocina más de lo necesario como, por ejemplo, esta receta de revuelto de gulas al ajillo con algas wakame que está para chuparse los dedos, que se prepara en un santiamén y que es perfecta para una cena rápida o, si lo ponemos encima de unas tostadas de pan, hasta nos serviría como entrante para una comida informal con invitados de esas que también son muy habituales estos días.

Noticias relacionadas

Creo que es la primera vez que en Cocinillas os traemos una receta con algas como ingrediente, pues es algo que hasta hace poco tiempo no se utilizaba en los hogares, pero con la difusión que empieza a tener la alta cocina ahora es fácil encontrarlas deshidratadas en herbolarios y en muchos supermercados, lo que nos permite disfrutar de ellas en casa siempre que queramos.

Así que, tomad nota que vamos a preparar la receta en un periquete.

Preparación del Revuelto de gulas al ajillo con algas wakame

  1. Lo primero que haremos será poner a hidratar las algas wakame en un bol con agua fría durante una hora aproximadamente.
  2. Cuando estén hidratadas las escurrimos, las cortamos en tiras y las reservamos.
  3. En una sartén a fuego medio (7/12) ponemos el aceite, los ajos pelados y laminados y las guindillas y salteamos estos hasta que veamos que los ajos empiezan a tomar color.
  4. Añadimos las algas wakame escurridas y las salteamos con los ajos y las guindillas durante 2 ó 3 minutos.
  5. Añadimos las gulas y removemos bien durante un minuto más, pues solo tienen que calentarse.
  6. Apagamos el fuego y añadimos los huevos batidos para que se cuajen con el calor residual mientras los movemos con la espátula.
  7. Si fuese necesario, rectificamos de sal antes de servir. Recordad que, para que el huevo no quede reseco, los revueltos se salan siempre al final.
  8. Podemos servir el revuelto de gulas y algas solo, con pan tostado, con arroz blanco o lo que nos apetezca. Yo esta vez lo he servido con unas chips crujientes de patata, remolacha y patata violeta.

Resultado

Rápido y muy fácil de preparar, económico, porque aunque las algas no sean baratísimas, solo utilizamos 10 g que cuestan unos 50 céntimos.

En vez de algas wakame, si no las encontramos, pueden utilizarse las que se llama “spaghetti de mar”, con un sabor algo más suave pero que también quedarán muy bien en este revuelto de gulas y algas.

Y vale, si lo de comer algas os da repelús, aceptamos espinacas como vegetal de compañía 😉

GULAS®, es una marca registrada por ANGULAS AGUINAGA