Aperitivos y entrantes

Croquetas sin lactosa de atún y zanahoria

12 mayo, 2014 10:33

Si hay algo que nunca debe faltar en el congelador de los que no todos los días disponemos del tiempo que quisiéramos para cocinar son unas buenas croquetas caseras. En unas prisas, acompañadas de una ensalada son un menú muy completo que podemos preparar en pocos minutos. Por eso, el día que tenemos un ratito para cocinar, merece la pena preparar una buena cantidad de croquetas y congelarlas.

Ingredientes

  • 500 g de zanahorias
  • 1 cebolleta grandecita
  • 120 ml de AOVE
  • 130 g de harina blanda
  • 600 ml de leche sin lactosa
  • 100 g de atún escurrido
  • Sal, pimienta y nuez moscada al gusto
  • Pan rallado fino.
  • Huevos (la cantidad dependerá del tamaño de las croquetas que hagáis)
  • Pan rallado grueso o Panko
  • Aceite para freir.

Las croquetas que os propongo hoy son de atún y zanahorias, por lo que tienen un bonito color naranja que sorprenderá a casi todos los que las prueben.

Os advierto que son deliciosas. En casa, que no son muy amigos de zanahorias, cuando las hago vuelan. Avisados quedáis.

Preparación de croquetas de atún y zanahorias sin lactosa

  1. Lavamos, pelamos y rallamos las zanahorias lo más finamente posible teniendo cuidado de recoger el líquido que suelten. Formas fáciles de hacerlo es poner un colador grande encima de un bol e ir rallando encima del colador o, mi favorita, que es utilizar la licuadora que ella solita separa el jugo de la pulpa.
  2. Picamos la cebolleta en brunoise o lo más pequeñita que seamos capaces.
  3. En una sartén amplia, preferiblemente antiadherente, ponemos a calentar el aceite. Cuando esté caliente pero sin llegar a humear echamos la pulpa de zanahoria y la cebolleta, damos una vueltas con la espátula, salamos ligeramente y bajamos el fuego (3/12) para que se pochen los vegetales. En unos 10 minutos estarán listas.
  4. Subimos el fuego (9/12), añadimos la harina y revolvemos bien con la espátula durante un par de minutos. Este paso es importante si no queremos que nuestras croquetas sepan a harina cruda.
  5. Añadimos el jugo de las zanahorias y lo integramos bien removiendo con la espátula.
  6. Añadimos unos 100 ml de leche y removemos hasta que se hayan integrado. Repetimos el proceso hasta terminar toda la leche. Haciéndolo de esta manera controlamos bien que no nos queden grumos de harina,
  7. Añadimos el atún desmigado y lo mezclamos bien para que quede bien repartido en toda la masa.
  8. Probamos y ajustamos de sal. Añadimos también pimienta molida y nuez moscada al gusto.
  9. Volcamos la masa en una fuente amplia y la dejamos enfriar. Yo intento dejarla toda la noche en la nevera.
  10. Cuando la masa está fría, le damos forma de croquetas propiamente dichas. Para ello usamos un par de cucharas, nuestras manos limpias o una manga pastelera y unas tijeras, que es el método más rápido.
  11. Las pasamos por pan rallado fino, huevo batido y pan rallado grueso. Es importante rebozarlas bien para que luego no se abran al freírlas.
  12. Ahora solo falta freírlas. Si lo hacemos en el momento, quedan estupendas si se fríen a 180ºC hasta que las veamos doraditas. Si las freímos congeladas, es mejor freírlas a unos 150ºC y un poquito más de tiempo para asegurarnos de que se descongelan bien. Es importante no freir muchas de cada vez para que no baje demasiado la temperatura del aceite al echar las croquetas.

Resultado

Con las cantidades que os pongo salen unas 40 croquetas de tamaño ideal para congelar, pues en este caso es conveniente que el diámetro de las mismas no sea demasiado grande para asegurar que al freírlas no queda frío el interior. Lo que no es recomendable es descongelarlas antes de freírlas.

Como comentaba en los ingredientes, la cantidad de huevos dependerá del tamaño de éstos y del tamaño de las croquetas. Cuanto más pequeñas sean necesitaréis más huevo y más pan rallado. Yo lo que hago es empezar batiendo dos huevos y a medida que se acaba añado otro hasta rebozarlas todas.

El pan rallado grueso del rebozado final hace que quede muy crujiente, aunque también quedan fabulosas si hacéis los dos rebozados con el más fino.
Si después de todas estas recomendaciones aún os queda alguna duda, dejadla en la cajita de comentarios e intentaré aclarárosla lo más rápidamente posible.