Tortilla de patatas rellena de setas a la mostaza, ¡sabor y melosidad!

Tortilla de patatas rellena de setas a la mostaza, ¡sabor y melosidad!

Recetas

Tortilla de patatas rellena de setas a la mostaza, receta reinventada

Dale un giro a tu tortilla de patata con esta versión cubierta por una capa de setas a la mostaza, una opción fácil para tunear un clásico. 

2 febrero, 2021 10:36

Si en España cogemos nuestro recetario y ordenamos por número de veces que se ha cocinado un plato posiblemente encontramos la tortilla de patatas en la primera posición. Formas de hacer tortilla de patatas hay tantas como personas, y si todavía no conoces el mejor truco para hacer una tortilla de patatas perfecta deberías echarle un vistazo. Una vez hecho eso puedes probar los trucos de Dani García para hacer tortilla de patatas o seguir nuestro paso a paso para hacer la mejor tortilla de patatas. Y si no tienes tiempo, recurrir a la receta de tortilla de patatas exprés.

Aprovechando que tenía unas setas en la nevera se me antojó hacer un strogonoff con otras tantas verduras que había por ahí (zanahoria sobre todo), pero con la particularidad de que tenía que terminar con un bote de mostaza que llevaba tiempo rondando por la nevera.

Así pues, surgió esta subreceta vegetariana deliciosa que lo mismo sirve para comerla de plato principal acompañada de un poco de arroz o como, por ejemplo, salsa para una pasta. Sin embargo, no por nada lleva el prefijo “sub”. De igual forma que se me antoja una cosa, se me antoja otra y la elegida fue una deliciosa tortilla de patatas. Y así surgió, sin comerlo ni beberlo, una combinación asombrosa: tortilla de patatas rellena de setas a la mostaza.

Vamos a ver. Pongámonos serios. ¿A quién no le gusta la tortilla de patatas? Puede haber gente que le guste más y otra que le guste menos. Puede haber una guerra por saber si se prefiere con cebolla o sin ella, más cuajada o menos, pero lo que se dice gustar; yo creo que le gusta a todo el mundo. Nunca me he encontrado con nadie a quien no le guste una tortilla de patatas bien amarilla y bien jugosa. Casi una oda celestial que atrae fieles seguidores a su causa desde todas partes del mundo.

Robin Food seguro que difiere bastante de que rellenemos tortillas, pero la verdad es que, según qué, le da un puntillo y cierta complejidad gastronómica. Formas de rellenar hay muchas: echando una capa de huevo y tortilla, relleno y la otra capa; mezclando el relleno directamente con los huevos y la patata; o, como en nuestro caso, formando la tortilla, coronando el relleno y cubriéndola con un fino velo de huevo batido al más puro estilo La Maruca.

Las mejores tortillas se pueden encontrar en estos sitios, pero no hay nada mejor que hacerla en casa del gusto de cada uno y con los ingredientes que más nos gusten. Sin prejuicios y sin dogmas establecidos. Aún así, si me permiten un consejo, el éxito de la tortilla radica en una patata bien frita, un huevo por caca 100 gramos de patata, cebolla a discreción y, lo más importante, el tiempo de reposo en el que patata y huevo - huevo y patata se dan mucho amor. Así fue como surgió la historia de amor entre unas setas a la mostaza y una tortilla de patatas.

Tortilla de patatas con setas a la mostaza

Historia de amor entre una tortilla de patatas y unas setas a la mostaza

Historia de amor entre una tortilla de patatas y unas setas a la mostaza

Ingredientes

Para la tortilla de patata

  • Patata agria, 1 kg
  • Huevos camperos, 10 ud
  • Aceite de oliva virgen extra, 300ml
  • Sal, 14 g

Para el relleno

  • Mantequilla, 25 g
  • Zanahoria, 2 ud
  • Chalota, 3 ud
  • Setas variadas frescas, 150 g
  • Nata 35% materia grasa, 100 ml
  • Mostaza de Dijon, 2 cucharaditas
  • Sal, c/s
  • Pimienta negra, c/s
  • Huevos camperos, 2 ud
  • Aceite de oliva virgen extra, 1 cucharadita

Paso 1

Pelar y cortar las patatas en rodajas del tamaño de una moneda. Cortar una cebolla en brunoise (cuadrados pequeños) y pesar la sal. Si me apuras, esto es lo más importante porque no hay nada peor que una tortilla salada o sosa. Además, es que no tiene arreglo.

Paso 2

Añadir aceite a una sartén con el fuego apagado. Colocar las patatas y encima la cebolla.

Paso 3

Encender los fogones e ir friendo las patatas a fuego medio dándoles la vuelta poco a poco. Iréis viendo cómo se van rompiendo a medida que se cocinan.

Paso 4

Cuando ya estén completamente cocinadas, subir el fuego y terminar de freír.

Paso 5

Batir los huevos y añadir la sal. Agregar las patatas directamente de la sartén al huevo y, lo más importante, dejarlas reposar 15 minutos que se vaya cocinando.

Paso 7

Cuando se haya quedado una masa espesa y rica, es la hora de cuajar la tortilla. Poner una sartén con una gota de aceite al fuego a tope. Cuando humee incorporar la masa de la tortilla y, acto seguido, retirar del fuego. Dar un par de movimientos de izquierda a derecha para que vaya dando forma por los lados.

Paso 8

Preparar un plato con aceite y voltear la tortilla. Volver a poner la sartén al fuego fuerte con un chorrito de aceite e incorporar de nuevo la tortilla. Dar un par de vueltas más y terminar de dar forma con una lengua o espátula.

Paso 9

Para hacer las setas a la mostaza: en la misma sartén, añadir un pedazo de mantequilla y pochar muy suavemente la chalota y la zanahoria picada en cuadrados pequeños. Pasados 15 minutos, agregar las setas y dejar cocinar 5 minutos más. Añadir la cucharada de mostaza y la nata. Salpimentar y reducir hasta que quede una salsa cremosa.

Paso 10

Hacer una fina lámina de tortilla: batir un huevo muy bien y extender en una sartén con el fuego bajito. Cuando se haya cuajado por un lado, darle la vuelta y hacer lo mismo.

Paso 11

Montar una buena cantidad de setas a la mostaza sobre la tortilla y una fina capa de huevo envolviendo todo