Actualidad gastronómica

Un tercio de los alimentos producidos en el mundo acaba en la basura

Un 14% de los alimentos se pierden desde su cosecha hasta su distribución. Y hasta un tercio se desperdicia antes de que llegue a los consumidores finales. 

Noticias relacionadas

Millones de personas se mueren de hambre en el mundo pese a los esfuerzos de cientos de organizaciones sin ánimo de lucro que llevan a cabo acciones humanitarias para intentar proveerles de los básico.

Y mientras tanto, alrededor de un catorce por ciento de los alimentos se pierden desde la etapa posterior a la cosecha hasta su distribución, según un informe publicado hoy por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La FAO se centra así en las pérdidas alimentarias, pero no en los desperdicios que se producen de la fase minorista a la del consumo y que mide otro indicador en fase de elaboración.

La tercera parte de la comida que se produce acaba en la basura

Según cálculos previos, si se suman ambos conceptos, un tercio de los alimentos producidos cada año en el mundo (1.300 millones de toneladas) se pierde o se desperdicia. 

El subdirector general para el Desarrollo económico y social de la agencia, Máximo Torero, precisó a Efe que por primera vez se dispone de una herramienta que permite evaluar el progreso en términos de reducción de pérdidas de alimentos, aunque todavía se necesita más información.

Lo principal es identificar dónde están las pérdidas antes del por menor y buscar las mejores soluciones, siempre pensando en un análisis coste-beneficio y en lo que va a ganar el productor”, dijo Torero, que instó a dar incentivos para que los mercados operen de mejor forma.

Una de las metas incluidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible va dirigida a reducir las pérdidas de alimentos y disminuir a la mitad los desperdicios para 2030.

El informe señala que las pérdidas dependen mucho del producto o del país donde se generan. Por ejemplo, suelen ser mayores en frutas y verduras que en cereales y legumbres, especialmente cuando el almacenamiento en frío o el procesamiento son inadecuados.

Según el estudio, resulta más efectivo cambiar de dieta que reducir las pérdidas y desperdicios cuando se trata de limitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para esto último, Torero argumentó que conviene incidir en la parte de los desperdicios porque el producto “ya pasó por toda la cadena, acumuló todas sus emisiones y va a tener más retorno”, mientras que si el objetivo es mejorar el uso de los recursos naturales y aumentar la disponibilidad de alimentos hay que actuar en el terreno de las pérdidas.