Actualidad gastronómica

Cerveza con miel, la última receta artesanal de Estrella Galicia

Después de los pimientos de Padrón, los percebes, las castañas o la calabaza con vainilla, la nueva apuesta de Fábrica de Cervezas de Estrella Galicia es una cerveza con miel.

Fábrica de Cervezas es la marca más artesanal e innovadora de Estrella Galicia. Sus propuestas, hasta la fecha cinco ediciones limitadas, todas ellas muy ligadas a la tierra y a la idiosincrasia gallegas, han sido éxitos rotundos de ventas hasta el punto de agotarse a las pocas horas de ser puestas a la venta.

Primero fueron los Pimientos de Padrón, a los que siguieron los codiciados Percebes da Costa da Morte, la sugerente mezcla de calabaza y vainilla y las castañas, como homenaje al otoño. Todos ellos ingredientes muy ligados a esta tierra del norte que custodia tantos y tantos tesoros gastronómicos.

Hace unas semanas, la quinta entrega de la saga coincidiendo con San Patricio, veía la luz La Pelirroja, hasta el momento la única cerveza tipo ale de la serie, como homenaje y símbolo del hermanamiento entre Galicia e Irlanda. Todas ellas se agotaron en las horas posteriores a ponerse a la venta.

La sexta entrega de Fábrica de cervezas que ya ha anunciado Estrella Galicia en su web es una cerveza con miel, elaborada con una receta que se inspira en el Braggot celta y utiliza Miel de Galicia (IGP) que se añade justo antes de trasegar el mosto.

Aparte de la miel gallega de Milflores, esta nueva cerveza contiene lúpulo de la variedad Magnum también cultivado en Galicia.

Así es la cerveza con Miel de Galicia

Visualmente, es una cerveza de color dorado y aspecto limpio que forma gran cantidad de espuma.

En nariz, el dulzor de la miel se prolonga y se funde con el de la malta. 

En boca, es una cerveza que resulta sedosa y fácil de beber. El regusto comienza con el dulce de la miel y termina con un punto de amargor.

En la mesa, permite tanto maridajes por similitud como maridajes por contraste, pues es una cerveza que combina bien con platos en los que predominen los matices dulces como carnes blancas con salsas de frutas (solomillo de cerdo con salsa de manzanas, pollo con salsa de frutos rojos,...) o incluso postres, especialmente tartas horneadas de frutas como la pera o la manzana.

Si buscamos los contrastes, combina bien con salazones o alimentos amargos, como las endivias con anchoas.