El 'youtuber' Casey Neistat haciendo snowboard impulsado por un dron.

El 'youtuber' Casey Neistat haciendo snowboard impulsado por un dron. YouTube

La Jungla

Así de alucinante es hacer snowboarding colgado de un dron

En la Jungla. En menos de 24 horas, el vídeo de Casey Neistat ha cosechado más de tres millones de reproducciones en YouTube.

J.A.G.

Casey Neistat es un conocido 'youtuber' cuyo canal se alimenta a base de espectaculares vídeos con todo tipo de peripecias: desde viajes en avión en la primera clase más cara del mundo hasta cortes de pelo con tijeras de 1.000 dólares. En su última aventura, que en menos de un día ya han visto más de tres millones de personas, ha conseguido unir de manera espectacular dos de sus mayores pasiones, el snowboard y los drones. 

Neistat y su equipo se desplazaron hasta una estación de esquí finlandesa con un espectacular vehículo aéreo no tripulado creado para la ocasión. "Nadie en el mundo vende un dron capaz de levantar a un ser humano, así que nosotros hemos construido el nuestro", se puede leer al comienzo del espectacular vídeo. El objetivo era conseguir hacer una especie de 'kitesurfing' en la nieve. Eso sí, sin cometa ni viento ni olas de mar. Y bajo temperaturas bajo cero.  

Así, durante algo más de cuatro minutos se puede ver al joven vestido con el traje de Papá Noel, deslizándose con su tabla por las pistas y calles nevadas de la estación de esquí, siendo lanzando a varios metros de altura e incluso sobrevolando edificios colgado del dron. Una locura que fue filmada por varias cámaras desde diferentes ángulos que el propio Neistat llevaba mientras esquiaba o que portaba el propio dron pilotado por control remoto. 

Ésta no es la primera vez que el 'youtuber' hace de las suyas en la nieve. El año pasado, sin ir más lejos, aprovechó la histórica tormenta de invierno que sepultó la Costa Este de Estados Unidos para salir a hacer snowborad por las calles de Nueva York. Como la superficie de la Gran Manzana es plana, no se le ocurrió otra cosa que atarse a un todotorreno para lograr el impulso necesario. 

Para esta hazaña contó con la colaboración de su hermano, que llevaba el volante del coche, y de su amigo Jesse Wellens, que hizo las funciones de cámara y grabó algunos planos espectaculares por el medio de Times Square. El resultado: más de 15 millones de reproducciones. 

Coger la tabla y 'surfear' cualquier superficie con un palmo de nieve se está convirtiendo en algo habitual cada invierno. Un año antes, en febrero de 2014 también llevó a cabo la misma machada, esta vez sin que la policía tuviese que interceder en su aventura.

Gracias a estas y otras peripecias, el 'youtuber', que no escatima en gastos para llevar a cabo todo aquello que se le ocurre, acumula ya más de seis millones de suscriptores en su canal. ¿Qué será lo próximo?