Ainhoa Arteta y Matías Urrea en una imagen de archivo tomada en diciembre de 2019.

Ainhoa Arteta y Matías Urrea en una imagen de archivo tomada en diciembre de 2019. Gtres

Famosos CAMINOS SEPARADOS

Ainhoa Arteta se divorcia de su cuarto marido, Matías Urrea, tras dos años de matrimonio

La pareja, que ha sufrido altibajos en los últimos meses, no mantendría una buena relación en la actualidad. La soprano se mudará a vivir a Bilbao. 

8 septiembre, 2021 11:02

Noticias relacionadas

Ainhoa Arteta (56 años) y su marido, Matías Urrea, se separan tras dos años de matrimonio. Se trata del cuarto divorcio para la cantante lírica. La pareja ha decidido poner punto final a su relación tras uno de los veranos más complicados para Arteta a nivel de salud.

Según informa la revista Semana, no sería la primera vez que la pareja toma distancia en los últimos meses, ya que el matrimonio ha sufrido serios altibajos y la relación entre ellos no es buena en la actualidad

El matrimonio, durante un evento el pasado mes de octubre.

El matrimonio, durante un evento el pasado mes de octubre. Gtres

Ambos tienen la firme intención de que la separación sea definitiva. Tras las gestiones derivadas de esta decisión, las cuales tienen la intención de llevar a cabo con inmediatez, los planes de la cantante pasan por mudarse a Bilbao para comenzar esta nueva etapa vital. En noviembre de 2019 la intérprete se confesó sobre su agitada vida sentimental. Con gran sentido del humor, aseveró: "Me he casado cuatro veces, pero no soy nada promiscua. Me enamoro y me caso, y así me salen las cosas". Sobre su relación con el militar Urrea, Arteta desveló entonces: "No me pidió matrimonio en la primera cita. Coincidimos en una gala, quería sacarse una foto conmigo y con tantos galones le bromeé con que parecía un arbolito de Navidad y que esas fiestas le podía plantar en mi casa. Y así fue, en Navidad ya estaba en mi casa. Nos conocimos, intercambiamos teléfonos. Me empezó a conquistar porque me mandaba mensajes que eran poemas, y eso no lo había hecho ningún hombre. Lo que me acabó de ganar es que me mandó una foto del Hispania con todas las velas abiertas, que se relaciona mucho con mis mariposas blancas". 



Al margen de los asuntos sentimentales, este verano la cantante sufría un revés de salud. El 23 de julio tenía que ser ingresada en el hospital a causa de un cólico nefrítico grave. Entonces, la soprano se encontraba Cádiz compaginando sus compromisos laborales y su tiempo de ocio en compañía de su marido y varios amigos. Pero repentinamente tuvo que acudir a urgencias

Debido a su delicado diagnóstico, los médicos derivaron a Ainhoa Arteta a la UCI, donde permaneció 10 días bajo la supervisión constante de los especialistas. Fue el lunes 2 de agosto cuando la de Tolosa salió de Cuidados Intensivos y pasó a planta. Allí estuvo hasta el 25 de agosto, cuando recibió el alta. Pese a que en un principio su estado de salud era catalogado como "grave", con el paso de los días, la soprano evolucionó favorablemente.

Una boda de postín

La pareja se dio el sí, quiero el 24 de junio de 2019 en una ceremonia por todo lo alto en el Castillo de San Marcos, ubicado el Puerto de Santa María Cádiz. Una boda a la que acudieron unos 300 invitados, entre los que se encontraban altos nombres de la política y del mundo de la cultura.

Arteta y su ya exmarido en imagen de archivo.

Arteta y su ya exmarido en imagen de archivo. Gtres

Para la ocasión, la novia escogió un original vestido firmado por la diseñadora Isabel Zapardiez en color champán con una capa a juego. Un traje ceñido que combinó con unos pendientes de brillantes hechos por Irama Pradera y una sortija de su madre, Esther Ibarrolaburu Zurutuza. El novio lució el uniforme de gala oficial de la armada, con un traje de dos piezas en azul marino, donde se podían apreciar los galones en la solapa izquierda; una gorra de plato blanca y unos guantes blancos, entre otros detalles.  Se podría decir que la vida de Arteta ha estado marcada por cuatro hombres, incluyendo a Urrea. Una efímera aventura juvenil llevó a la artista a vestirse de blanco cuando tenía 24 años. Novio de la juventud del que se fue distanciando por su despegue profesional. 

Unos años después, la artista se enamoraba de un compañero de profesión, el barítono Dwyane Croft, con quien tendría a su primera hija, Sarah.  Un matrimonio que también acabaría rompiéndose, dejando bastante tocada a la intérprete, que tenía que cancelar algunos de sus conciertos por su "decaído estado de ánimo". Tras esto aterrizaría en su vida Jesús Garmendia, un jinete que le daría a su segundo hijo, Iker. 

[Más información: Ainhoa Arteta recibe el alta hospitalaria tras más de un mes ingresada: su emotivo mensaje]