Anna Ferrer Padilla ha reaparecido en redes tras muchos días de silencio.

Anna Ferrer Padilla ha reaparecido en redes tras muchos días de silencio.

Famosos 'DETOX DIGITAL'

Estrés, agobio y problemas de salud: las causas por las que la hija de Paz Padilla 'deja' las redes

Anna Ferrer ha estado muy inactiva en sus perfiles sociales en las últimas semanas y su reaparición puntual en sus Stories no ha calmado la preocupación de sus fans.

Noticias relacionadas

Anna Ferrer (22 años), la única hija de la presentadora y humorista Paz Padilla (50), no pasa por su mejor momento anímico. Pese a que ha conseguido trabajo nada más graduarse en la universidad y que su familia y su novio, Iván Martín, permanecen a su lado más que nunca, la joven lleva 'desaparecida' mucho tiempo de sus redes sociales, una plataforma que se había convertido en su hobby y método de ingresos económicos como influencer. Este destacado silencio llamó la atención de sus seguidores, quienes dieron la alarma y agitaron la preocupación por su estado.

Tras unos días sin saber nada de ella, cientos de usuarios que admiran sus contenidos inundaron de mensajes su bandeja de entrada, por lo que la propia Anna decidió salir al paso este viernes y contar lo que le está sucediendo. Lo ha hecho con unos vídeos compartidos en sus historias de Instagram, un contenido que desaparece pasadas las 24 horas, un hecho que refuerza su intención de dejar a un lado temporalmente su faceta digital.

"Tengo muchos mensajes como este último -en el que un fan espera que todo le vaya bien porque ha percibido que desde hace tiempo que no comparte nada- y me hace muy feliz porque veo cómo os preocupáis, os dais cuenta de que no subo nada y me escribís 'oye, ¿estás bien? ¿qué ha pasado?'. No ha pasado nada, lo único es que estoy muy liada y necesitaba parar un poco", narra la joven. En ese mismo momento demuestra el estrés que está viviendo estos días enseñando y señalando cada uno de los tres herpes que le han salido en los labios debido al agobio frenético de su último mes. En este sentido asegura que "ha querido escuchar a su cuerpo y desconectar".

Anna Ferrer revela el verdadero motivo de su estado anímico y personal JALEOS

En su discurso público, sin embargo, no ha logrado calmar del todo a sus admiradores porque ha admitido que se siente algo frustrada por no tener tiempo para crear contenidos de calidad para sus redes y en consecuencia para su público. Ante tal impotencia, cuenta, quiso tomar una rotunda decisión: "Me he estado dedicando unos días a mí misma".

La joven augura que volverá a retomar la actividad en redes sociales durante el periodo navideño, pero al mismo tiempo también ha querido comunicar una reflexión personal que cambia por completo su faceta de influencer. Y es que Anna Ferrer asegura que aunque le hace feliz compartir contenido en plataformas como Instagram o Youtube "esa no es toda su vida". Señala tajantemente que "tiene una vida fuera de todo ello" y que es en esa en la que se quiere centrar en estos momentos y es la parte de su vida a la que siempre dará prioridad.

Su rostro, sus gestos y su ganas de poner el acento en esa reflexión han alertado aún más a sus casi 400.000 seguidores, que están siendo testigos del periodo de cambio que está experimentando la hija de Paz Padilla. La exestudiante de Empresariales está inmersa en su trabajo en una productora, y dado que se trata de la salida profesional que más ilusión le hacía probar, en la que ha buscado ser tratada como anónima, no quiere que nada la distraiga. Así lo está llevando a cabo hasta el punto de que el estrés de su labor ya deja huella en su físico y en su cambio de mentalidad.

Pero su 'abandono' momentáneo de las redes sociales no se debe solo a sus nuevas responsabilidades como adulta, ya que existe un problema de salud que también ha ayudado a que la joven se aleje del mundo mediático. Anna sufre fuertes dolores de estómago, un malestar muy recurrente en ella y que le impide llevar una dieta normal, por lo que tiene que controlar los alimentos que ingiere y mirar con detalles los efectos que causan en su organismo cada uno de los producto que se lleva a la boca.

Este problema, que se acentúa en momentos de estrés como el que vive ahora, hace que su estado anímico no siempre esté positivo y es que la bajada de defensas no ayuda a motivarla para mostrarse ante sus cientos de miles de seguidores.

Sin embargo, la joven asegura que está feliz porque los aspectos personales y profesionales de su vida están en su mejor momento y no tiene motivos para quejarse.

[Más información: Así es el hotel en el que quiere casarse la hija de Paz Padilla (y solo tiene dos estrellas)]