Restaurantes

Santerra Neotaberna, así es la nueva sede en la calle Ponzano

Santerra Neotaberna. Así se llama la nueva sede del célebre restaurante de Miguel Carretero que acaba de abrir en Ponzano, una de las zonas gastronómicas por excelencia.

La locura navideña terminó. Y ya cansados de turrones, polvorones, comidas pantagruélicas y roscón de Reyes, queremos seguir descubriendo todo lo que la ciudad de Madrid tiene que ofrecernos. Y ¿qué mejor que empezar el año con una novedad? Retomamos nuestra sección de barras del mes, con una de las recientes incorporaciones a la siempre animada calle Ponzano, Santerra Neotaberna.

Tras triunfar y consolidarse con su primer restaurante en la calle General Pardiñas, Miguel Carretero abre una nueva sede de Santerra, esta vez en clave de taberna, donde seguir disfrutando de las recetas que le han encumbrado, de nuevas incorporaciones con tintes viajeros, cócteles y música. 

Santerra Neotaberna, con la barra por bandera

A diferencia de su hermana mayor, Santerra Neotaberna nace como una extensión del concepto asentado en General Pardiñas. Allí, el restaurante se diferencia en dos espacios, la 'barra fina' de barrio y el restaurante. Pues bien, con la nueva incorporación, se ha pensado más en esa cultura de barra y de tapeo en una taberna. 

Así, con la barra como elemento unificador del local, aquí se puede disfrutar, bien en una zona de mesas altas, junto a sus ventanales hacia la calle y en la barra, o bien en la parte de mesas bajas. Hay para todos los gustos. Lo que es santo y seña del local, es su propuesta divertida, con un ambiente más que apetecible y música animada. 

La carta de Santerra Neotaberna: De Madrid al cielo, pero mirando al mundo

Con alma de barra, no podía sino seguir ofreciéndonos bocados que le han puesto en el mapa. Como esa croqueta que se ganó a pulso entrar en el ranking de las mejores, y no solo por alabanzas de la crítica, sino del público en general, así como con sus callos a la madrileña. Su croqueta de jamón ibérico le valió el premio a 'la Mejor Croqueta del mundo 2018' en Madrid Fusión y es que es pura cremosidad, con un interior sabroso y con buen e intenso sabor a jamón y el exterior crujiente, que las convierte en un bocado adictivo. También hay hueco en la carta para las gildas, bombas, cecina o laterío. 

Si lo fácil hubiese sido emular el anterior local y sus platos, Miguel Carretero va un paso más allá y dota a su nueva taberna de personalidad propia, de platos que, siguiendo sus estándares de calidad, se diferencian a los de la casa madre. A estas recetas reconocibles, se unen muchas novedades, platos que dan la vuelta al mundo, pero siempre con un sentido y sabor muy estudiados, revisitando recetas tradicionales, con un punto viajero. Es el caso, por ejemplo, de su torrezno al corte (6 euros). ¿Cómo no iba a haber torreznos en una taberna? Pero aquí nos ofrecen algo más y no es otra cosa que su acompañamiento, una salsa de tomatillo verde que conjuga a la perfección con el equilibrio entre grasa y la corteja crujiente y suflada del torrezno. Sublime. 

Hay más. Mucho más. Como sus alcachofas con salsa verde de alga códium (13 euros), que sin necesidad de utilizar ningún molusco, nos dan ese sabor que tanto casa de la verduras con lo marinero, con unas alcachofas confitadas y una salsa que invita a mojar pan. También triunfan las volandeiras a la brasa con un ceviche templado (3,25 euros la unidad). 

Mención aparte merecen los bocados entre pan, brioche en este caso, como es su versión del bocata de calamares madrileño, aquí bautizado como 'Rejos chilly Peppers' (7 euros), con unos rejos crujientes y bien fritos, un punto picante y otro fresco que le aporta la hierbabuena con la que coronan el bocadillo. También hay hueco para el pepito de ternera (7,5 euros), que una vez más, se inserta entre un goloso pan brioche y se acompaña de una mahonesa de pimientos asados, queso Idiazábal ahumado y piparras encurtidas. No faltan tampoco la ensaladilla rusa, las patatas con salsa brava de chipotles ahumados o una lubina de estero, frita entera con mojo verde canario. 

¿Y los postres? Además de poder disfrutar de una tabla de quesos bien seleccionada, con referencias de aquí y de allá, no hay que perderse el flan (6 euros), que hacen con leche fresca y una chantilly de haba tonka. Para hincar la cuchara y no dejar ni gota. 

Y una buena selección de vinos y coctelería

Cuánto cuesta encontrar propuestas que se tomen en serio lo del vino. Es de juzgado de guardia encontrar barras o restaurantes que tan solo ofrecen los manidos Ribera o Rioja como propuesta de vino por copas. ¡Hosteleros! Ha llegado el momento de arriesgar y contentar a sus clientes. En Santerra Neotaberna se lo han tomado al pie de la letra y encontraréis cerca de una veintena de vinos por copas, de diferentes D.O españolas y muy interesantes.

Otro punto a tener en cuenta, es la apuesta por la coctelería. A diferencia del local del barrio de Salamanca, aquí han contado con Aranzazu Catalina, una joven mixóloga que ha creado tragos ex professo para el local, tomando Madrid como inspiración, que se plasma en creaciones como la Violetera, un cóctel inspirado en las violeteras que frecuentaban la calle Alcalá.