Restaurantes

A'Barra, el nuevo menú que reúne sabores de todo el mundo

Fusiones nacionales e internacionales, sabores de aquí y de allá que inspiran obras musicales, así es el nuevo menú Viajes que acaba de presentar A'Barra.

Después del éxito de su menú Vegetal LC, en el que nada era lo que parecía ser, el equipo formado por los chefs Sergio Manzano y Juan Antonio Medina, el sumiller Valerio Carrera y Jorge Dávila al frente de la sala que son el alma de A'Barra, el restaurante madrileño de Joselito, vuelve a presentar un nuevo menú.

Siguiendo la estela del menú anterior, en este viaje gastronómico los trampantojos también juegan un papel destacado para mantener ese juego al que ya nos tiene acostumbrados A'Barra de aperitivos que parecen postres y comidas que parecen acabar con los aperitivos. Todo ello elaborado con gran acierto y con la maestría que caracteriza a este equipo que hace que la visita a A'Barra sea siempre muy recomendable.

El nuevo menú Viajes de A'Barra plato a plato

El nuevo menú, que lleva por título Viajes es un recorrido por cocinas de todo el mundo que se materializa en platos que fusionan sabores e ingredientes tanto nacionales como internacionales y conforman un menú que a algunos no les alcanzan las palabras para describirlo. 

India, Japón, México, Grecia, España... son algunos de los países que están presentes en este menú, y no solo de manera secuencial, sino que también están interconectados en algunos de los platos.

Arranca el viaje en la India con una infusión de Tandoori y menta, un homenaje a los aromas de las especias que inundan los mercados hindúes.

Continúa el menú con este muslo de pichón, roti paratha garam masala, aire de cúrcuma y maracuyá; el garam masala es uno de los sabores por excelencia de la India que se consigue con una mezcla de especias muy popular en la cocina de este país. Según la medicina tradicional tiene la capacidad de unificar cuerpo, mente y espíritu.

La pechuga de pichón ahumada que viene después se inspira en un plato típico hindú en el que se han cambiado las texturas y se acompaña de una especie de pastelito hecho con harina de arroz fermentado. El resultado es de llorar de emoción.

Italia y Toledo se unen en este plato inspirado en los arroces de montaña castellano-manchegos al que se la ha dado una melosidad especial gracias al uso de arroz carnarolli italiano para dar como resultado este arroz de corzo y boletus que prácticamente se funde en la boca.

Próxima estación, Japón. Los mochis son uno de los postres más típicos de Japón, pero como en los menús de A'Barra casi nada es lo que parece o lo que se espera que sea, este es un mochi de caviar, cítricos y capuchina. Se come de un solo bocado y la explosión en boca es puro rock'n'roll.

La siguiente parada nos lleva hasta México con este pescado de roca, jugo de tortilla de maíz y chilmole, una reinterpretación de los tacos de pescado que se sirven en los puestos callejeros de comida.

Regresamos de nuevo a Europa, al corazón del Mediterráneo, para convertir un guiso tradicional de pescadores, el pollo con cigalas de la Costa Brava, en este carabinero a la brasa, jugo de pollo asado y tuétano, un mar y montaña con una potencia de sabor de lágrima.

Una travesía por el Mediterráneo nos lleva hasta Santorini en la costa de Grecia con esta sábana de sepia y terciopelo de pil-pil, un recuerdo al color blanco que predomina en el paisaje y a los aromas del mar.

De vuelta a España, un plato que funde Galicia y Guadalajara, el huevo frito Périgord, una receta cuyo secreto está en la suprema calidad de los ingredientes, dos joyas de la gastronomía como son las trufas Périgord o Melanosporum de Sigüenza y los huevos de las gallinas de la localidad pontevedresa de Mos, y el juego con diferentes texturas.

Llegado el momento de los postres, que como ya intuíamos se trata de bocados dulces disfrazados de aperitivos, el menú Viajes de A'Barra nos traslada a Alemania, un trampantojo que tiene por objeto simular una cerveza negra, una de las bebidas más emblemáticas del país teutón.

Como broche final a un menú que mantiene el nivel en cada uno de los platos, una fusión entre España y Amazonia en forma de bizcocho de aceite de oliva, maracuyá y toques frescos, en el que las frutas tropicales dan sabor y color a un postre hecho a base de uno de nuestros ingredientes nacionales más populares, el aceite de oliva virgen.

A'Barra, el restaurante

El restaurante A'Barra, situado en el exclusivo barrio madrileño de El Viso en el mismo local que en tiempos ocupó El Bodegón, está dividido en varios espacios pensados para satisfacer las necesidades de casi cualquier tipo de comensal.

Para empezar, la sala Joselito, ideal para tomarse un aperitivo con alguno de los jamones ibéricos de diferentes añadas de la marca o alguno de sus selectos embutidos.

A continuación, la barra gastronómica que da nombre al local. Una gran barra de piedra con forma diseñada para comer en sillas altas, con capacidad para 22 personas y en cuyo interior se sitúa una cocina a la vista de los comensales.

Finalmente, el comedor principal que cuenta con cinco espacios reservados decorados todos ellos con materiales nobles como la madera de castaño, el mármol o el cuarzo.