Restaurantes

Esta pizza con boletus es nuestra nueva pizza favorita

Grosso Napoletano celebra el otoño con su irresistible "Mambo Letus", una pizza con boletus como ingrediente estrella que ya es nuestra favorita.

Con la llegada del otoño y la tan esperada temporada de setas, Grosso Napoletano ha decidido agitar el concepto gastronómico con un producto que no puede faltar, el boletus. Conocido por todos los amantes del buen comer, el boletus se considera el rey por excelencia de las setas por su sabor y su aroma dulzón y avellanado, que vuelve loco a cualquiera. Desde Grosso Napoletano han querido hacerle un homenaje con su propuesta estrella en la carta de otoño, Mambo Letus, la nueva pizza con boletus.

Con una receta muy especial de base bianca de mascarpone, láminas de boletus, cebolla caramelizada y un toque de aceite de romero, Grosso Napoletano viene a revolucionar los paladares madrileños. Como ellos mismos dicen, su mezcla de sabores tan deliciosa es capaz de provocar uno de los mayores placeres que puede sentir tu paladar.

Una pizza con boletus que es un baile de sabores

De ahí su original nombre, “Mambo Letus”, con el que se evoca el psicodélico baile de sabores que conlleva su degustación y también al cóctel de sensaciones que experimentan los aficionados a buscar setas cuando por fin encuentran algún ejemplar de esta maravilla de otoño, el propio Boletus pinophilus, presente en grandes cantidades en la nueva pizza de Grosso Napoletano. Su sabor no dejará indiferente a nadie.

La nueva carta de otoño de Grosso Napoletano

Además, la nueva carta de temporada, que ya está disponible en los cinco locales de Grosso Napoletano en Madrid, comprende también otras novedades diseñadas para seguir enamorando a los amantes de la buena pizza napolitana. Entre ellas, destacan la también novedosa pizza Salsiccia Popolare, con base de tomate San Marzano, mozzarella, salsiccia napolitana e hinojo asado.

Y la pizza Vegana Botella, con “relaxing” base de tomate San Marzano, berenjena, pimientos variados y calabacín y que se puede customizar al gusto añadiéndole stracciatella por 1€ más, a gusto de los vegetarianos.

También, en el capítulo de los entrantes, se incorporan al menú dos nuevas opciones de ensaladas, ambas llamadas a conquistar los paladares de los habituales de Grosso Napoletano. Por un lado, la Caprese Paradiso, una versión especial de la clásica caprese que incluye perlas de mozzarella, tomates cherry variados, vinagreta de pesto y albahaca con crema balsámica.

Por otro, la llamada Insalata Rosata, que se presenta con una base de hoja morada, aguacate, cebolla morada, naranja, ricota rallada y dressing de mostaza y miel, en lo que es un plato visualmente muy llamativo a la par que sabroso y saludable.

Por último, y ya en el apartado de postres, los clientes de Grosso pueden seguir disfrutando del momento más dulce con la mítica Ichi’s Nutella Pizza, a la que se le puede añadir naranja confitada; el maravilloso Tiramisú Bianco, con crema de mascarpone y chocolate blanco con base de bizcocho italiano, amaretto y café, o la Panna Cotta, con vainilla natural y ricota con mermelada casera de arándanos, entre otros dulces placeres.

Las pizzas de Grosso Napoletano

La pizza de Grosso Napoletano es considerada una de las mejores pizzas napolitanas de Madrid gracias a los cuatro pilares fundamentales sobre los que se sustenta: el horno, la masa, los ingredientes y, por supuesto, los pizzaioli. Además, desde mayo de 2019 figura en el puesto nº1 de España y el 21 de Europa en la lista “50 Top Pizzas”, el prestigioso ranking que puntúa las mejores pizzerías fuera de Italia.

En Grosso Napoletano, la elaboración de la masa sigue un proceso de doble fermentación de hasta 48 horas en el que se utiliza harina de fuerza italiana y masa madre, para lograr una textura y volumen idóneos y conseguir la elasticidad característica de estas pizzas.

Los pizzaioli utilizan únicamente ingredientes frescos y de calidad, que son importados en su mayoría desde Italia. Cada mañana, encienden puntualmente el horno de leña para llegar a la temperatura óptima de trabajo de 500 ºC que les permite hornear las pizzas en un máximo de 90 segundos tal y como manda la auténtica tradición napolitana.