Restaurantes

Florafina, un restaurante con platos sanos que te ponen de buen humor

Florafina, el restaurante del Hotel ICON Embassy, estrena carta veraniega y sigue apostando por convertir la hora de la comida en el momento más feliz del día.

A principios de año abría sus puertas Florafina, un coqueto restaurante ubicado en el hotel ICON Embassy en el corazón del barrio de Salamanca con una filosofía que ellos mismos denominaban "happeatery", algo que podríamos traducir sitio para comer y ser feliz.

Ahora, con la llegada del verano, y con él todos los tesoros gastronómicos que nos ofrece esta estación, Florafina lo celebra renovando su carta y actualizando los menús con el fin de seguir sorprendiendo al comensal en cada bocado.

Sin apartarse del concepto ‘happeatery’ con el que abrió sus puertas, el restaurante continúa apostando por convertir el momento de la comida en la hora más relajante del día. Para ello, nada como una propuesta sabrosa y saludable en la que verduras y legumbres toman mayor presencia de cara al período estival.

Entrantes ligeros y refrescantes

Como entrantes destacan los patés veganos de calabaza, zanahoria o alcachofas, el hummus con crujiente de pan pita o los nuggets veganos con salsa romescu.

Para continuar, encontramos el gazpacho verde de espinacas, aguacate y pistacho, la crema de melón con tierra de jamón, la burrata con cumbre de cebolla morado y lima sobre base de pesto, la crema de naranja y zanahoria o la ensaladilla de apionabo, espárragos y aguacate.

Pescado, pollo y verduras en los segundos

En cuanto a los segundos, el restaurante ha pensado en todo tipo de gustos ofreciendo una amplia variedad de platos. Raviolis de calabacín relleno de setas y salsa de espárragos blancos, tournedós de berenjenas y calabacín confitado sobre tomate casé, crujiente de dorada sobre verduritas thai o los dados de pollo y verduras con salsa de curry son alguno de ellos.

Y deja sitio para el postre

El punto y final lo ponen lo ponen los postres. Entre ellos destacan la tarta de chocolate y plátano con crema de café, el bizcocho de calabaza con helado de sésamo negro o la compota de manzana flambeada con azúcar moreno.

Espacios amplios con decoración minimalista

El diseño del espacio, aspecto cada vez más valorado por los clientes a la hora de elegir un sitio para comer, sigue la tendencia minimalista con una decoración en la que predominan los colores cálidos y neutros que contribuye a reafirmar la sensación de tranquilidad que se refuerza aún más con la cuidada sencillez de los detalles.

La integración de vegetación y la abundante luz natural le dan un aspecto de pequeño oasis en medio de la vorágine de la gran ciudad, un remanso de paz para disfrutar de una comida tranquila. Este diseño tan actual se integra a la perfección con la herencia clásica del edificio en el que se ubica consiguiendo así espacios sofisticados pero modernos, que se entrelazan entre ellos e invitan a descubrir rincones exclusivos.

Durante los meses de verano, el espacio cuenta con una terraza adicional en plena calle Serrano con un total de 12 mesas en las que también se pueden degustar todos los platos de la nueva propuesta estival.