dieta-alcalina

dieta-alcalina

Reportajes gastronómicos

Mitos y verdades sobre la dieta alcalina

Seguramente has oído hablar de la dieta alcalina, presentada como un milagro para la salud, pero lo cierto es que de milagro, poco.

Noticias relacionadas

Es muy probable que tú también hayas oído hablar de la dieta alcalina, especialmente si sigues el mundo de las celebrities pues se trata de una dieta que se ha hecho bastante popular entre el famoseo.

Para los que no lo sepáis, la dieta alcalina, por explicarlo de forma muy resumida, se basa en consumir alimentos que supuestamente disminuyen la acidez de la sangre -por tanto aumentan su alcalinidad. y, con eso, como si de un milagro se tratase, mejora nuestra salud y se previenen muchas enfermedades.

El milagro de la dieta alcalina

Y vuelvo a lo del milagro porque así es como se titula el libro del Dr. Robert Young que da origen a esta singular dieta, “The pH miracle”, el milagro del pH -el pH, para los que no estéis muy puestos en química es el valor que mide la alcalinidad -o acidez- de cualquier sustancia. Según cuenta el Dr. Young en este libro, comer ciertos alimentos o someterse a determinados tratamientos, hace que nuestro cuerpo sea más alcalino y así se reducen enfermedades, se pierde peso, aumenta la energía, se refuerza el sistema inmunológico y se experimentan mejoras en el sueño y en las digestiones.

No, los milagros no existen, y el Dr. Young tampoco existe, porque a día de hoy ese señor está en prisión por ejercer la medicina sin licencia, algo que ya nos da una buena pista acerca de que la famosa dieta alcalina no es más que un negocio con ánimo de lucro en el que se ha estado vendiendo humo.

¿Por qué la dieta alcalina es un fraude?

Para empezar, no hay ninguna evidencia científica que sostenga los supuestos beneficios defendidos por Young.

De hecho, aunque la dieta puede influir sobre la acidez de las células o de la orina, no puede cambiar el pH de la sangre. Según el doctor Mike Roussel, asesor de la revista Men’s Health para temas de nutrición, el cuerpo humano tiene mecanismos de control que regulan el pH sanguíneo para mantenerlo siempre dentro del mismo rango. Tanto es así, que las variaciones en el pH de la orina sí pueden usarse como indicador de posibles enfermedades, pero no sucede lo mismo con la sangre.

Aún así, a pesar de la falta de evidencia científica de que la alcalinidad sea un barómetro de salud, la dieta alcalina continúa teniendo adeptos.

¿Por qué hay quien dice que funciona?

Los alimentos alcalinos suelen ser frutas y verduras, y su consumo es bueno para la salud por un montón enorme de razones que nada tienen que ver con la alcalinidad. Y sí, la ciencia dice que comer más frutas y verduras hace que te sientas mejor física y emocionalmente, pero eso no tiene nada que vez con el pH.

Como la dieta alcalina promueve el consumo de gran cantidad de frutas y verduras, pues en ese sentido es fenomenal, y más de uno se habrá sentido mejor al hacerla, pues como todos sabemos, la ingesta de frutras y verduras es fundamental para llevar una dieta saludable.