Fabada rápida y fácil

Fabada rápida y fácil

Verduras

Fabada rápida y fácil, receta paso a paso

Receta con explicación detallada paso a paso con fotografías para preparar una fabada rápida y fácil que podemos tener lista en menos de media hora.

Noticias relacionadas

Preparación: 5 min  Cocción: 25 min   Dificultad: 1/5  Raciones:3  Coste: < 5 €

Ingredientes

  • Judiones cocidos, 400 g (*)
  • Chorizo dulce, 1
  • Chorizo picante, 1
  • Morcilla asturiana, 1
  • Panceta o lacón, 100 g
  • Zanahorias, 1
  • Patata, 1 muy pequeña
  • Cebolla, 1 pequeña
  • Laurel, 1 hoja
  • Ajo, 1 diente
  • Agua, 600 ml
  • Sal

Qué rica la fabada, cómo la echamos de menos cuando nos independizamos y, de repente, empezamos a tener esa sensación de que los días tienen menos horas y no nos llega el tiempo para trabajar, estudiar, descansar, salir con los amigos, cocinar…. Y, claro, está la fabada de bote, pero no es lo mismo, ¿verdad?

Y es que estos días, que por aquí está volviendo el fresquito, tenía yo antojo de comer fabada, pero no tenía muchas ganas de llenar el congelador de túpers que seguramente acabarían ahí durante meses, porque luego viene el calor y a ver quién es el valiente que se mete en el cuerpo un platazo de estos. Así que se me ocurrió probar a hacer una fabada rápida y fácil usando unas “fabes” de bote que me permitían ahorrar mucho tiempo de cocción y la tensión de si se me van a despellejar mientras están en la olla, porque sí, yo tengo un poco de trauma con eso. Antes de que sigais leyendo, a los asturianos que os pasáis por aquí, os pedimos que no os toméis a mal esta fabada de emergencia.

Preparación de la Fabada rápida y fácil

  1. Pelamos la cebolla, la patata y las zanahorias y las cortamos en dados pequeños.
  2. Pinchamos los chorizos y la morcilla para que no exploten al cocer y los ponemos en una cacerola junto con la panceta o el lacón, la patata, la zanahoria, la cebolla, la hoja de laurel y el diente de ajo aplastado pero sin pelar. Cubrimos con el agua y ponemos a fuego fuerte (10/12) hasta que rompa a hervir.
  3. En ese momento, bajamos el fuego (5/12) y lo dejamos al “chup chup” durante unos 10 minutos.
  4. Mientras tanto pasamos los judiones a un colador, los lavamos bien bajo un chorro de agua fría hasta que deje de salir espuma y los dejamos escurriendo.
  5. Cuando hayan pasado los 10 minutos y veamos que las verduras están tiernas, sacamos los chorizos, la morcilla, la panceta, la hoja de laurel y el diente de ajo. Trituramos las verduras junto con el caldo y añadimos sal al gusto, lo hacemos en este momento, porque el “compango” habrá soltado la suya y a veces será suficiente. Después de triturar, nos quedará un caldo espeso.
  6. Troceamos los chorizos, la morcilla y la panceta y lo añadimos al caldo junto con los judiones lavados y escurridos. Lo dejamos 5 minutos más a fuego lento sin remover para que no se deshagan los judiones mientras se calientan.
  7. Se puede comer inmediatamente, o dejarlo para el día siguiente que estará incluso más rico porque se habrán asentado más los sabores y se notarán más intensos.

Resultado

Esta fabada rápida y fácil, a pesar de ser un poco impostora, es una manera sencilla para que aquellos a los que les da más pereza ponerse delante de los fogones se animen con este plato de cuchara tan popular.

Como os comentaba, al día siguiente, estaba aún más rica que recién hecha. Vamos, como cualquier potaje de este tipo. Por lo que me parece que es una buena receta para dejarla lista por la noche mientras hacemos la cena y así, al día siguiente cuando lleguemos a comer, solo tendremos que calentarla unos minutos a fuego lento en la cacerola y la estará perfecta.

No sé vosotros, pero yo no será la última vez que me haga esta fabada rápida y fácil.