Carne

Puré de patatas relleno, irresistible receta de aprovechamiento

Se conoce como Shepherd's Pie o Cottage Pie, pero es un puré de patatas relleno normalmente de carne y verduras sofritas.

Una dorada montaña de puré de patatas casero, relleno de carne picada de ternera, previamente cocinada con hortalizas que teníamos por casa. Más conocido en el mundo anglosajón como shepherd’s pie o cottage pie, te enseñamos nuestra versión de este puré de patatas relleno. Perfecta cocina de aprovechamiento.

Ingredientes para preparar un puré de patatas relleno

Puré de patatas relleno ingredientes

Puré de patatas relleno ingredientes

  • Puré de patatas, 500 g
  • Carne picada mixta, 350 g (puede ser cualquier otra carne picada)
  • Tomate triturado, 100 g
  • Cerveza, 100 ml (también vale vino tinto)
  • Brócoli, 50 g
  • Zanahoria, 1
  • Cebolla, 1/2
  • Pimiento verde, 1/2
  • Guindilla, 1/2
  • Tomate concentrado, 1 cucharada
  • Salsa de soja 1 cucharada
  • Mantequilla, 1 cucharada
  • Tomillo, 1 cucharadita
  • Sal
  • Popurrí pimientas
  • Queso para gratinar, al gusto
  • Queso curado, al gusto (opcional)

Cómo preparar un puré de patatas relleno

1: Sofreír todos los ingredientes

Ya nos conocéis: el gran wok o sartén profunda donde todos los ingredientes se entremezclan y bailan entre sabores. Antes de empezar nada, os recordamos que el puré de patatas lo tenéis que tener ya preparado, o bien prepararlo cuando terminéis este paso.

Para empezar, añadimos el fiel chorrito de aceite de oliva. Nada más caliente, vamos a ir agregando todos los ingredientes, removiéndolos y dorándolos: la cebolla, el pimiento verde, la guindilla, la zanahoria rallada, y el brócoli. Aquí, a nosotros nos gusta añadirle una cucharada de mantequilla. Removeremos bien para que el sabor abrace al resto de ingredientes.

Momento para agregar la carne. La cocinamos hasta que coja color, unos 3 minutos. Una vez cambia sus tonos, añadimos el tomate triturado, el tomate concentrado y la salsa de soja. Salpimentamos y removemos todo bien. Toda la carne y las hortalizas se visten de un color que solo puede ser mejorado de una manera: añadiendo 100 ml de cerveza o de vino tinto.

Reducimos durante 5 minutos para que el alcohol se evapore bien. Listos para pasarlo todo a una bandeja.

2: Volcar sobre una bandeja y cubrir de puré de patatas

Precalentamos el horno a 220 ℃. Volcamos el sofrito sobre la bandeja que vayamos a usar para hornear. Cubrimos bien del puré de patatas, creando una capa consistente. Hacemos llover el queso para gratinar por encima. Nuestra variedad era a los cuatro quesos.

Por si no fuera suficiente, le hemos rallado queso curado de oveja. Ley directamente proporcional: más queso, más vida.

Cubierto y bendecido por queso, directo al horno entre 20-25 minutos a 190 ℃.

4: Servir

Una vez que el puré de patatas relleno se temple, cortad las porciones con ayuda de una espátula y un cuchillo. Servid en un plato y gozadlo.

Notas

Os recomendamos encarecidamente que dejéis que vuestro puré de patatas relleno descanse un rato en el horno, con su propio calor.

Por prisas, nosotros tuvimos que emplatar directamente. Por la temperatura, os avisamos que encontraréis dificultades con la consistencia. El calor hace que sea más complicado formar raciones sólidas, ya que el relleno todavía está ardiente y jugoso. Sed pacientes y permitid que se temple un poco para obtener mayor firmeza.

Esta receta la hemos titulado como lo que realmente es, sin trampas lingüísticas: un puré de patatas relleno de carne. Lo que lleve ese relleno y de qué tipo sea esa carne picada, son tu decisión. Queremos que, ante todo, esta receta se pueda compartir como una receta de aprovechamiento. Todo lo que veas por la nevera y despensa que pronto se echará a perder, tiene aquí una rápida salida.

Si acudimos a las referencias del mundo anglosajón, es muy posible que ya conozcas este plato como shepherd’s pie o cottage pie. Este segundo nombre data de finales del siglo XVIII, refiriéndose a un “pastel” de patata una vez que ésta se hizo un recurso accesible para los más modestos campesinos. Cottage hace referencia al tipo de casa donde se cocinaba, una casita de campo modesta. Más tarde, a mediados del siglo XIX, nos topamos con el uso extendido de shepherd’s pie, empleado indistintamente como sinónimo de una cottage pie, y sin hacer discriminaciones si el relleno estaba cocinado con sobras asadas de ternera o directamente con carne de cordero.

Anécdotas histórico-culturales al margen, lo que está claro es que el puré de patatas tiene aquí un protagonismo absoluto. Algunas variantes, también cubren los lados del relleno con puré, creando un auténtico búnker de puré de patatas relleno. El puré lo puedes preparar en un momento, con o sin leche, muy cremoso o machacado y grumoso como el nuestro.

¿No sabes qué cocinar para abundantes invitados? ¿Tienes la nevera atestada de ingredientes y no sabes qué conjugar con ellos? Pues ya sabes: revisa si con tres o cuatro patatas hervidas, puedes crear este sencillo puré de patatas relleno y gratinado al horno.

Comparte tus combinaciones en nuestras cocinas de Facebook e Instagram y dinos si conocías este plato. Esperamos tus historias.