Pescado y marisco

Pulpo a la plancha con gratén de patata y coliflor, receta fácil

Hay vida más allá del pulpo á feira, como por ejemplo con este pulpo a la plancha con gratén de patatas y coliflor que está para chuparse los dedos.

En esta ocasión vamos a darle una vuelta de tuerca a la forma tradicional de consumir el pulpo cocinándolo a la plancha y acompañándolo de un delicado gratén de patata y coliflor y de una ajada.

Ingredientes

  • Pulpo cocido, 250 g
  • Coliflor, 300 g
  • Patatas medianas, 3
  • Cebolla, 1/2
  • Dientes de ajo, 6-8
  • Pimentón dulce
  • 1 hoja de laurel
  • Mantequilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo hacer pulpo a la plancha con gratén de patata y coliflor

01: Cortamos la patata y la coliflor con la mandolina

En primer lugar, señalar que para la elaboración de esta receta se antoja fundamental contar con una mandolina, un utensilio sencillo y relativamente barato que nos permite hacer láminas muy finas de diferentes ingredientes y productos. Aunque con un cuchillo bien afilado podamos intentar emular su labor, por mucha habilidad que tengamos me temo que el resultado va a ser un tanto desigual y no nos va a servir para que nuestro de gratén de patata y coliflor quede en condiciones, bien compacto y regular.

Pelamos las patatas y cortamos la coliflor de modo que una de sus caras quede lisa y recta para así poder laminar la coliflor por ese lado.

Colocamos la cuchilla más fina a la mandolina y cortamos las patatas en rodajas muy finas, teniendo cuidado con los dedos (recomiendo usar siempre el protector para evitar posibles accidentes). Seguimos el mismo proceso para cortar la coliflor en finas láminas. En este caso no conseguiremos láminas enteras, sino que debido a la estructura en ramilletes de la coliflor obtendremos los ramilletes laminados finamente separados los unos de los otros. No os preocupéis por eso porque no es ningún problema, es más, así será más fácil adaptar la capa de coliflor al molde en el que vamos a preparar el gratén de patata y coliflor.

02: Montamos y horneamos el gratén de patata y coliflor

Para la elaboración de nuestro gratén vamos a utilizar aros metálicos de unos 10 cm de diámetro aproximadamente, de modo que podamos montar en ellos cada gratén de patata y coliflor de manera individual y con una forma bonita y estética.

Colocamos la bandeja del horno en la mesa de trabajo y posamos sobre ella un trozo de papel de horno. Establecemos los aros metálicos sobre el papel de hornear y pincelamos la cara interna de los aros y el fondo de papel sulfurizado con mantequilla derretida (la cual podéis sustituir perfectamente por aceite de oliva si así lo preferís). Una vez engrasado el aro que hará la función de molde del gratén, vamos poco a poco colocando capas de patata y coliflor hasta llenar el molde.

Colocamos una capa fina de las láminas de patata superpuestas una montada sobre otra hasta cubrir el fondo. A continuación colocamos una segunda capa con la coliflor laminada con la mandolina hasta cubrir ese segundo piso. Continuamos el proceso salpimentando ligeramente cada capa, hasta rellenar todo el aro. En mi caso puse 5 capas al gratén, 3 capas de patata (una en el fondo, otra en el centro y la última en la parte superior) y 2 de coliflor (entre las capas de patata).

Por último, añadimos una pizca de mantequilla sobre nuestro gratén en ciernes y colocamos un trozo de papel de hornear sobre el aro. Colocamos a continuación algo sobre el gratén que haga de peso y que pueda ser introducido en el horno sin problemas, para que compacte bien sus capas y nuestro gratén de patata y coliflor quede bien formado y muy mantecoso una vez horneado.

Introducimos la bandeja al horno previamente precalentado a 180º C y horneamos nuestro gratén de patata y coliflor durante 50 minutos.

Una vez fuera del horno, esperamos a que enfríe a temperatura ambiente e introducimos en el frigorífico al menos 2 horas más, aún con el peso encima, para que el gratén enfríe y gane en consistencia.

Al final de la receta y antes de emplatar, sacamos los cilindros de patata y coliflor y retiramos el peso, el papel superior y el aro metálico. En una sartén con un poco de mantequilla doramos el gratén de patata y coliflor un par de minutos por cada lado a fuego alegre hasta que adquiera una costra dorada, sabrosa y crujiente.

03: Preparamos la ajada que acompañará a nuestra pulpo a la plancha con gratén de patata y coliflor

Para preparar la ajada gallega chafamos los dientes de ajo en camisa y los añadimos a una sartén con 5-6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Añadimos a continuación la cebolla en juliana y rehogamos poco a poco a fuego muy suave durante 10 minutos aproximadamente, para que el aceite se infusione y se llene del sabor de la cebolla y, sobre todo, del ajo.

Llegados a ese punto, añadimos el pimentón ya fuera del fuego y removemos. Reservamos durante al menos 30 minutos la ajada sin moverla de nuevo, para que se enfríe y para que las partículas sólidas del pimentón vayan a parar al fondo de la sartén.

Decantamos la ajada con la ayuda de un colador y prestando especial cuidado a verter únicamente el aceite y no es poso de pimentón del fondo.

04: Cocinamos el pulpo a la plancha

Cortamos unas buenas patas de pulpo cocido.

Ponemos la plancha a fuego medio-alto y una vez esté bien caliente cocinamos las patas de pulpo en ella con unas gotas de aceite de oliva. Doramos el pulpo durante 3-4 minutos por cada lado sin moverlo para que se dore y caramelice bien. Salamos con sal en escamas una vez lo retiremos del fuego y emplatamos de inmediato.

05: Servimos el pulpo a la plancha con gratén de patatas y coliflor y con la ajada

Servimos el pulpo a la plancha junto con el gratén de patatas y coliflor de guarnición y su ajada.

Resultado final

No creo que quepa lugar a dudas de que el pulpo es un producto absolutamente delicioso y uno de los mayores manjares que el mar nos brinda. Además, y aunque su precio sea un tanto elevado (merma mucho durante la cocción y ya cocido su precio ronda los 30 euros/Kg) se aprovecha toda su sabrosa carne, por lo que de vez en cuando merece la pena darse el lujo de comer este producto tan excepcional.

Para preparar el gratén de patata y coliflor que sirve de guarnición del pulpo a la plancha podemos optar si queremos por montarlo directamente sobre una fuente de horno cuadrada o rectangular de mayores dimensiones, montando las capas del mismo modo que veis en el paso a paso y colocando también el papel de hornear tanto en la parte inferior como en la superior, así como el peso que presione el gratén para que quede bien prieto y compacto. Una vez frío podéis cortarlo en raciones con un cuchillo o con un molde del mismo tipo que el que he usado yo para preparar esta receta y dorar cada ración de gratén de patata y coliflor por separado.

Espero que disfrutéis de esta deliciosa receta de pulpo a la plancha tanto como lo he hecho yo preparándola, degustándola y, especialmente, compartiéndola con todos vosotros. ¡A cocinar se ha dicho!