Saludables

Curry de sandía, receta ultraligera que deberías probar antes de que acabe el verano

No deberías dejar que acabe la temporada sin probar este curry de sandía, una receta con poquísimas calorías que es toda una explosión de sabor.

30 agosto, 2021 18:18

No penséis que se me ha ido la cabeza en mi afán de compartir con vosotros recetas fáciles, ligeras, saludables y deliciosas, que ya me gustaría que se me hubiese ocurrido a mí la idea de cocinar una sandía con una mezcla de especias de curry.

El resultado es tan sorprendente como delicioso, una explosión de sabores en la boca, dulce, salado, ácido y picante, pero a la vez refrescante y, como valor añadido, que se trata de una receta muy ligera con poquísimas calorías. Acaso ¿se le puede pedir más a una receta de temporada?

La receta que os propongo está inspirada en la que aparece en el libro "50 great curries of India" de Camellia Panjabi, una receta que, según cuenta la autora, es popular en Rajastán, un estado al norte de la India de clima desértico en el que durante los veranos se alcanzan temperaturas altísimas y en el que, como antiguamente no era fácil conseguir productos de otras regiones, cocinaban con lo que tenían a mano como, por ejemplo, la sandía.

El curry de sandía puede servirse como guarnición o como un plato en sí mismo acompañado de un arroz blanco, que lo ideal es que sea arroz basmati.

Propiedades nutricionales de la sandía

Sobre la sandía, la Fundación Española de la Nutrición dice que "aunque según el Reglamento 1924/2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos no se pueda destacar ningún nutriente como “fuente” o “alto contenido”, sí se puede resaltar en la sandía un aporte de potasio y vitamina A, que contribuye al total de la dieta."

"La sandía es muy apreciada por ser refrescante y rica en agua y sales. En concreto, es la fruta que mayor cantidad de agua contiene (95 % de su peso), por lo que tiene un bajo contenido energético y, en general, pocos nutrientes, aunque contiene cantidades apreciables de diversas vitaminas y minerales."

"Lo más destacable en su composición es su contenido en carotenoides sin actividad provitamínica (luteína y licopeno), entre los que destaca el licopeno, ya que se encuentra en una elevada cantidad, siendo este alimento una de las principales fuentes dietéticas del fitoquímico (2.454 µg/100 g de porción comestible)."

Cómo hacer curry de sandía

Ingredientes

  • Sandía, 1/2
  • Aceite vegetal, 2 cucharadas
  • Cominos enteros, 1/4 cucharadita
  • Curry de Madrás, 1 cucharada (*)
  • Lima, 1
  • Chips de coco, 30 g
  • Sal
  • Cilantro fresco o hierbabuena fresca

(*) Por comodidad, yo he utilizado una mezcla de curry ya preparada, pero si lo preferís podéis usar una mezcla hecha por vosotros como la que sugiere Camellia Panjabi en la receta del libro que contiene chile rojo molido, cúrcuma, cilantro en polvo, puré de ajo y sal.

Paso 1

En una cazuela ponemos a calentar el aceite a fuego medio-bajo con los cominos hasta que empiecen a desprender su aroma.

Paso 2

Trituramos la cuarta parte de la sandía y la mezclamos con la mezcla de especias de curry de Madrás.

Paso 3

Añadimos la mezcla del paso anterior a la cazuela y cocinamos a fuego medio removiendo de vez en cuando hasta que se reduzca más o menos a la mitad.

Paso 4

Añadimos el zumo de media lima y los chips de coco deshidratado. Damos unas vueltas para mezclarlo todo, pero sin que se cocine demasiado pues no queremos que el coco se ablande en exceso, sino que siga manteniendo ese puntito crujiente.

Paso 5

Añadimos el resto de la sandía cortada en cubos, mezclamos bien para que se impregne de la salsa de especias y dejamos a fuego bajo durante unos cinco minutos. Probamos y, si es necesario, rectificamos de sal.

Paso 6

Servimos inmediatamente sobre una cama de arroz basmati, rociamos con unas gotas de zumo de lima y ponemos por encima algunas hojas de cilantro fresco o hierbabuena.

Bonus extra

Si sobra no es aconsejable recalentarlo, pero tampoco es necesario porque frío también está delicioso. Si además lo trituráis cuando, el resultado es una sopa fría adictiva y con menos calorías que un gazpacho.