Olena Beisiuk iStockPhoto

Salsas

Cómo hacer salsa tártara, la mejor para pescados y mariscos

Hoy os cuento cómo hacer salsa tártara, una de las salsas derivadas de la mayonesa. Se trata de una versión sencilla que admite variantes según los gustos del comensal.

La salsa tártara suele usarse como acompañamiento o aliño de platos fríos o calientes que contienen pescado, marisco o pollo, con los que combina a la perfección. Aunque es un vicio simplemente con unas patatas fritas, ya que recuerda bastante a la salsa para patatas Deluxe de una conocida cadena de comida rápida.

Ingredientes

  • Huevo, 1
  • Aceite de oliva virgen extra, 50 ml
  • Aceite de girasol, 100 ml
  • Zumo de limón, 1 cucharada
  • Vinagre de manzana, 1 cucharada
  • Cebolla deshidratada, 1/2 cucharada
  • Mostaza, 1/2 cucharada
  • Eneldo seco, 1 cucharadita
  • Sal, 1/4 cucharadita
  • Azúcar, 1 cucharada
  • Pepinillos en vinagre, 6 medianos
  • Cebollino fresco picado, 2 cucharadas
  • Cebolla dulce, 1 pequeña

Cómo hacer salsa tártara en un momento

No tiene mayor complicación que la que tendría hacer una mayonesa casera.

01: Preparar la base de mayonesa

En el vaso de la batidora cascamos el huevo y ponemos el aceite de oliva virgen extra, apoyamos el brazo de la batidora en el fondo y empezamos a batir a velocidad media y sin mover la batidora hasta que comience a emulsionar.

Cuando se haya mezclado todo, subimos la velocidad de la batidora al máximo y comenzamos a añadir el aceite de girasol en forma de hilo sin dejar de batir en ningún momento y moviendo la batidora de arriba a abajo hasta que tengamos una mayonesa con el espesor que nos guste.

Si el huevo es muy pequeño, es posible que no haya que añadir todo el aceite y si es más grande puede hacernos falta un poco más.

02: Añadir los condimentos

A continuación, añadimos el azúcar, el vinagre, el zumo de limón, la mostaza, la sal y la cebolla en polvo deshidratada. Ponemos de nuevo en marcha la batidora hasta que se mezcle todo bien. Reservamos.

03: Añadir los tropezones

Troceamos los pepinillos y la cebolla dulce en brunoise -trocitos cúbicos de dos milímetros- y los añadimos a nuestra salsa tártara junto con el cebollino fresco picado. Mezclamos bien.

04: Servir

drbimages iStockPhoto

Al tratarse de una salsa con huevo crudo debemos servirla de inmediato. Funciona bien para napar pescados como el salmón cocinados a la plancha o al vapor.

LauriPatterson iStockPhoto

También es una salsa adecuada para servir en un cuenco para dippear con platos de pescado rebozado como los fish and chips, los soldaditos de Pavía o los bocaditos de rape rebozados.

Notas

El nombre de salsa tártara proviene de las tribus tártaras de Mongolia. Es, como os adelantaba más arriba, una de las salsas derivadas de la mayonesa cuya versión más básica lleva pepinillos y mostaza, aunque se pueden añadir otros ingredientes como alcaparras, cebolla o huevo duro finamente picado.

La versión que os traigo hoy, que personalmente es la que considero la versión definitiva, pues es con diferencia la mejor que hemos probado nunca es una versión intermedia, con algún ingrediente más que la versión básica, pero no tan pesada como las versiones más completas.

Si sobra, salsa tártara, podemos guardarla en un táper o bote bien cerrado en la nevera durante no más de uno o dos días. Aún así, si antes de que transcurra este tiempo vemos que cambia de aspecto o desprende olores extraños debemos tirarla para evitar riesgos.