Postres

Bizcocho genovés, el bizcocho con tres ingredientes sin levadura que triunfa en las redes

Estos días se está haciendo muy popular este bizcocho con tres ingredientes que no necesita levadura ni harina especial y no es más que el bizcocho genovés de toda la vida.

18 abril, 2020 12:19

Si piensas que el bizcocho con tres ingredientes que estos días circula por las redes es algún invento nuevo de estos tiempos de crisis, no te equivoques. Este sencillo bizcocho es un clásico de la repostería que se conoce como bizcocho genovés y que es muy probable que hasta lo hayas hecho más de una vez.

Ingredientes

  • Huevos, 4
  • Harina de trigo de uso normal, 120 g
  • Azúcar, 120 g

Cómo se hace un bizcocho genovés

Si lo de genovés te despista, es porque seguramente lo conoces más como bizcocho para tartas y brazos de gitano, porque es el mismo bizcocho, lo único que cambia es el tiempo de horneado que, obviamente, cuando extendemos la masa en una bandeja para tener una plancha de bizcocho con la que luego hacer una tarta de pisos o un brazo de gitano, será inferior a si ponemos la masa en un molde más pequeño para hacer un bizcocho de más altura.

Paso 1

Encendemos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo sin ventilador. En un bol amplio ponemos el azúcar. Separamos las yemas de las claras de huevo y ponemos las primeras en el mismo bol que el azúcar y las segundas en otro bol que esté completamente limpio.

Paso 2

Montamos las claras a punto de nieve firme (si usamos batidora eléctrica o amasadora serán necesarios unos 8 ó 10 minutos y sabremos que están en el punto adecuado cuando veamos que se puede poner el bol boca abajo y las claras no se caen) y las reservamos.

Paso 3

Batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos la harina tamizada sobre la mezcla de yemas y azúcar y la incorporamos con ayuda de una espátula haciendo movimientos envolventes. A veces, debido a que el tamaño de las yemas de huevo no es exactamente el mismo siempre, sucede que cuesta mucho incorporar la harina. Es en estos casos solucionamos el problema áñadiendo una cucharada de agua para poder integrar toda la harina hasta obtener una mezcla lisa.

Paso 4

Añadimos las claras a punto de nieve y las incorporamos usando la espátula con movimientos envolventes (de abajo a arriba). Tenemos que hacerlo con suavidad para que se pierda el mínimo aire posible. Esto es fundamental, pues este bizcocho no lleva ningún tipo de levadura o impulsor y toda su esponjosidad va a depender del aire que quede en la masa una vez mezclado todo.

Paso 5

Si queremos hacer una plancha de bizcocho, extendemos la mezcla sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear (yo suelo usar una de 39 x 26 cm) y horneamos a 180ºC durante 8 minutos, pasado este tiempo pinchamos con un palillo de brocheta. Si sale limpio está listo, si no, lo dejamos un par de minutos más y volvemos a comprobar.

Si lo que queremos es hacer un bizcocho convencional, forramos un molde de 22 centímetros de diámetro o uno rectangular de unos 30x12 centímetros con papel de horno, echamos la masa y horneamos en horno precalentado a 180ºC durante 30 minutos, pasado este tiempo pinchamos con un palillo de brocheta. Si sale limpio está listo, si no, lo dejamos cinco  minutos más y volvemos a comprobar.

Paso 6

Sacamos del horno, esperamos cinco minutos, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. 

Si es una plancha que vamos a utilizar para un brazo de gitano, la enrollamos en caliente, lo envolvemos en un trapo de cocina limpio y la dejamos enfriar enrollada. Cuando esté fría, desenrollamos con cuidado, rellenamos con la crema que más nos guste y decoramos al gusto o bañamos con chocolate.

Notas

Se trata de un bizcocho muy sencillo y rápido de hacer en cualquier momento, pues los ingredientes necesarios son de uso habitual en casi cualquier casa. Además, como tampoco lleva aceite ni mantequilla ni grasas de ningún tipo es un bizcocho que resulta muy ligero.

En repostería es, precisamente por su ligereza, uno de los bizcochos más utilizados como base para tartas, pues se pueden rellenar de prácticamente cualquier cosa sin que el resultado sea excesivamente pesado.