Postres

Crema de cacao y avellanas casera y sin azúcar, más sana que comprada

Olvídate de las comerciales cargadas de azúcar y aceite de palma y déjate seducir por los encantos de esta crema de cacao y avellanas casera hecha con sirope de ágave.

No os voy a hablar de marcas porque todos sabéis las que son. Cualquier amante del chocolate que se precie tiene alguna entre sus favoritas pero se abstiene de disfrutar de ella tanto como le gustaría debido a las ingentes cantidades de azúcar que contienen y al aceite de palma que incorporan la mayoría. Problemas que no vais a tener con esta crema de cacao y avellanas casera.

Ingredientes

  • Avellanas tostadas sin piel, 100 g
  • Bebida vegetal de avena sin azúcar añadido, 100 ml
  • Aceite de oliva, 50 ml
  • Cacao en polvo desgrasado sin azúcar, 25 g
  • Sirope de ágave, 25 -50 g

Preparación

Lo único que necesitamos, aparte de los ingredientes, es un robot de cocina tipo Thermomix o un procesador de alimentos con accesorio de cuchillas trituradoras.

Paso 1

Ponemos las avellanas en un procesador de alimentos y las trituramos durante unos minutos hasta que tenga una textura como de mantequilla. Debido a la fricción y al funcionamiento del motor, durante el triturado se va a desprender mucho calor, por lo que para evitar estropear la máquina, puede ser conveniente no hacer todo el triturado del tirón, sino hacerlo en varias tandas con pequeños descansos intermedios de un minuto más o menos para que se enfríe un poco el motor.

Paso 2

Cuando las avellanas estén completamente trituradas, añadimos la bebida vegetal de avena -que puede sustituirse por cualquier otra bebida vegetal o por leche de origen animal-, el aceite de oliva virgen extra, el cacao en polvo desgrasado y 25 ml de sirope de ágave. 

El poder endulzante del sirope de ágave es algo más del doble que el del azúcar, por eso, si no estás muy acostumbrado a cocinar con este ingrediente es mejor que empieces con una cantidad pequeña y vayas añadiendo más poco a poco para corregir el sabor hasta que tenga el punto dulce que a ti te gusta. En cualquier caso, el resultado va a ser una crema de cacao y avellanas casera con muchísimo menos azúcar que una versión industrial.

Paso 3

Ponemos de nuevo en marcha el procesador y trituramos hasta tener una crema homogénea que, en un primer momento, estará caliente debido a lo que sube la temperatura con la fricción del triturado y con una textura bastante líquida. En estas condiciones la pasamos a uno o varios botes y los dejamos enfriar en la nevera. Pasadas algunas horas, la crema habrá adquirido una extra ,mucho más densa y parecida a la de los productos comerciales.

Paso 4

Podemos servir nuestra crema de cacao y avellanas casera sobre rebanadas de pan, sobre galletas, como relleno de tartas y bizcochos, en pizzas dulces..

Notas

Esta crema de cacao y avellanas casera se conserva perfectamente durante varios días en la nevera, aunque como está tan buena, es casi seguro de que se acabará en pocos días.

Como veis, con muy poco trabajo tenemos una crema de cacao mucho más sana, ya que, aunque el sirope de ágave se pueda considerar como otro tipo de azúcar, la cantidad que necesitamos es mucho menor que si utilizásemos azúcar blanco normal. Además, su índice glucémico es mucho más bajo, por lo que estaríamos cambiando un carbohidrato rápido por uno mucho más lento y, por tanto, más saludable.