Postres

Flan finlandés o Pannukakku, el desayuno típico de Helsinki

Mi pasión por los desayunos me lleva a probar cuanta receta llega a mis oídos como este Pannukakku, una especie de flan finlandés que se toma para desayunar.

Definitivamente el desayuno es mi comida favorita del día, especialmente el de los fines de semana, cuando lo preparo sin prisas y con más ilusión, supongo que en parte es porque una se levanta más descansada, sin mirar el reloj a cada segundo, y además me encanta ver la cara de mis loquitos cuando se levantan en plan zombie, con los ojos medio cerrados pero  llegan a la cocina diciendo “Huele muy bien... qué hambre!!”. 

Ingredientes

  • Huevos, 2
  • Leche, 800 ml
  • Esencia de vainilla, 1 cdta
  • Harina, 150 g
  • Azúcar, 100 g
  • Impulsor químico, 1 cdta
  • Nata montada y fruta fresca, para acompañar

Los ingredientes de este flan finlandés son básicos de nuestra cocina y su  sabor te resultará familiar porque tiene una textura entre el flan y las tortitas que te va a encantar.

01: Mezclar los ingredientes

En un cuenco empezamos batiendo los huevos, les añadimos la leche y la vainilla y mezclamos bien.

En otro cuenco aparte tamizamos la levadura y la mezclamos con el azúcar, la levadura y la sal. Con la ayuda de unas varillas vamos incorporando en unas tres tandas esta mezcla al cuenco de la leche, mezclando bien antes de añadir la anterior. Quedará una masa bastante líquida.

02: Hornear

Precalentamos el horno a 225ºC

Forramos una fuente de horno rectangular con papel de hornear, para que se adapte bien el papel lo mojamos un poco, lo arrugamos y así podemos adaptarlo mejor al molde.

Llenamos la fuente con nuestra mezcla y horneamos en el horno precalentado durante unos 30 minutos, hasta que quede cuajado y doradito.

03: Servir

Mientras dejamos enfriar nuestro Pannukakku, preparamos el acompañamiento. Montamos un poco de nata montada y cortamos la fruta fresca en pequeños trocitos. A un envase de 200 ml de nata le hemos añadido 2 cucharadas de azúcar glas, y hemos optado por unas fresas también, porque están ahora mismo de temporada y creo que desde que hay en el mercado a buen precio no ha pasado ni un solo día en que no haya fresas en esta casa. 

Cortamos el Pannukakku en pequeños cuadrados y servimos cubiertos con una cucharada de nata montada y unos trocitos de fresas, como detalle final le hemos añadido un chorrito de sirope de ágave y espolvoreado con un poco de azúcar glas.

Acordaros de congelar unas cuantas fresas cuando estén más baratas, limpitas y sin hojas, guardadas en bolsas o en tuppers, y tendrás fresas para batidos, mermeladas, siropes y helados para todo el verano.