Postres

Pastel de aguacate, un postre original, sin azúcar, sin lactosa y sin horno

Esta versión fácil de pastel de aguacate tiene una base deliciosa. Los dátiles le proporcionan mucha profundidad en el dulzor.

No sabemos si por aburrimiento o genuina curiosidad, pero nos hemos lanzado a la aventura con este pastel de aguacate casero. No requiere horno y se prepara en un momento. Bajo en calorías y azúcares si lo comparamos con otros postres, tartas o pasteles. ¿Te gusta el color verde, el dulce y las cosas frías? Estás en el lugar indicado.

Ingredientes para preparar un pastel de aguacate

Ingredientes para el pastel de aguacate

Ingredientes para el pastel de aguacate

  • Aguacates, 3
  • Plátano, 1/2
  • Dátiles, 160 g
  • Nueces, 50 g
  • Ralladura de coco, 30 g
  • Sirope de agave, 2 cucharadas
  • Jugo de lima, 1 cucharada
  • Extracto de vainilla, 1 cucharada

Cómo preparar un pastel de aguacate

1: Crear la base del pastel

Base del pastel de aguacate

Base del pastel de aguacate

Metemos los dátiles, las nueces, la ralladura de coco, el extracto de vainilla y el sirope de ágave en la picadora. Le damos al botón, con cuidado ante el terremoto que producen algunas picadoras, como la nuestra.

2: Volcar la mezcla en un molde y enfriar

Base del pastel de aguacate

Base del pastel de aguacate

Tan fácil como transportar el contenido de la trituradora a un molde. El nuestro tiene forma cuadrada y mide 15×15 cm, con 6,5 cm de altura. Repartimos y prensamos bien la base con una cuchara. Lo mandamos a la nevera 4 horas. Mientras, preparamos la cobertura.

2: Batir los ingredientes para cubrir

Ahora toca la mezcla que irá sobre esa base. La nuestra es de aguacate, plátano y jugo de lima. Trituramos bien. Siguiente paso.

3: Colocar en molde

Una vez la base haya enfriado y creado una estructura sólida, vertemos la cobertura. Con ayuda de una lengua de gato, intentamos dejarla lo más lisa posible. A la nevera otro mínimo de 8 horas.

4: Servir

Cortamos las porciones y servimos en un plato. Podemos espolvorear más ralladura de coco por encima, además de corteza de la propia lima o de un limón. Opcionalmente, añadirle un chorrito de miel o de nuestro sirope favorito es una tentación igualmente válida.

Notas

Con total confianza, este ha sido un experimento, fruto de varias recetas distintas que habíamos estado leyendo por casa. Queríamos algo fresco, sin bregas con un horno, simple para colectivos extranjeros a la repostería. Esta versión fácil de pastel de aguacate tiene una base deliciosa. Los dátiles le proporcionan mucha profundidad en el dulzor, lo que contrasta con la cobertura que os proponemos.

En retrospectiva, mientras escribo estas líneas, me gustaría corregir su acidez. Cambiaría el jugo de lima en la crema que hacemos de aguacate con plátano por algo que empujase el sabor en otra dirección. ¿Un trocito de mango maduro tal vez? ¿Un poco de miel? ¿Dulce de leche? ¿Membrillo? No sé lo que me digo, pero está claro que hay muchas variables, tanto en color, textura y sabor. Sería muy buena idea que compartieseis las vuestras y propusierais alternativas.

Lo bueno de este original postre es que tampoco va cargado con azúcares industriales, huevos o nata. Es amable digestivamente y evitamos remordimientos poscalorías. Recuerda escribirnos o etiquetarnos en Facebook e Instagram para saber cómo has preparado este pastel de aguacate y si tienes ideas para su cobertura. Mientras esperamos vuestras sugerencias, lo mejor será coger otro trozo…