Key-Lime-Cake (14)

Key-Lime-Cake (14)

Postres

Key Lime Cake

Noticias relacionadas

Os traigo una receta muy americana, sencilla y fresquita, porque no hay nada más refrescante que el limón y su prima la lima ¡Mirad que poetisa me he levantado yo hoy!

Ingredientes

  • 250 gramos de galletas digestivas
  • 120 gramos de mantequilla derretida
  • 60 gramos de azúcar
  • 4 yemas de huevo M
  • 400 gramos de leche condensada
  • 120 ml de zumo de lima
  • 2 cucharaditas de ralladura de lima
  • Nata montada
  • Para la base
  • Para el relleno
  • Para la decoración

El pastel de lima es un pastel rápido de elaborar, tiene una presentación que te dice ¡Cómeme ya, no me dejes para después!, y encima está delicioso ¿se le puede pedir algo más a un pastel veraniego? Bueno sí, se le podría pedir que no engordara, pero esto ya es otra historia.

Lo que hay que tener en cuenta es que lo mejor es hacerlo el día antes de comerlo para dejarlo en la nevera tooooda la noche y que pueda estar bien frío a la hora de servir.

Preparación de Key Lime Cake

  1. Para la base ponemos las galletas digestivas en la picadora junto con el azúcar y picamos todo bien. Una vez tenemos las galletas trituradas las mezclamos en un bol con la mantequilla derretida hasta que quede tipo “migas”. Engrasamos un molde desmontable (el mío era de 22 cm) y ponemos una capa de galletas en la base y las paredes, yo no he subido la galleta hasta arriba sino a media altura porque luego el relleno no iba a llegar hasta ahí. Una vez tengamos nuestro molde con la base ya lista lo metemos en el horno durante unos 10 minutos a 180 ºC para que se doren las galletas.
  2. Mientras se enfría nuestra base nos ponemos con la elaboración del relleno. En un bol batimos con unas varillas las yemas hasta dejarlas espumosas, sin dejar de batir y poco a poco vamos añadiendo la leche condensada y cuando lo tengamos todo ya bien integrado añadimos el zumo de lima y por último la ralladura.
  3. El último paso es poner el relleno dentro del molde junto a la base de galletas y hornear a 180 ºC durante unos 15 minutos aproximadamente hasta que la mezcla se asiente.
  4. Una vez sale del horno debemos dejar enfriar nuestra tarta a temperatura ambiente, después ya la pasamos al frigorífico durante al menos 2 o 3 horas, aunque si la dejamos toda la noche mejor que mejor.
  5. Antes de servir desmoldamos y decoramos. Yo he igualado más o menos las paredes de la tarta con ayuda de unas tijeras y después con la manga pastelera he puesto la nata, quedaría genial como idea espolvorear la nata con un poquito de azúcar de color, en este caso el verde le iría estupendo.

Resultado

Una tarta muy veraniega y fresquita, hará las delicias de cualquier reunión, ideal para tomar un trozo mientras estás tumbada frente a la piscina ¡Ohhh, eso es vida!

Tiempo: 20 minutos (más 2/3h de enfriado)
Dificultad: 1/5
Digestión: 3/5
Precio: 5 euros