Pescado y marisco

Merluza en salsa de tahini, receta sencillísima de pescado al horno

Esta merluza en salsa de tahini al horno es de origen libanés y está para rebañar el plato y chuparse los dedos de lo rica que está.

Os traemos una receta muy original y sencilla procedente de la cocina libanesa. Se llama samak bi tahini en árabe y es un favorito en muchas regiones del Medio Oriente. Este plato de merluza en salsa se prepara con tahini, cítricos, frutos secos y hierbas aromáticas. Original, económica y muy sana: esta es nuestra merluza en salsa de tahini.

Ingredientes para la cobertura

  • Diente de ajo, 1
  • Ralladura de lima, al gusto
  • Guindillas, 2
  • Perejil picado, al gusto
  • Almendras laminadas tostadas, 30 g

Preparación de merluza en salsa de tahini

01: Preparación de la salsa de tahini

En un plato hondo o bol, vertemos la nata fresca, el tahini, el jugo de limón, la sal, el aceite de oliva, la cebolla morada cortada en trozos pequeños, el comino molido, el cardamomo y el agua. Removemos bien con unas varillas o un tenedor. Una vez tengamos una salsa consistente y equilibrada, reservamos.

02: Hornear

Precalentamos el horno a 220 ºC.

Mientras coge calor, vamos a preparar los filetes de merluza. Colocamos las piezas sobre una bandeja profunda para horno. Bañamos con un poco de aceite de oliva sobre ambos filetes. Agregamos sal, un diente de ajo picado, ralladura de lima, guindillas rojas troceadas al gusto, perejil fresco picado y almendras laminadas. Como preferencia personal, las hemos tostado un poco antes de añadirlas.

Listas todas las capas, bajamos la temperatura del horno a 180ºC e introducimos la bandeja. Cocinamos durante 10 minutos.

03: Servir

Sacamos la bandeja con mucho cuidado y apartamos. Para una ración, partimos cada filete en dos mitades y servimos en un plato generosamente regado con la salsa.

Se puede acompañar de arroz hervido o quinoa, ya que casa con la cremosidad de la salsa.

Notas

¿Tahini? ¿Pero qué demonios es eso? ¿Y dónde lo compro? ¡Seguro que es carísimo!

No padezcáis: el tahini es en realidad muy accesible al bolsillo y cada vez más fácil de encontrar en toda España. El tahini o tahina es como se le llama en turco y árabe a las semillas de sésamo tostadas, mezcladas con agua y trituradas. Lo que resulta de este feliz matrimonio es una pasta muy espesa que seguramente os recuerde a la crema de cacahuetes, en color y textura. Y sí, las semillas de sésamo que parecen joyas misteriosas son lo que de toda la vida hemos llamado aquí ajonjolí y suele venderse en botes para condimentar.

El tahini o tahina equivale a un ingrediente tan emblemático como el ajo en nuestros estofados y guisos nacionales: se utiliza en todo Oriente Medio para infinidad de platos. Seguramente, conocéis la receta de hummus, un puré de garbanzos. Literalmente, es lo que significa en árabe hummus: garbanzo. Pues también lleva tahini, elemento que dota al plato de esa consistencia y ahumado tan irresistible. ¿Baba Ganush, el inconfundible puré de berenjenas? ¡También con tahini!

A día de hoy, podéis encontrarlo en proveedores en línea como Amazon, en herbolarios o en carnicerías halal de vuestro barrio.

En cuanto a los filetes de pescado, hemos elegido merluza porque era lo que teníamos a mano. Ya sabéis que podéis sustituirla por cualquier otra pieza de pescado blanco: lubina, dorada, cazón, bacalao, lenguado, mero… Lo más importante es que, si podemos permitírnoslo, sea producto fresco. Unido a la cremosidad de esta salsa y su golpe cítrico, las merluzas en salsa al horno son infalibles para un horneado rápido bajo en calorías.

¿Te apetece equilibrar tu dieta con producto del mar? ¿Quieres emplear ingredientes del Oriente Medio en la cocina tradicional de toda la vida? No te lo pienses dos veces: prueba esta merluza en salsa de tahini.