Pasta y arroz

Pasta con pastrami y cebolla caramelizada, una receta de Späztle alemán

El spätzle es un tipo de pasta alemana muy popular. Se prepara de muchas maneras y una de ellas es con cebolla caramelizada y queso, además en esta receta agregamos pastrami.

15 noviembre, 2021 19:42

0 votos

Conocí el spätzle en mi viaje a Berlín, que nos lo sirvieron en un par de restaurantes tradicionales como acompañamiento de los platos principales. No lo vi en realidad como un plato de pasta como tal sino como algo para tener al lado e ir picoteando.

Me causó impresión el tipo de la pasta y luego descubrí que en la mayor parte de los sitios la hacen de forma casera a partir de harina y huevo, como la pasta fresca italiana, y que es tradicional del sur de Alemania y de Austria. Y ahí sí que hay mucha tradición de hacerla como plato principal, condimentada con muchísimo queso y también hígado de cerdo, o espinacas, o incluso se comen de postre con manzana. Incluso creo que me los ofrecieron al lado de una currywurst.

Viendo el plato de pasta recién gratinado, me recuerda sin duda a los macarrones con queso americanos, los mac & cheese, pero también a los macarrones con tomate y chorizo, muy tostados en el horno, que hacía mi madre cuando era pequeña los días de fiesta y los macarrones del cardenal gratinados con bechamel y butifarra.

Por supuesto, como con la pasta, el spätzle se puede preparar de todas las formas que nos podamos imaginar y también con ellos pueden surgir muchas variantes de pasta. En esta ocasión, encontré el spätzle en un supermercado alemán (Aldi) y tuve que comprarlos, creo que no me costaron más de 1,5 €. Y en casa tenía un poco de pastrami y como la idea original había sido la cebolla caramelizada más el queso, me pareció que era el contrapunto perfecto con su característico tono ahumado.

Hacer pastrami en casa es un lío importante así que siempre os recomendaré comprar uno bueno antes de liaros a hacerlo. Como veréis, esta receta puede ser todo lo fácil que queréis que sea porque la cebolla caramelizada la podréis comprar hecha (siempre nos aporta ese sabor tan reconocible que tiene y que no podremos quitarle) y podréis ahorraros el paso de freír la chalota y poner por encima un poco de cebolleta verde picada. O incluso un poco de cebollino.

Cómo hacer spätzle con pastrami

Pasta con pastrami Clara Villalón

Ingredientes

  • Chalota, 3 ud
  • Cebolla blanca, 1 ud
  • Cebolla morada, 1 ud
  • Mantequilla, 40 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas
  • Pasta tipo spatzle, 350g
  • Pastrami, 150 g
  • Sal, c/s
  • Pimienta negra molida, c/s
  • Queso cheddar blanco, 100 g
  • Queso gouda rallado, 120 g

Paso 1

Derretir la mantequilla a fuego animado, con un poco de aceite para que no se queme. Pelar y picar la chalota finamente y freírla en esa mantequilla, hasta que esté bien dorada. Retirar y reservar. 

Paso 2

Pelar y picar la cebolla morada y la cebolla blanca, en juliana fina. Añadir un poco más de aceite a la olla y poner la cebolla, caramelizar a fuego bajo-medio con un poco de sal, revolviendo de vez en cuando. 

Paso 3

Trocear el pastrami, quitar las partes más grasas y hacerlo cuadraditos. Dejar un poco más para lonchearlo fino y disponerlo al final de la receta por encima. Incorporar el pastrami a la cebolla. Para agilizar el proceso tapar y subir el fuego. Pero tendremos que tener cuidado y removerlo muy constantemente.

Paso 4

Mientras tanto, hervir la pasta en agua con sal dos minutos menos de lo que diga el envase. Entonces, escurrir bien y enfriar con el chorro de agua fría. Añadir también un poco de aceite para que la pasta no se pegue entre ella.

Paso 5

Cuando la cebolla ya esté bien caramelizada añadir la pasta a la olla y apagar el fuego. Mezclar todo muy bien y cubrir completamente con los dos tipos de queso y también con la pimienta negra. 

Paso 6

Gratinar con el horno encendido a tope, hasta que el queso esté bien derretido y empiece a tomar color. 

Paso 7

Terminar por encima con la chalota frita y también con el pastrami cortado muy finamente.

Trucos y sugerencias

Si queremos dejarlo hecho con anterioridad, un buen truco es no gratinarlo al momento. Dejarlo en la nevera todo preparado y cuando queramos comerlo dejar el horno a 180 ºC y entonces que se caliente todo bien durante 15-20 minutos. Luego poner el grill para que se dore por encima.