Juanmonino iStockPhoto

Panes y otras masas

Cómo hacer masa para empanadillas casera que quede crujiente y ligera

Las obleas de masa para empanadillas son mucho más fáciles de hacer de lo que piensas, congelan fenomenal y puedes tenerlas a mano siempre que las necesites.

La lista de ingredientes de la masa para empanadillas industrial suele contener un número considerable de aditivos e ingredientes de esos que ninguna abuela sería capaz de reconocer como comida. Hacerla en casa, requiere de unos minutos de entretenimiento pero a cambio tenemos la seguridad de saber lo que comemos sin renunciar en absoluto al sabor.

Ingredientes para hacer masa para empanadillas casera

  • Harina de trigo, 275 g
  • Vino blanco muy frío, 80 ml
  • Aceite de oliva virgen extra, 40 ml
  • Huevo, 1
  • Sal, 6 g
  • Aceite para freír

Así pues tomad nota de los pasos a seguir para preparar vuestras propias obleas de masa para empanadillas.

01: Preparar la masa

En un cuenco amplio ponemos la harina en forma de volcán. En el centro echamos el resto de ingredientes y mezclamos todo con una cuchara de palo o una espátula. Cuando empiece a formarse la masa la pasamos a la encimera y seguimos amasando con las manos hasta que tengamos una masa lisa. Le damos forma de bola y la dejamos reposar 10 o 15 minutos.

02: Estirar la masa y dar forma a las obleas

Ahora toca estirarla, para hacerlo, enharinamos bien la encimera y el rodillo y vamos estirando porciones de masa (es más fácil si estiramos porciones pequeñas que si lo hacemos con toda la masa de una vez). Debemos conseguir que la masa quede aproximadamente con 1 mm de espesor.

Cortamos discos del tamaño que queramos las empanadillas y los ponemos sobre un cuadrado de papel de horno. Si no vamos a usar las obleas en el momento, podemos hacer paquetes con varias unidades y congelarlas.

03: Rellenar y cocinar las empanadillas fritas o al horno

Ponemos una cucharada de relleno en el medio, las doblamos y las cerramos presionando con un tenedor o con un molde para empanadillas.

Para cocinarlas, podemos freírlas en aceite bien caliente (180ºC) hasta que estén doradas y después pasarlas a un colador grande o rejilla durante unos segundos para que escurran el exceso de aceite. Quedarán unas empanadillas crujientes y sabrosas.

Otra opción más saludable es colocar las empanadillas una vez rellenas sobre una bandeja de horno, pintarlas con huevo batido y hornearlas a 200ºC durante 15 minutos.

Resultado

Con las cantidades que os pongo salen unas 40 obleas no muy grandes, pues en casa se suelen comer de aperitivo.

Si las vais a rellenar inmediatamente, el papel de horno no es necesario, basta con que dejéis los discos sobre una bandeja. Yo se lo pongo siempre porque como para una vez me resultan muchas, aprovecho y guardo un par de paquetes en el congelador bien envueltos en papel film. Luego cuando las necesito, basta con sacarlas unos 10 minutos antes de rellenarlas y separarlas para que se descongelen rápidamente.

En casa las que más gustan son las de jamón y queso y las clásicas de atún con tomate, aunque hay infinitas posibilidades, tanto dulces como saladas. ¿Y a vosotros? ¿De qué os gustan las empanadillas?