Foto por Asier G. Morato

Foto por Asier G. Morato

Panes y otras masas

Este pan de ajo está tan bueno que querrás hacerlo en casa

Es la receta perfecta para acompañar. Suele gustar a todo el mundo, no es nada caro y lo mejor de todo es que hacer pan de ajo en casa es fácil y rápido.

Aunque he de confesar que si por mi fuese me comería barras y barras de pan de ajo a palo seco, lo cierto es que esta receta es perfecta como entrante o acompañante. Suele gustar a todo el mundo, no es nada caro y lo mejor de todo es que hacer pan de ajo en casa es fácil y rápido. Tanto que para cuando te quieras dar cuenta estarás disfrutando de este pequeño manjar.

Ingredientes

  • 1/2 o 1 barra de pan (dependiendo del tamaño).
  • 15 g de perejil fresco.
  • 2-3 dientes de ajo.
  • 20 g de queso mozzarella rallado.
  • 60 g de mantequilla a temperatura ambiente.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.

Cómo hacer pan de ajo en casa

Hacer pan de ajo en casa es tan simple que hasta un niño podría hacerlo, sólo hay que preparar la mezcla de ajo, untarla y tostar el pan. Hay algunos puristas que lo prefieren sin queso, pero soy de los que piensa que le da la vida. En tu mano está usarlo o no.

1. Preparamos la mezcla de ajo

Foto por Asier G. Morato

Foto por Asier G. Morato

Para empezar, metemos los dientes de ajos pelados y el perejil en la picadora. Cuando se hayan triturado, lo mezclamos con la mantequilla (si está a temperatura ambiente es más fácil) el queso, la sal y la pimienta hasta que quede homogéneo.

2. Untamos el pan y lo horneamos

Foto por Asier G. Morato

Foto por Asier G. Morato

¿Qué tipo de pan uso?

Foto por Asier G. Morato

Foto por Asier G. Morato

En cuanto al pan, yo he optado por una torta de aceite cortada en rodajas pero lo cierto es que se pueden usar otros panes. También funcionan muy bien las baguettes e incluso las chapatas o los panes de cristal. La idea es que sea esponjoso, para que absorba bien la mezcla, y no muy tostado/crujiente para que se pueda volver a hornear sin problema. En este caso he cortado el pan en rodajas, aunque dependiendo de la anchura y el grosor del pan que hayáis elegido podéis optar por abrirlo por la mitad.