Ya conocéis mi gran debilidad por la comida italiana y, aunque es bastante difícil encontrar sitios en España donde de verdad consigan la perfecta masa o la pasta al dente con las recetas tradicionales, la semana pasada estuve en un restaurante aquí en Madrid que me encantó: La Tagliatella. Fui con algunas compañeras de trabajo en plan rápido y compartimos algunos de sus deliciosos platos, entre ellos, la pizza que me he visto obligada a repetir en casa y que os traigo a cocinillas: Pizza de Berenjena y Miel.

Ingredientes (para 4 personas)

  •   Masa para pizza refrigerada (260 g)
  • Salsa de tomate frito al gusto (150 g aprox)
  • 200 g Queso Mozzarella (rallado)
  • 1/2 Berenjena
  • Miel
  • Queso Parmesano en láminas (50 g aprox)
  • Sirope de módena
  • Orégano

Noticias relacionadas

 

Preparación

Para elaborar esta pizza de manera cómoda y sencilla, he comprado la masa refrigerada en el supermercado, de manera que no tendré que emplear ni mucho tiempo ni mucho esfuerzo para hacerla. Precalentamos el horno durante el tiempo que preparamos todos los ingredientes y, sobre la bandeja del mismo, ponemos papel aluminio, extendemos un poco de aceite (una cuchara sopera bastará) y espolvoreamos una pizca de harina para evitar que la masa se quede pegada.

Extendemos la masa fresca al máximo, de manera que quede lo más finita posible y sobre ella distribuimos la salsa de tomate. A continuación repartimos la mozzarella de manera uniforme.

Por otro lado, laminamos la berenjena en rodajas, podéis hacerlas tan gruesas como queráis, pero yo os recomiendo que tratéis de cortarlas lo más finas posible, para que la pizza sea ligera. Repartimos la berenjena sobre la pizza y con ayuda de una cuchara (foto#3) extendemos un poco de miel sobre cada una de las rodajas.

Por último, distribuimos unas láminas de queso parmesano y un poco de orégano. Introducimos en el horno 10-15 minutos a 240º y una vez esté dorada al gusto, la sacamos y añadimos un chorrito de sirope de Módena por toda la pizza.

Resultado

Una pizza diferente, original y con un contraste dulce-salado realmente delicioso. Podéis no ponerle sirope de Módena si no os convence, pero os lo recomiendo, de verdad, le da un toque muy especial y aporta mayor dulzor y contraste. Perfecta para sorprender a la vez que facilísima, quizás una buena forma de que los niños coman verdura si no les gusta mucho. Probadla, ¡no os arrepentiréis!

 

Tiempo: 10 minutos + 10-15 minutos de horno

Dificultad: 1/5

Digestión: 3/5

Precio: 5€