Elena_Danileko iStockPhoto

Ensaladas

Ensalada de espinacas con gambas, receta completa y ligera

La lechuga no son las únicas hojas verdes que se pueden comer crudas y la prueba la tienes con esta ensalada de espinacas y gambas que es un chute de vitaminas.

Hoy os propongo una ensalada de espinacas con gambas, una receta sencillísima de preparar y que es perfecta para una cena ligera y equilibrada. Va más allá del sota, caballo y rey de las ensaladas de lechuga y es también de esas ensaladas que nos hacen quedar como maestros de la cocina en cualquier comida con invitados.

Ingredientes

  • Espinacas frescas, 150 g
  • Escarola, 100 g
  • Tomates cherry, 150 g
  • Huevos de codorniz, 8
  • Gambas medianas, 20
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas
  • Zumo de limón, 3 cucharadas
  • Mezcla de pimientas (roja, blanca y negra)
  • Sal
  • Semillas de sésamo blanco, 1/2 cucharada

01: Lavar los vegetales

Lavamos bien las espinacas y la escarola, las escurrimos bien con ayuda de una centrifugadora de verduras. Lavamos los tomates cherry y los cortamos en mitades. Reservamos.

02: Cocer los huevos de codorniz

Ponemos los huevos en un cazo con abundante agua con sal, lo ponemos al fuego, cuando rompa a hervir, esperamos cuatro minutos (o cinco si los huevos estaban de la nevera), los retiramos y los pasamos a un bol de agua con unos cubitos de hielo. Cuando estén fríos los pelamos.

03: Preparar el aliño

En un bol mezclamos el aceite de oliva virgen extra, el zumo de limón, sal al gusto, las semillas de sésamo y una vueltas de un pimentero con pimientas variadas. Mezclamos bien.

04: Pasar las gambas por la plancha

Pelamos las gambas, les retiramos el cordón intestinal. Ponemos a calentar una plancha o sartén antiadherente, cuando esté caliente espolvoreamos sobre la plancha una pizca de sal y, cuando empiece a crepitar, echamos las gambas, las salteamos durante un minuto hasta que cambien de color. Las reservamos.

05: Montar la ensalada y servir

Elena_Danileko iStockPhoto

En el bol en el que vayamos a servir la ensalada de espinacas y gambas, mezclamos las espinacas, la escarola, los tomates cherry, los huevos de codorniz cocidos y cortados en mitades, y las gambas.

Si es necesario volvemos a mezclar los ingredientes del aliño y los rociamos por encima del resto de ingredientes de la ensalada. Y ya tendríamos nuestra ensalada lista para servir.

Resultado

En pocos minutos podemos preparar una deliciosa ensalada de espinacas baja en calorías, con pocas grasas, rica en fibra y en proteínas, y sin carbohidratos refinados. Perfecta para aquellos que gustan de llevar una alimentación equilibrada e incluso para los que deban seguir una dieta hipocalórica o baja en carbohidratos.