Ensaladas

Ensalada de naranjas y caballa marinada, receta para cocinar sin fuego

Os proponemos una ensalada de naranjas y caballa marinada facilísima para la que no hace falta ni encender el fuego. Ideal para el aperitivo.

Me encantan las naranjas en ensalada, casi más que en preparaciones dulces, por eso aprovecho al máximo las últimas de la temporada. Lástima que las naranjas no sean fruta de verano, ¿verdad?

Ingredientes

  • Caballa limpia, 2 o 3 lomos
  • Naranjas, 2 grandes
  • Sal
  • Aceite de sésamo, unas gotas

Para marinar el pescado

  • Naranja, 1
  • Lima, 1
  • Azúcar moreno, 1 cucharada
  • Jengibre rallado, 1 pizca

Para la receta de hoy las voy a combinar con un pescado barato y muy nutritivo, cuya carne es perfecta para “cocinarla” en crudo dentro de una marinada. La receta no puede ser más sencilla.

Preparación de la ensalada de naranja con caballa marinada

1: Preparación previa del pescado

Lo más cómodo es pedirle al pescadero que nos limpie las caballas y nos separe los dos lomos. Luego en casa, sumergimos los lomos en agua helada durante unos 5 minutos para que se desangren bien, los secamos y los congelamos durante 24-48 horas para evitar riesgos de anisakis. Descongelamos durante unas horas en la nevera con el pescado sobre una rejilla para que no esté en contacto con el líquido que suelta.

Con ayuda de unas pinzas retiramos las espinas centrales y retiramos también la piel exterior transparente, ya que es dura y correosa y resulta difícil de comer. Retirarla es tan sencillo como levantarla un poco por una de las esquinas del filete y tirar de ella,

2: Marinar los lomos de caballa

En un túper en el que quepa el pescado justo pero no amontonado, mezclamos el zumo y la ralladura de la naranja y la lima, el azúcar y el jengibre. Mezclamos bien. Salamos los lomos de caballa y los sumergimos en la marinada con la piel hacia arriba. Tapamos y dejamos en la nevera como mínimo 4 horas y como máximo de un día para otro.

3: Servir

Cuando esté listo sacamos los lomos del líquido, los secamos ligeramente con papel de cocina, los acomodamos en la fuente en la que los vayamos a servir, cubrimos con las naranjas peladas y cortadas en gajos, salamos ligeramente y regamos con unas gotas de aceite de sésamo.

Resultado

En esta ocasión, como quería que se apreciara bien en las fotos que el pescado queda “cocinado” he servido los lomos enteros, pero podemos darles un formato más de ensalada si los troceamos en trozos de bocado y los mezclamos con la naranja. También le iría muy bien un poco de cebollino o cebolleta picada.