Carne

Lasaña de salchichas frescas

Pues sí, hacía tiempo que en Cocinillas no preparábamos una lasaña y ya iba siendo hora de sacar alguna nueva versión de este clásico tan socorrido, triunfador nato siempre que aparece en la mesa y rey de los túpers que acaban en el congelador para esos días en los que no hay tiempo o no apetece cocinar.

Ingredientes 

  • 250 g de salchichas frescas de carnicería sin piel y cortadas en trozos
  • 1 cebolleta
  • 1 pimiento rojo
  • 300 ml de tomate frito, si es casero mejor
  • 3 placas de lasaña o 6 placas de canelones
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 60 g de queso que funda bien
  • 300 ml de leche
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla
  • 1 cucharada sopera colmada de Maizena
  • sal, pimienta y nuez moscada al gusto

Además, esta vez, os vamos a contar un truquito muy interesante a la hora de preparar la bechamel, y es que la vamos a hacer en un momento en el microondas, así que el miedo a preparar esta salsa ya no va a ser excusa para no disfrutar de una rica lasaña casera, bien sea esta que os proponemos hoy o cualquier otra con vuestro relleno favorito.

Y sin más preámbulos, ¡vamos a la receta!

Preparación de la lasaña de salchichas frescas

  1. En una sartén ponemos a calentar las 3 cucharadas de aceite a fuego alto (9/12) y añadimos la cebolla y el pimiento cortados en trocitos. Añadimos un poco de sal y los dejamos pochar a fuego bajo (3/12) durante media hora.
  2. Cuando la cebolla y el pimiento estén muy tiernos, subimos el fuego (8/12) y añadimos las salchichas sin piel troceadas. Damos unas vueltas y cuando empiecen a cambiar de color añadimos el tomate frito. Dejamos cocinar al “chup-chup” (5/12) durante unos 10 minutos.
  3. Mientras hidratamos las placas de lasaña o de canelones siguiendo las instrucciones del fabricante. Yo he utilizado unas precocidas que solo hay que dejarlas 10 minutos en agua fría y luego secarlas bien.
  4. Para preparar la bechamel, ponemos la mantequilla en un bol apto para microondas y la calentamos durante 30 segundos a 800 W, lo justo para que se empiece a derretir. Añadimos la maizena y mezclamos hasta que se disuelva bien. Añadimos la leche y sazonamos al gusto con sal, pimienta y nuez moscada. Mezclamos todo y cocinamos en el microondas durante 3 minutos a 800 W. Al sacarla del micro, la batimos bien con las varillas y reservamos.
  5. Cuando esté listo el relleno, montamos la lasaña en una fuente apta para horno alternando las placas de lasaña con el relleno. Cubrimos con la bechamel y rallamos el queso por encima.
  6. Horneamos durante 10 minutos en horno precalentado a 200 ºC y 5 minutos más con el grill encendido.

Resultado

Con las cantidades que os pongo salen un par de raciones no muy grandes, perfectas para comer como plato principal después de un entrante o primer plato ligero a base principalmente de verduras. Es recomendable así porque como todos sabemos, la lasaña es un plato contundente y bastante calórico por lo que es mejor no atiborrarse.