Aperitivos y entrantes

Mazorca de maíz, parmesano y mantequilla de romero, aperitivo fácil

A veces las recetas más sencillas son las más resultonas, esta mazorca de maíz es ideal para resolver un aperitivo en muy pocos minutos triunfando

19 agosto, 2020 12:00

Está claro que esta receta la podríamos hacer con mazorca de maíz ya previamente cocida, de esas que venden envasadas y que son las más fáciles de encontrar en los supermercados españoles, para conseguir que sea una receta aún más sencilla pero debo admitir que ganaréis enteros si os lanzáis a cocer vuestras propias mazorcas de maíz, algo que es realmente muy fácil. En realidad, cocer maíz en casa es tan sencillo como conseguir la mazorca de maíz fresca y limpiarla bien de todos esos pelillos exteriores, cortar los extremos para cuadrarla al gusto de cada uno y después simplemente introducirla en agua hirviendo con sal hasta que esté bien tierna.

Ingredientes

  • Mazorca de maíz, 2 u
  • Mantequilla, 100 g
  • Romero, 2 cucharaditas
  • Sal, 1 cucharadita
  • Parmesano, 2 cucharadas
  • Aceite de oliva, 1 cucharadita
  • Cilantro fresco, unas hojas

Propiedades nutricionales del maíz

Según la Fundación Española de la Nutrición, "contienen principalmente hidratos de carbono complejos y simples. La proteína es de especial interés para los celíacos porque no tiene gluten, pero por otro lado es deficitaria en lisina y triptófano.

El contenido en grasa es muy bajo. Aunque no aporta grandes cantidades de vitaminas, destacan los folatos. Presenta una particularidad con respecto a otros cereales y es su contenido en b-carotenos —precursores de la vitamina A— y en otro carotenoide que es la zeaxantina al cual debe el color amarillo que posee. La variedad de maíz blanco carece de uno y otro".

La llegada del maíz a España

El maíz llegó a España con los primeros viajes de Colón; sin embargo, tal como se usa hoy en el mundo occidental, es un desarrollo de los agricultores de la costa este americana.

Actualmente, gracias a las conservas, se puede encontrar maíz en cualquier época del año, pero el maíz fresco en mazorca será propio de los meses de junio, julio, agosto y septiembre. El maíz fresco es delicado en cuanto a conservación y debe refrigerarse inmediatamente después de su recolección, pues de no ser así pierde rápidamente su característico sabor dulce.

Cómo hacer una mazorca de maíz con queso

La imaginación de cada uno es lo único que hace falta para convertir en esta guarnición tan americana en todo un entrante o aperitivo para estar como un roedor disfrutando de los contrastes que se le pongan por encima. En este caso la elección ha sido una mantequilla de romero muy fácil de hacer - y aquí podéis apuntar que si no es romero podéis usar cualquier especia, por supuesto - y el punto salado del queso parmesano. Yo las terminé con cilantro porque me gusta el frescor de la hierba, encontrarte alguna hojita de vez en cuando mola, pero también podríais utilizar albahaca, eneldo o lo que os apetezca. 

Paso 1

Lo primero que hay que hacer si tenéis mazorca de maíz fresca es quitar las hojas exteriores y todos los pelillos que puedan tener y dar un corte por los dos laterales para dejar la mazorca como a cada uno le guste, en realidad podríamos dejar intacto también el piquito para que parezca más casera todavía. 

Paso 2

Llevar a ebullición en una olla grande abundante agua con sal y una vez que rompa a hervir introducir la mazorca de maíz que dejaremos cociendo unos 15-20 minutos, hasta que el maíz esté muy tierno y jugoso. Retiraremos entonces y dejaremos escurrir. Las mazorcas ya se podrían consumir tal cual o seguir con la receta. También éste sería el momento de desgranar la mazorca si quisiéramos el maíz para cualquier ensalada u otro plato. 

Paso 3

Mientras que la mazorca se cuece mezclaremos la mantequilla en pomada con el romero y la sal, es algo muy sencillo, y luego lo ponemos en la nevera envuelto en papel film dándole la forma que queramos. Tened en cuenta que si lo metéis en una tartera tendréis que cubrir el fondo de ésta también de film para poder retirar después la mantequilla sin tener que destrozarla.

Paso 4

Para terminar este aperitivo pondremos la mazorca en la plancha o barbacoa bien calientes, pincelada con un poco de aceite para que se dore de manera uniforme, y la iremos dando la vuelta para que se tueste por todas partes, añadiendo un poquito de sal.

Paso 4

Cuando ya esté perfectamente doradita sólo quedará cortar unos trozos de la mantequilla que ya se habrá endurecido en la nevera y ponerlos por encima de las mazorcas calientes, para que se vaya fundiendo poco a poco. Terminar también con el queso parmesano rallado y las hojitas de cilantro al gusto de cada uno.