Aperitivos y entrantes

Pizzas negras de gulas al ajillo

Hace unos días, cuando publicamos nuestra receta de Mini pizzas para Halloween, uno de vosotros nos dejó un comentario muy interesante contándonos que había visto en un restaurante pizzas de masa negra hechas con tinta de calamar, como podréis entender no hemos sido capaces de esperar al próximo Halloween para probar a hacer en casa esta original masa de pizza negra, si es que nos puede el ansía viva :).

Ingredientes

  • 150 g de harina de fuerza
  • 75 ml de agua tibia
  • 1 cucharada de AOVE
  • 5 g de levadura fresca de panadería
  • 3 g de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 8 g de tinta de calamar o de sepia
  • 150 g de gulas
  • 100 g de queso rallado
  • 1 cucharada de concentrado de tomate
  • 1 guindilla
  • 4 ó 5 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de AOVE
  • Para la masa negra (4 minipizzas de masa negra o 2 pizzas de ración):
  • Para hacer la pizza:

Como no estaba muy segura del éxito que podría tener en casa una pizza tan “gótica”, me aseguré de que no pudieran rechazarla acompañándola de algo que a mi chico le encanta, que son las gulas al ajillo. El resultado, no sé si por las gulas o por el conjunto en general, fue un éxito que no va a quedar más remedio que repetirlo en próximas ocasiones.

Y ya puestos a colorear, la cosa no termina aquí, así que mejor os vais preparando porque en los próximos días el color inundará esta cocina de la forma más sabrosa que os podáis imaginar. ¡Estad atentos!

Pero de momento hoy os traemos una pizza de las que sorprenden y no solo por el color, sino porque es una combinación que no os va a dejar indiferentes. Probadla y me contáis.

Preparación de Pizza negra de gulas al ajillo

  1. Empezamos haciendo la masa, que tendrá que reposar al menos una hora, por lo que tenemos que ser previsores y contar con el tiempo necesario. Para ello, lo primero será disolver la tinta en el agua tibia y reservar.
  2. En un bol ponemos la harina, echamos la sal a un lado, el azúcar y en el lado opuesto desmenuzamos la levadura. Echamos el aceite y el agua con la tinta por encima.
  3. Mezclamos con una espátula hasta que se empiece a formar una masa. Volcamos sobre la encimera limpia y seguimos amasando durante unos 5 minutos.
  4. Le damos forma de bola y dejamos reposar en un bol tapado con papel film durante 1 hora o hasta que veamos que ha duplicado su volumen.
  5. Pasado el tiempo de reposo, dividimos la masa en porciones a las que daremos forma de bola y las estiramos para formar la base de nuestras pizzas. Las dejamos reposar mientras preparamos las gulas y vamos encendiendo el horno a 250ºC.
  6. Para preparar las gulas, laminamos los ajos pelados y cortamos la guindilla en aros, ponemos a calentar el aceite en una sartén y los doramos ligeramente (hay que tener cuidado de que no se quemen porque dejarían mal sabor), retiramos, calentamos las gulas en el aceite que queda en la sartén y finalmente volvemos a añadir los ajos y la guindilla. Reservamos caliente. Hay quien les pone sal, pero las gulas ya tienen sal y en casa nos resulta suficiente.
  7. Cuando el horno esté caliente, horneamos las bases de pizza durante 5 minutos. Las sacamos del horno, las pincelamos con el concentrado de tomate y ponemos un poco de queso rallado por encima. Horneamos otros 5 minutos hasta que el queso esté completamente fundido, sacamos del horno y ponemos encima las gulas al ajillo.
  8. Servimos inmediatamente.

Resultado

Una pizza con un look diferente y sin utilizar aditivos artificiales que dejará a más de uno con la boca abierta.

Si no encontráis el concentrado de tomate se puede usar también salsa de tomate normal, a ser posible casera.

Por supuesto, si no os van las gulas, podéis hacer la pizza negra con vuestros ingredientes favoritos y ya de paso, podéis contarnos cuáles serían estos ingredientes para esta pizza tan original.

GULAS®, es una marca registrada por ANGULAS AGUINAGA