En un bol ponemos todos los ingredientes excepto el queso y los mezclamos con ayuda de una cuchara. Enharinamos la encimera, echamos la mezcla encima y amasamos lo justo para poder formar una bola. Enharinamos la bola de masa, la ponemos sobre un papel de horno y la estiramos con el rodillo hasta tener una lámina de unos 2 mm de espesor. Cortamos la masa en tiras de unos 2 cm de ancho y envolvemos los bastones de queso con ellas. Hemos de procurar que los bordes queden bien cerrados para que al freír no se salga el queso. Los recortes de masa se pueden volver a estirar para sacar nuevas tiras o, como he hecho yo esta vez, se les puede poner dentro un dado de queso y cerrarlos con forma de bola, que también están buenos. Los freímos en una sartén con aceite abundante a fuego fuerte (9/12) – o en freidora a 160ºC- hasta que estén dorados, los retiramos a un papel absorbente y servimos. Se comen inmediatamente para disfrutar del relleno completamente derretido.

  • En un bol ponemos todos los ingredientes excepto el queso y los mezclamos con ayuda de una cuchara. Enharinamos la encimera, echamos la mezcla encima y amasamos lo justo para poder formar una bola.
  • Enharinamos la bola de masa, la ponemos sobre un papel de horno y la estiramos con el rodillo hasta tener una lámina de unos 2 mm de espesor.
  • Cortamos la masa en tiras de unos 2 cm de ancho y envolvemos los bastones de queso con ellas. Hemos de procurar que los bordes queden bien cerrados para que al freír no se salga el queso. Los recortes de masa se pueden volver a estirar para sacar nuevas tiras o, como he hecho yo esta vez, se les puede poner dentro un dado de queso y cerrarlos con forma de bola, que también están buenos.
  • Los freímos en una sartén con aceite abundante a fuego fuerte (9/12) – o en freidora a 160ºC- hasta que estén dorados, los retiramos a un papel absorbente y servimos. Se comen inmediatamente para disfrutar del relleno completamente derretido.
Aunque se trata de una receta típica venezolana, recuerdo estos tequeños como una de las tapas más populares de mis años de universidad en Coruña. La receta en sí no tiene mucho misterio, un simple trozo de queso envuelto en una masa que al freírse queda ligeramente crujiente por fuera y muy esponjosa por dentro.

Tampoco es una receta complicada, pues la masa no necesita reposos ni amasados largos, por lo que incluso los cocinillas más novatos podéis hacerla con éxito garantizado.

Noticias relacionadas

Aunque la que hoy os traemos es la versión más clásica con el queso como relleno, también se pueden añadir lonchas de jamón o de chorizo envolviendo al queso, aunque personalmente me quedo con la versión clásica.

¡Tomad nota que os la cuento!

Preparación de los Tequeños

Resultado

Una imagen vale más que mil palabras, así que mirad la última foto de la galería que habla por sí sola.

Tiempo: 30 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 3/5

Coste: 2 €