Recetas

Potaje de alubias con chorizo en olla lenta o slow cooker

Estas alubias con chorizo son un potaje de alubias fácil en olla lenta para cuando hay antojo de cuchareo. No se me enfaden los asturianos que no pretende ser fabada.

Romualdo Abellán Cristina López

Cocción lenta. ¿Cómo convenceros de su utilidad? Ahorras tiempo, consumo energético, conservas sabor. Guisotes de toda la vida, cocinados muy lentamente, mientras estás en el trabajo o fuera de casa haciendo recados. Si quieres saber cómo preparar un contundente potaje de alubias con chorizo en olla lenta, estás en el sitio adecuado.

Ingredientes

  • Alubias blancas, 200 g
  • Morcilla, 1
  • Chorizo, 1
  • Tocino, 1
  • Hoja de laurel, 1
  • Tomate triturado, 2 cdas
  • Pimentón de la Vera, 1 cdta
  • Agua
  • Sal, al gusto

Pasos a seguir

Te va a sorprender lo fácil que es cocinar legumbres en olla lenta. Toma nota.

1: Remojar y hervir las alubias

Volcamos las alubias en un recipiente. Lo llenamos de agua, que cubra bien. 12-16 horas en remojo, según fabricante. Pasadas las horas, ponemos agua a hervir, añadimos las alubias, esperamos a que rompa de nuevo a hervir, las dejamos 10 minutos, las escurrimos y desechamos ese agua. Siempre que se cocinen alubias en olla lenta, se debe realizar este paso para eliminar una toxina que se destruye con facilidad llevando las alubias a ebullición, algo que no se puede garantizar en todas los modelos de ollas.

En el caso de las alubias blancas, la cantidad de toxina es mucho menor que en el de otro tipo de alubias como las rojas o negras, por eso hay quien se salta ese paso. Pero eso ya, que sea elección de cada uno.

2: Meterlo todo en la olla de cocción lenta

Nosotros, añadimos primero las alubias bien escurridas y luego el compango asturiano. Sobre los embutidos dejamos caer el tomate triturado, la pasta de tomate concentrado y la carne del pimiento choricero. Lo coronamos todo con el pimentón de la Vera y la hoja de laurel. Salpimentamos al gusto.

Todo hecho una torre de ahumados tesoros, vertemos agua hasta que cubra. No os ponemos cantidad porque vuestra olla puede poseer una capacidad diferente. Este es el truco: que cubra. Si os pasáis de esta medida, tendréis demasiado caldo. Si os quedáis cortos... No queráis ver lo que ocurre en el yermo país de las alubias secas.

Tapamos y programamos 8 horas en temperatura baja —el modo que hemos elegido en nuestra receta— o unos 4-5 horas en temperatura alta, según el tiempo que dispongáis.

3: Dejar reposar (opcional)

Es opcional, en efecto, aunque cualquier cocinillas con devoción por los platos de cuchara te habrá dicho «pero si lo dejas un poco reposando...». Ahí siempre hacen pausa dramática para concluir: «...al día siguiente hasta sabe mejor». Eso es una verdad universal.

Si podéis permitíroslo, lo suyo es dejarlo descansar unas 4 horas con la olla apagada una vez complete su ciclo para que se asienten los sabores.

4: Servir el potaje de alubias con chorizo

El pan es absolutamente necesario. Hay que rebañar el plato. Ah, sí, el paso de servir: de la olla a un plato hondo. Atracón en camino.

Notas

La confección de este potaje de alubias con chorizo en olla lente te lleva unos 15 minutos. Eso si te lo tomas con paciencia. Tapas, programas tu modo bajo/alto y la comida se hace sola.

No os voy a exagerar. Me da igual la marca que tengáis: la olla de cocción lenta me ha cambiado la vida. ¿Cocina a fuego lento con total autonomía? Mis bendiciones.

Por lo general, mis ollas de cocción lenta las dejo preparadas la noche anterior. Pongamos que a las 23:00 me despido del día. Calculo mis 8 horas de sueño. A las 07:00 de la mañana me cuelo en la cocina y apago la olla.

Me voy de aventuras a trabajar y cuando sea que regrese, ya tengo preparado un plato de cuchara sabrosísimo. Si queréis calentarlo un poco más, basta con ponerlo en modo alto media hora antes o directamente verterlo en una olla y darle un toque de calor. ¿Más sistemas? Servís la guarnición y al microondas un minuto.

La carne del chorizo queda tierna. Desprende todos sus jugos por el caldo. ¿Veis esos colores rojizos? La morcilla suele abrirse. Esto no es un error, es una celebración. Al abrirse como una flor, empieza a donar toda su grasa y ahumado al resto del guiso. Con suerte, se te formarán pequeños trocitos repartidos aquí y allá. El tocino hará exactamente lo mismo.

Ahora bien, es un plato muy calórico, puro combustible. Si no estáis pensando hibernar 27 días seguidos o ayunar hasta primavera, os recomendamos dar un paseo o practicar el deporte que más os guste al rato de daros el festín. Hay que poner a funcionar todos esos nutrientes.

¿Tenéis olla de cocción lenta en casa? ¿Estáis pensando en comprar una? Cuéntanos si te ha gustado este potaje de alubias blancas con chorizo en olla lenta. Ya sabéis que estamos en Facebook e Instagram. Y sin más dilación, por favor, coged la cucharada y atacad al potaje.