Actualidad gastronómica

El restaurante que pide muestras de orina al reservar

Un restaurante japonés será capaz de elaborar un menú individualizado, basándose en el análisis de muestras de orina y heces de los clientes.

En ocasiones elegir un restaurante acorde a nuestros gustos particulares puede ser algo complejo, dependiendo de los gustos claro. Si a eso le sumamos la dificultad de acordar un mismo sitio para cenar para diversos individuos, el problema puede empeorar más si cabe.

Si, además, sumamos el "factor sushi" a la ecuación, la cena puede acabar muy bien o muy mal. Dado que se trata de un tipo muy particular de cocina, elegir bien puede ser complicado. Sin embargo, Open Meals ha elaborado un futurista plan al respecto. Un plan que mezcla genialidad con un toque aversivo: Sushi Singularity, un restaurante que usará información procedente del análisis de los fluídos corporales de sus clientes (saliva, heces y orina) para crear el sushi perfecto impreso en 3D, adaptado a sus necesidades nutricionales.

Sushi Singularity, el restaurante futurista basado en fluidos corporales

Sushi Singularity pretende abrir sus puertas en la ciudad de Tokio durante el próximo año 2020. El plan es que los futuros clientes, previa reserva, envíen sus muestras biológicas con antelación para que este particular local las analice y elabore un menú basado en sus requerimientos nutricionales. Y, por supuesto, los platos de sushi informarán sobre qué nutrientes incorporan en cada porción individual.

Según la propia empresa Open Meals, la "hiperpersonalización" será algo común en el futuro de la alimentación. Su plan es usar pruebas de ADN, orina y heces, cada persona tendrá una identificación de salud individual. Posteriormente, cada individuo recibirá automáticamente una dieta basada en dichas muestras.

Kit para recogida de muestras de fluidos corporales

Kit para recogida de muestras de fluidos corporales

Tras la reserva, el restaurante enviaría un kit de prueba de salud, que deberá ser devuelto unas dos semanas antes de la fecha de la reserva de la comida. Gracias a la colaboración de dos compañías de tecnología de salud, el restaurante usará los resultados de dichas pruebas para crear una identificación de salud única para cada huésped.

Por un lado, la prueba de orina servirá para determinar el estado nutricional general. Por otro lado, la muestra de heces determinará qué alimentos mejorarían el microbioma intestinal.

Análisis de datos de cada individuo para diseñar el menú personalizado

Análisis de datos de cada individuo para diseñar el menú personalizado

El identificativo de salud elaborado con todos estos datos se cargaría en las máquinas 3D, las cuales crearían sushi a medida con los nutrientes que necesitaría cada individuo. Sin embargo, Open Meals aún no ha determinado de forma precisa cómo construirá el sushi. En teoría, habría una serie de mecanismos industriales (incluyendo una máquina CNC, una impresora 3D y brazos robóticos) mediante los cuales se construirá el sushi. Habrá 14 cilindros con diferentes nutrientes conectados a la máquina que fabricaría los alimentos, según la empresa.

De momento, aún están trabajando en la forma en la cual se unirán los ingredientes, sobre todo aquellos que contentan los nutrientes concretos para cada cliente. Se ha pensado en mezclarlos, o bien agregarlos como una fuente de sushi.